Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús López Rodríguez Exconcejal de Vilagarcía en Común

“Tenía el peso de la obligación moral, pero la decisión es positiva para todos”

Jesús López ha puesto fin a seis años como concejal.

Jesús López ha puesto fin a seis años como concejal. Iñaki Abella

Hace escasas fechas, Jesús López renunció a su acta de concejal en Vilagarcía. Seis años atrás inició su trayectoria política con el ánimo de llevar a Ravella las mismas dotes que le convirtieron en pieza clave a la hora de resolver el conflicto laboral más grande en la planta de DS Smith de O Pousadoiro. Precisamente, sus obligaciones profesionales le han llevado a tomar la determinación de renunciar a su acta de concejal.

– Apenas van semanas después de su renuncia al acta de concejal. Pasado este tiempo, y de manera más sosegada, ¿se reitera en lo correcto de la decisión?

– Al no poder dedicarme todo el tiempo que se merece a la responsabilidad que adquirí, lo sensato y responsable es dejar que lo haga otro. Me afianzo en la decisión tomada. Me he liberado de una responsabilidad que se había convertido en una carga difícil de asumir. Creí en su momento que debía dejar el acta y lo sigo creyendo. Aunque reconozco me fastidia no cumplir el compromiso de los cuatro años y responder a la confianza de los votantes. Tenía el peso de la obligación moral, pero la decisión es positiva para mí y para todos.

– ¿Las obligaciones profesionales son la única causa o ha habido algo más?

– Únicamente pasa que mi situación laboral ha cambiado. Paso de ser un colaborador ocasional del comité europeo de DS Smith a ser un delegado de derecho. Esto supone un aumento de tareas y consultas en las plantas de toda España y Portugal. Y ahora, cuando los viajes se desbloqueen, me tocará estar mucho más tiempo fuera. Además la familia y yo nos necesitamos también. Con todo ello es muy difícil compaginar el estar tres días fuera y preparar un pleno o una reunión.

“Política es lo que se ha dejado de hacer. Algunos lo han convertido en profesión y la política es todo lo contrario”

– Sea autocrítico, ¿qué le ha faltado a su grupo en materia de oposición?

– Haber sido más insistentes en dar a conocer lo que estábamos haciendo. Esa falta de tiempo hace que no te pares a pensar en algunas cosas. No nos olvidemos que éramos una corporación en la que todos compaginábamos la oposición con el trabajo, pero sí nos faltó explicar todo lo que hacíamos. Fuimos de las agrupaciones que más iniciativas presentó y el 85% fueron aprobadas, pero por esa falta de tiempo no fuimos capaces de hacerlo constar más nítidamente.

– ¿La atomización de la izquierda en las últimas elecciones ha podido tener algo que ver en la mayoría absoluta del PSOE?

– Estoy convencido. Es más, cada vez que el PSOE nos recordaba que representaban a la mayoría del pueblo, les recordábamos que fue gracias a una ley. Pero la suma de las votos de la oposición fue más que los votos del PSOE. La Ley D´Hont castiga a las fuerzas minoritarias. La suma de los votos de Marea da Vila y nosotros fueron los mismos que los de EU hace cuatro años. Con una sola iniciativa estaríamos rozando el cuarto concejal.

– ¿De cara a próximos comicios es más partidario de replantearse una mayor unión de grupos?

– Siempre es mejor la unión para todo y para que sea una realidad hace falta sinceridad en todas las partes. Todos los que hemos sido protagonistas de esa no unión hemos sido culpables, pero hace falta mucha más sinceridad.

– ¿Cómo le gustaría que se le recordase políticamente hablando?

– No lo sé. No hago las cosas para que se me recuerde, las hago por convicción. Me gustaría que tengan una cosa clara de mí, que siempre soy honesto. Me puedo confundir, pero soy honesto y se echa de menos la honestidad en la política. Política es lo que se ha dejado de hacer. Algunos lo han convertido en una profesión, en un medio de vida y la política es todo lo contrario. Muchos dejan de ser honestos y coherentes por defender sus propios intereses sin ningún tipo de rubor.

