Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concienciación, responsabilidad y solidaridad, claves contra la “basuraleza”

Participantes en la jornada de erradicación de "basuraleza" celebrada ayer en San Vicente de O Grove.

Participantes en la jornada de erradicación de "basuraleza" celebrada ayer en San Vicente de O Grove. FdV

Concienciación, responsabilidad y solidaridad. Estas pueden ser tres de las claves para luchar contra la “basuraleza”. Es decir, para evitar que los montes, ríos y playas se llenen de todo tipo de material relacionado con la actividad humana.

Jornadas como la de ayer son propicias para visibilizar tanto el problema como la solución. Y es que se desarrolló en toda España una nueva edición del programa Libera, impulsado por Ecoembes y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) para, precisamente, concienciar a la población sobre los riesgos de la "basuraleza" y animarla a evitar su proliferación.

La “basuraleza” tiene remedio

Consistía en reunir a voluntarios para, como se hizo en las playas de San Vicente de O Grove, donde el Ayuntamiento volvió a apostar por el medio ambiente sumándose a esta causa, recoger la basura acumulada en la orilla, sobre los cordones dunares o, en el caso de los microplásticos, enterrados en la arena.

El BDRI también lo hizo

Esta iniciativa se suma a otras muchas desarrolladas en los últimos meses, entre ellas la llevada a cabo hace unos días por el Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI), también en playas de O Grove, donde incluso hay vecinos que se organizan para peinar periódicamente las playas en busca de residuos.

61

Una jornada solidaria con el medio ambiente en la costa de O Grove Manuel Méndez

Los investigadores y estudiantes de este centro –entre ellos varios extranjeros–, no dudaron en enfundarse el traje de faena y dar ejemplo eliminando todo tipo de restos que encontraron a su paso, además de tener la triste oportunidad de sorprenderse viendo la gran cantidad de plásticos y microplásticos presentes en el litoral, incluso en lugares que, aparentemente, gozan de buena salud.

Una de las jóvenes participantes recoge plásticos “escondidos” entre las algas. BDRI

De Rons a Virxe das Mareas

Pero no es así, como comprobaron personalmente en Rons, Terra de Porto, Virxe das Mareas, Ostreira y otros puntos de la costa meca.

Lugares en los cuales la veintena de voluntarios participantes lograron retirar de la arena tanta porquería que consiguieron llenar dos contenedores de basura de los grandes.

Se hizo al abrigo de la campaña “MiCostaSinPlástico”, un plan de acción que se encuadra en el proyecto de estudio de las nutrias costeras “Nutriamar”.

Los voluntarios trasladan los residuos desde la playa. BDRI

En este caso gracias a la colaboración de la firma Termavi-Grupo Davila, es posible desarrollar este tipo de jornadas de retirada de plásticos en la costa para proteger tanto a las nutrias como a las demás especies.

Y es que “la preservación de nuestro entorno es una responsabilidad colectiva”, insiste Bruno Díaz, el director del BDRI, quien no se olvida de resaltar que en los estudios de este centro “hemos encontrado hasta el momento que en más del 15% de las ocasiones las nutrias acaban ingiriendo plásticos”.

“1m² contra la basuraleza”

Volviendo a la actividad desplegada ayer por SEO y Ecoembes en colaboración con el Concello de O Grove y la Xunta, cabe apuntar que el lema empleado fue el de siempre: “1m² contra la basuraleza”. Y el espíritu de la actividad era también el mismo: “Un encuentro anual colaborativo para recoger basura en los entornos naturales”.

Así explican SEO/BirdLife y Ecoembes esta convocatoria ciudadana mediante la cual “salimos todos al monte, a la playa o a cualquier zona natural cercana para intentar reducir a cero la basura y residuos que hay en la naturaleza”.

En la entidad conservacionista abundan en ello diciendo que ciudadanos y entidades pueden organizar un punto de recogida o sumarse a los ya establecidos por “Libera”, que se formó en 2017 “para frenar las consecuencias de la basura abandonada en los espacios naturales españoles”.

De este modo, a partir de ejes de acción como el conocimiento, la prevención y la participación, se pretende contribuir a “concienciar y movilizar a la ciudadanía para mantener los espacios naturales libres de basura y que podamos liberar mucha más vida en favor de la biodiversidad”, destacan los promotores de la actividad.  

La convocatoria de SEO/BirdLife y Ecoembes para retirar basura de las playas. Libera

Los efectos de la “basuraleza” en la vida silvestre 

En SEO/BirdLife alertan del impacto de la “basuraleza” aferrándose a diferentes informes que dejan patente que “las cifras no paran de crecer”, pues si en 1997 afectaba a 247 especies, en 2016 eran ya 800, “aunque para entonces ya se empezaban a conocer estimas por encima de las 1.400 especies marinas y acuáticas asociadas con la basuraleza”. 

