Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Grove, un pueblo cardioprotegido

Los socorristas deben saber usar los equipos de reanimación.

Los socorristas deben saber usar los equipos de reanimación. Iñaki Abella

 Tal y como se había anunciado, los socorristas contratados por el Concello de O Grove para atender playas como A Lanzada, Area da Cruz, As Pipas, Raeiros o Area Grande, asisten ayer a un curso de formación sobre el manejo de desfibriladores.

Se familiarizan así con el Soporte Vital Básico (SVA) y la Desfibrilación Externa Semiautomática (DESA), con el propósito de prestar un mejor servicio, en caso de que sea necesario, a los bañistas.

Javier Caneda

Esta formación integra el plan diseñado al efecto por el gobierno local, a instancias del concejal de Sanidade y médico Javier Caneda. Una acción con la que se formó ya a una buena cantidad de personas integradas en la plantilla municipal y mediante el cual se implantaron desfibriladores en instalaciones públicas de todo el municipio.

"La cardioprotección fue una firme apuesta de este gobierno desde sus inicios, de ahí que pasáramos de disponer de un desfibrilador activo a tener los trece actuales dispersos por todo el municipio”

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

Hay que tener presente que, como esta mañana destacaba el alcalde, José Cacabelos, “la cardioprotección fue una firme apuesta de este gobierno desde sus inicios, de ahí que pasáramos de disponer de un desfibrilador activo a tener los trece actuales dispersos por todo el municipio” para que sean utilizados por cualquiera de las alrededor de cien personas que han sido formadas para tal fin.

Participantes en las pruebas de selección de socorristas. Iñaki Abella

Tanto el primer edil como el concejal de Sanidade coinciden en la necesidad de que los dieciséis socorristas contratados ya, ,y los nueve que se espera contratar en breve, así como todo el personal del Servicio Municipal de Emergencias, dispongan de conocimientos actualizados y de desfibriladores para su uso en las playas.

En los puestos de socorro y vehículos

De ahí que vayan a instalarse en los puestos de socorro y en los vehículos que se utilizan en verano, tanto por mar como por tierra, para velar por la seguridad de los bañistas.

Asistentes al curso de manejo de desfibriladores, esta mañana.

Asistentes al curso de manejo de desfibriladores, esta mañana. FdV

“Precisamente por eso, estos días los socorristas contratados para la temporada estival están realizando el curso de SVA y uso de DESA”, explican en el gobierno.

Como también es la razón por la cual “hemos revisado todos los dispositivos para mantenerlos en perfecto estado de funcionamiento, comprobando y reponiendo electrodos, baterías y cualquier tipo de material cuya fecha de caducidad pudiera estar próxima”. 

La selección de socorristas. Iñaki Abella

Una intensa labor formativa que en 2018 había llegado ya a 70 personas 

Hace ya tres años, el gobierno de José Cacabelos Rico anunciaba que iba a instalar cuatro desfibriladores en otros tantos colegios para lograr así que “la totalidad de las instalaciones públicas” dependientes de la propia Administración local pasaran a ser “espacios cardioprotegidos, haciendo realidad este objetivo en un plazo de menos de dos años”.

Javier Caneda, el más implicado en este proyecto y quien, como médico, incluso se encargó personalmente de ofrecer charlas y demostraciones prácticas sobre el manejo de desfibriladores, se mostraba convencido de la necesidad e idoneidad no solo de introducir en el pueblo los equipos de reanimación necesarios para salvar vidas, sino que también apostaba por la formación de los grovenses para que sepan en todo momento cómo utilizarlos correctamente.

De ahí sesiones formativas como la de esta mañana, dirigida a los socorristas contratados este año. Una lección sobre el manejo de Soporte Vital Básico y Desfibrilación Externa Semiautomática que en los últimos años también se ofrecieron a alumnos de los diferentes centros de enseñanza, profesores, policías, vendedores de la plaza de abastos, funcionarios municipales y otros colectivos.

Aquella intensa actividad formativa llevaba al edil de Sanidade a decir, en febrero de 2018, que “son más de setenta las personas que, a día de hoy, han recibido esa preparación”. Un número que no ha dejado de crecer y ronda ya el centenar.

Compartir el artículo

stats