– Lo que queda claro en su postura es que hacer oposición en Vilagarcía, en los ratos que te dejan tus obligaciones profesionales, es muy complicado.

– Es difícil y más cuando tampoco hay una colaboración clara para fijar agendas con el tiempo debido. No siempre se nos ha facilitado la labor desde el Concello y eso nos lo complica un poco más. Eso es un lastre muy importante porque te dificulta la conciliación de tareas muchísimo más.

Jesús López, durante un pleno, en su etapa como concejal. Iñaki Abella

– ¿Qué medidas se podrían tomar entonces para facilitar las tareas de oposición?

– Un camino sería fijar las reuniones con antelación suficiente o dotar de más recursos para que todos los grupos representados puedan tener una persona dedicada a las tareas de documentación y estudio de información. Las grandes ciudades se rigen por otro reglamento y ahí se contempla que todos los grupos de oposición puedan tener una persona contratada para todas las gestiones. Hay mucho volumen de papeles y la oposición debe tener medios y tiempo para revisar documentos o atender a las personas. Eso ayudaría mucho.

El ya exconcejal Jesús López, Suso, en el momento de depositar su voto en las pasadas elecciones municipales. Noé Parga

– El único gobierno que ha conocido en su etapa en Ravella ha sido el liderado por Alberto Varela. ¿Cómo valora su gestión?

– Lo han tenido relativamente fácil en cuanto a gestión económica desde su llegada. Fue una época de crecimiento en las arcas municipales. Donde sí tengo ciertas discrepancias es en cuanto a sus prioridades en el uso de dinero. Se está apostando por la gran obra vistosa, pero había otras políticas a desarrollar en cuanto a bien de interés común. Por ejemplo, queda mucho que caminar en accesibilidad, que todo el mundo pueda acceder al teatro, a la piscina o a instalaciones deportivas, independientemente de su capacidad económica. También en temas como la protección animalista, se podrían hacer mas cosas. No puedo decir que lo hayan hecho mal, porque no ha sido así. Pero las prioridades de Ravella no han sido ni las personas ni las políticas de bienestar común. En obras podíamos apostar por cosas que tenemos abandonadas en vez de hacer todo obra nueva. Por ejemplo, me parece un exceso lo de las piscinas descubiertas de agua salada en A Compostela cuando creo que la mejor posibilidad hubiese sido recuperar el balneario para Vilagarcía.

“Mi compromiso social se va a mantener”


– ¿Cuál es el mejor recuerdo que guardará de esta etapa suya en el salón de plenos?

– Pues la verdad es que no me había parado a pensarlo ni una vez. Quizá son varios, no me podría quedar con un solo momento. Lo que sí más he disfrutado es de las intervenciones de vecinos en los plenos. Son esos momentos que te hacen abrir los ojos sobre problemáticas que no ves. Me resultaban momentos muy gratos porque además creo que es la que debe ser la finalidad concreta de un pleno. Debería ser un foro de debate y atención a la ciudadanía. Creo que se han perdido las vías de participación popular, por eso lo que más me ha gustado es que los vecinos fuesen al pleno a decir lo que les preocupaba en cada momento.

– ¿Y que es lo peor que ha llevado en esta etapa?

– Sin ninguna duda, la problemática interna del partido. Eso fue lo que peor llevé. Estaba empezando y era cuando más necesitas la ayuda de los que llevan trabajando más tiempo y todo se rompió. Fue una situación difícil donde me plantee dejarlo todo, pero no suelo tirar la toalla fácilmente. Era una situación que nadie era capaz de entender y que seguro que nos pasó factura en las últimas elecciones, además de que compartíamos el mismo nicho de voto con Marea da Vila.

– ¿Se aparte definitiva y totalmente de la política o seguirá vinculado desde un segundo plano?

– Me retiro de la parte pública y dejo de ser la parte visible, pero el compromiso social se va a mantener desde una posición más acorde a mi disponibilidad. En todo lo que pueda voy a continuar ayudando. Además política se hace en muchos ámbitos, tambien en el laboral. Política se hace en muchos sitios mientras haya participación democrática. Y en eso para mí entra todo tipo de asociacionismo.

Compartir el artículo

stats