Un bastoncillo tirado en las Rías Baixas puede causar estragos en el Pacífico

Frente a la proliferación de la "basuraleza" hay soluciones que pueden adoptar tanto las instituciones públicas y los colectivos, como cada ciudadano a título particular, ya que “cada persona cuenta”, sentencian los ornitólogos. En relación con ello, “Libera” deja claro que un simple bastoncillo tirado por el inodoro en las Rías Baixas “puede terminar interactuando con un caballito de mar en aguas del Pacífico”, de ahí la necesidad de hacer frente al problema de la “basuraleza” a escala global y desde la cooperación internacional. 

Eso creen SEO/BirdLife y Ecoembes, lo cual hace que aboguen por concienciar y movilizar todos los agentes, a nivel local, nacional e internacional, para que remen en la misma dirección.

El propósito, cabe insistir, es erradicar este problema “que va en aumento” y requiere de “una mejor gestión de los residuos y mayor cooperación para lograrlo, las empresas, reduciendo y gestionando sus residuos, y los consumidores, realizando una correcta gestión de los mismos”.

La entidad conservacionista argumenta, asimismo, que “la incidencia es especialmente grave en el caso de fauna y flora amenazada, pues se estima que un 17% de las especies afectadas por la basuraleza forma parte de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)”.

Como ejemplo pueden citarse especies conocidas en las Rías Baixas pomo la tortuga boba, la pardela cenicienta o la balear. Pero hay otras muchas, sobre todo aves.

Es más, se cree que “el 90% de las aves marinas han ingerido plástico y, de seguir así, el número llegará al 99% en 2050”, pronostican en SEO, sabedores de que “la mayor parte de los residuos que acaban en el océano provienen de tierra firme”.

Eliminación de residuos en la playa de Area da Cruz a manos de los alumnos del IES As Bizocas. Iñaki Abella

El ejemplo de O Grove

Al aludir a la retirada de residuos en las playas hay que volver a poner a O Grove como ejemplo, tanto por las actividades desplegadas en este sentido por el Concello, SEO/BirdLife, Adega, el IES As Bizocas, las escuelas de surf, Abanca, Telefónica y otros colectivos, como por la buena disposición de los vecinos que, cada vez en mayor número, se prestan a realizar esta importante acción.

En relación con esto, ya se explicó en FARO DE VIGO hace tres meses que esos vecinos que acostumbran a pasear por las playas y se prestan a recoger los residuos que las mareas depositan sobre la orilla disponen incluso de sacos de obra instalados por el Concello en las zonas más concurridas y/o más delicadas, medioambientalmente hablando.

Sacos instalados en diferentes playas de O Grove. EU O Grove

Es una idea planteada en su día por Esquerda Unida (EU) que avaló el pleno de la Corporación, dando pie a la instalación de grandes cubículos de malla plástica de color verde con la que se camuflan los sacos de obra de su interior, en los cuales pueden tirarse los viejos aparejos de pesca –sobre todo nasas, redes y cacharros de pulpo–, los botes de metal y plástico, bolsas, cristal y todo tipo de elementos que el mar escupe sobre la orilla y el viento se encarga de esparcir por los cordones dunares

Uno de los sacos de recogida del "lixo da marea". M. Méndez

Gracias a dichos recipientes, los vecinos que se dedican a amontonar el “lixo da marea” lo tienen mucho más fácil en playas como Area da Cruz, O Carreiro, Ostreira-Laxe de Rons y Canelas.

Ciudadanos concienciados

En Esquerda Unida constataron que “esta iniciativa está siendo bien acogida por los vecinos”. Unos ciudadanos, por cierto, “concienciados con los problemas medioambientales que causan en nuestra ría las artes de pesca abandonadas a la deriva y los restos de basura doméstica que acaban en el mar”.

Saben los esquerdistas que “la recogida y gestión de tales residuos no resulta sencilla y constituye un problema importante para el ecosistema marino”, de ahí que animen tanto al Concello como al conjunto de los grovenses y a los visitantes –cuando estos puedan volver a disfrutar de O Grove– a colaborar con la causa.

"MarLimpo", "Acuieco" y otras muchas experiencias

Todo esto es, volviendo al principio, solo una pequeña muestra de las iniciativas públicas y privadas que se complementan entre sí, tendentes a reducir la generación de basura marina y mitigar su impacto en la fuente de riqueza que son las rías gallegas.

A iniciativas ya desmenuzadas en otras ocasiones, como las emprendidas por el Consello Regulador Mexillón de Galicia o la Consellería do Mar, se suma otra propuesta de este departamento autonómico, como es “MarLimpo”.

Tal y como se avanzó hace un mes, se trata de un plan para la “protección y recuperación de la biodiversidad y de los ecosistemas marinos”, mediante la recogida de residuos en el mar, que está financiado a través del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

Su intención es “contribuir a reducir la cantidad de residuos existentes en las zonas costeras y mejorar la concienciación y colaboración entre los actores marítimo-pesqueros en la lucha contra la basura marina”.

Un ejemplo en Europa

Así lo explicó en sede parlamentaria la directora xeral de Desenvolvemento Pesqueiro, Susana Rodríguez, quien aludió a un informe del Parlamento Europeo sobre el impacto de la basura marina que “reconoce al Plan MarLimpo y al proyecto europeo CleanAtlantic, en el que participa Galicia, como ejemplos de buenas prácticas en la lucha contra la basura marina”. 

