Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cacabelos reclama un traspaso como el efectuado en Valga

Mapa en el que se muestra el tramo de la calle Luis A. Mestre (PO-316) que el Concello pide que sea reformado por la Xunta. M. Méndez

El alcalde socialista de O Grove, José Antonio Cacabelos Rico, lleva años reclamando a la Xunta un convenio de colaboración para mejorar la deteriorada carretera de entrada a la villa; más concretamente el tramo de la PO-316 comprendido entre el alto de Borreiros y el Cruce do Guardia que se conoce como calle Luis A. Mestre.

El regidor siempre puso como ejemplo actuaciones como las llevadas a cabo por el Gobierno de Galicia en el municipio vecino de Sanxenxo, donde intervino para invertir importantes sumas de dinero y mejorar viales de su titularidad que después entregó a la Administración local.

Ahora también le sirve como ejemplo lo sucedido en Valga, pues el Consello da Xunta autorizó la semana pasada el cambio de titularidad de la carretera autonómica PO-190, en el lugar de Ferreirós, en favor del Ayuntamiento que preside el conservador José María Bello Maneiro.

Mapa en el que se muestra el tramo de la PO-190 reformado con financiación de la Xunta en Valga. | // FDV

Lo hizo “con la finalidad de favorecer el desarrollo económico y social, además de garantizar una mayor calidad de vida a la ciudadanía”.

La carretera de Luis A. Mestre es de titularidad autonómica, como lo era ese tramo de Ferreirós, que corresponde a un resto de la antigua PO-548, que une Pontecesures con Vilagarcía.

Lo que demanda Cacabelos es que se adecente y, sobre todo, que se proceda a la reposición de las dañadas tuberías de abastecimiento y saneamiento.

Una vez hecho esto, y por tanto, convertida ya la calle en una prolongación del centro urbano, la idea –y la demanda– es que sea transferida al Concello de O Grove para que éste se ocupe de completar la urbanización y su mantenimiento posterior, que es la misma obligación que ahora tiene Valga en la carretera PO-190 aludida.

¿Discriminación?

“Si en otros municipios la Xunta actúa y mejora carreteras de su titularidad antes de entregárselas a la administración local correspondiente, potenciando así espacios vitales de las diferentes villas, me pregunto por qué no hace lo mismo en O Grove con calles como Luis A. Mestre o Teniente Domínguez”, reflexiona el máximo mandatario meco.

Agentes de policía en la calle Luis A. Mestre. Iñaki Abella

A este respecto, no está de más resaltar que el tramo traspasado ahora en Valga, en el que se registra “un tráfico rodado de ámbito local” y que “carece de funcionalidad dentro de la Rede Autonómica de Estradas de Galicia” –según la propia Xunta–, tiene 730 metros; longitud similar a la de Luis A. Mestre.

Su entrega al Concello se realiza como paso previo a la licitación de la segunda fase de urbanización; obra que financiará, precisamente, la Administración autonómica, con una inversión de más 530.000 euros.

Unos 900.000 euros

Y no solo eso, sino que tales trabajos darán continuidad a los ejecutados el año pasado con motivo de la primera fase, correspondiente a los 470 metros iniciales de esta travesía y donde la Xunta ya gastó unos 370.000 euros.

"Si en otros municipios la Xunta actúa y mejora carreteras de su titularidad antes de entregárselas a la administración local correspondiente, potenciando así espacios vitales de las diferentes villas, me pregunto por qué no hace lo mismo en O Grove"

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

Dicho de otro modo, que el ejecutivo autonómico emplea unos 900.000 euros en esta actuación que, básicamente, consiste en la instalación de aceras para eliminar barreras arquitectónicas y mejorar la accesibilidad, así como en la renovación de los servicios municipales de la red de aguas pluviales, abastecimiento e iluminación.

Una vista de la avenida grovense. FdV

Se aprovechará la obra para afrontar la canalización subterránea de la red eléctrica y telefónica, además de levantarse varios muros de contención de tierras y refuerzo de la propia carretera, cuyo pavimento y señalización horizontal y vertical serán renovados en su totalidad.

El acuerdo adoptado por el Consello da Xunta la semana pasada es fruto del convenio de colaboración que la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade firmó con el Concello de Valga en abril, comprometiéndose la Administración autonómica a asumir la financiación de las obras de mejora de mentada carretera.

De lo que se ocupará el Concello es de la adjudicación y ejecución de esas obras previstas para completar la urbanización de la travesía entre los puntos kilométricos 0+470 y 1+290 que, como queda dicho, financia la Xunta.

Una vez entregado el vial, al Concello le corresponde asumir “todas las actividades de gestión, mantenimiento, conservación y explotación de la vía, así como el ejercicio de las funciones de disciplina viaria”.

Compartir el artículo

stats