La presentación del programa. FdV

En el departamento dirigido por Rosa Quintana, destina este año a “Marlimpo” un presupuesto de 980.000 euros. Cantidad que se dirige, a modo de subvención, a cofradías de pescadores, agrupaciones de bateeiros y todo tipo de entidades asociativas del sector y Grupos de Acción Local del Sector Pesquero (GALPs).

Las acciones financiadas

De este modo se quiere financiar acciones como “la recogida en el mar de artes de pesca y residuos, la compra e instalación de equipaciones para la recogida y almacenamiento de basura marina, la creación de sistemas de recogida de residuos o la realización de campañas de sensibilización y formación en este ámbito”, detallan en Mar.

Así se comporta la basura marina. FdV

Donde aprovechan para reiterar la importancia del proyecto europeo “CleanAtlantic”, coordinado por la Xunta a través del Centro Tecnológico del Mar (Cetmar) y tendente a “mejorar las capacidades para prevenir, hacer seguimiento y reducir la basura marina en la zona del Atlántico”; además de querer “aumentar la sensibilización entre los actores marítimos a través de la cooperación regional”.

“Marine Litter Style” y “Nada por la borda”

La directora xeral tampoco se olvidó de citar otros proyectos participados por Galicia con objetivos similares, como es el caso del “Marine Litter Style”, centrado en la valorización de basuras marinas y residuos inorgánicos para la industria textil, y “Nada por la borda”, que se desarrolló hace una década en colaboración del sector pesquero y portuario para favorecer “la recogida y caracterización de la basura marina”.  

Contenedores del programa “Marine Litter Style”, centrado en la valorización de basuras marinas y residuos inorgánicos para la industria textil. Noé Parga

"CleanAtlantic": Prevención, seguimiento y eliminación

En el proyecto “CleanAtlantic”, que se iniciaba en septiembre de 2017, participaron 19 organizaciones de España, Francia, Portugal, Irlanda y Reino Unido, entre ellas el Cetmar, el Intecmar y la Universidad de Santiago de Compostela (USC), además de investigadores de los centros gallegos del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

La finalidad de esta iniciativa no es otra que buscar “la protección de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos por medio de la mejora de las capacidades de prevención, seguimiento y eliminación de la basura marina en el espacio Atlántico”.

Los efectos de la basura marina. FdV

Además de contribuir “a concienciar y cambiar la actitud de los actores implicados y a mejorar los sistemas de gestión de la basura marina”. 

La hoja de ruta trazada para llevarlo a cabo contemplaba pasos como “describir la situación actual, el conocimiento existente, los datos disponibles e iniciativas llevadas a cabo en las regiones atlánticas”.

Al igual que proponía “revisar los sistemas actuales de monitorización y registro de basuras marinas y proporcionar protocolos, herramientas e indicadores para garantizar una monitorización adecuada”. 

La aplicación del programa europeo en Cambados y el "rastro da vieira"

A finales de 2019 la Consellería do Mar presentaba el “CleanAtlantic” en Cambados, dándolo a conocer como un programa de ámbito europeo tendente a luchar contra la contaminación marina que, en este caso concreto, iba a permitir emplear el popular aparejo conocido como “rastro da vieira”, a modo de herramienta mediante la que retirar del fondo de la ría plásticos, cuerdas, viejas redes, nasas abandonadas y todo tipo de desperdicios.

La directora del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar), Covadonga Salgado, se encargaba de incidir en que este programa europeo, desarrollado en colaboración con la flota de arrastre cambadesa, trataba de “prevenir, monitorizar y reducir la basura marina a través de la cooperación regional”.

De ahí que se pusieran en marcha “acciones piloto dirigidas a estudiar las condiciones operativas y logísticas más adecuadas para la retirada de basura marina, con la colaboración del sector pesquero”.

Al igual que se trataba de determinar “las capacidades de los diferentes aparejos de pesca para llevar a cabo estas actuaciones de limpieza”; de ahí el empleo de “rastro de la vieira” en el puerto cambadés.

De este modo se daba continuidad a la campaña de retirada de residuos del fondo marino desplegada unas semanas antes por la flota de “bou de vara”, procediendo en aquella ocasión a la eliminación de cerca de 3.000 kilos de residuos.

Con el “CleanAtlantic” también se desarrollaron “herramientas de modelización para predecir el origen, circulación y destino de la basura marina”, al tiempo que se abordó la prevención “mediante el desarrollo de buenas prácticas para reducir la basura procedente de los sectores pesqueros y portuarios”. 

La directora del Intecmar, Covadonga Salgado, presentando el "CleanAtlantic", en Cambados. Iñaki Abella

Todo ello para favorecer la eliminación de residuos marinos implementando iniciativas de “pesca de basura”, es decir, retirando de la ría aparejos de pesca abandonados, perdidos o descartados, además de desarrollar “las prácticas más adecuadas para limpiezas rutinarias de basura en las playas por parte de las autoridades locales”.  

Compartir el artículo

stats