Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados excava en San Sadurniño por primera vez desde la época de Murguía

De izquierda a derecha, Francisco Alonso, Javier Montero, Constantino Cordal, Xurxo Charlín, Ezequiel Lago y Alicia Padín. |   // IÑAKI ABELLA

De izquierda a derecha, Francisco Alonso, Javier Montero, Constantino Cordal, Xurxo Charlín, Ezequiel Lago y Alicia Padín. | // IÑAKI ABELLA

El Ayuntamiento de Cambados acomete desde el próximo lunes una excavación arqueológica en el islote de San Sadurniño, también conocido en la localidad como de A Figueira. El objetivo primordial es intentar conocer un poco mejor el pasado de la pequeña isla -y por extensión de Cambados-, e intentar localizar restos de las construcciones antiguas, entre las que hubo casas y hasta una capilla románica.

Las autoridades municipales preguntaron a la Dirección Xeral de Patrimonio cuándo se había realizado la última prospección de estas características, y la Xunta respondió que no tienen constancia de que se hubiese hecho alguna. Así las cosas, el concejal de Patrimonio, Xurxo Charlín apuntó que probablemente la última vez que se excavó de forma sistemática en el islote fue a mediados del siglo XIX, cuando lo hizo el historiador Manuel Murguía.

Los sondeos empiezan el lunes, durarán dos semanas y el acceso al islote se mantendrá abierto

decoration

A mediados de la pasada década, durante el último mandato del PP, sí se hizo una breve prospección, a cargo del profesional que trabajaba entonces como arqueólogo para el Concello. Sin embargo, no ha quedado registrada una memoria del trabajo ni documentación oficial sobre el mismo.

Arranca este lunes

La excavación empieza el lunes y se prolongará hasta el 25 de junio, viernes. Los dos directores de la actuación, Ezequiel Lago y Francisco Alonso, explican que se realizarán tres catas en otros tantos puntos. Cada una de ellas tendrá unas dimensiones mínimas de 6,25 metros cuadrados (formando un cuadrado), mientras que la profundidad la marcará la aparición de la piedra del fondo.

Charlín ha advertido de que si durante los sondeos apareciesen elementos muy importantes, la excavación podría ampliarse unos días más e incrementar la superficie estudiada.

El paso a la isla y a sus playas se mantendrá durante los trabajos, si bien los arqueólogos cerrarán con un sistema de protección las catas, por seguridad. Una vez concluidos, los sondeos volverán a ocultarse con un geotextil y tierra. Las piezas recuperadas se catalogarán y enviarán al Museo de Pontevedra.

“No solo generamos un recurso cultural, sino también económico y turístico”

Xurxo Charlín - Concejal de Patrimonio de Cambados

decoration

En la parte final del proyecto, el Concello colocará dos paneles informativos -uno en la entrada a la pasarela, y otro ya en el islote- para explicar la historia de esa localización, donde se cree que se asentó el primer núcleo habitado de lo que hoy es el casco urbano cambadés.

Más adelante, se organizarían visitas educativas, para acercar a niños y adolescentes la riqueza patrimonial que posee Cambados.

Xurxo Charlín ha resaltado la importancia de esta actuación, recordando que al poner en valor el patrimonio, “no solo generamos un recurso cultural, sino también económico y turístico”, y explicó que esta actuación viene de lejos, hasta el extremo de que ya el anterior concejal de Cultura, Víctor Caamaño, había abogado por excavar.

Diferenciar historia de mito

Uno de los grandes retos de esta prospección arqueológica será el de discernir entre historia y leyenda, entre ciencia e imaginación. A través de las décadas se han transmitido oralmente y por escrito muchas creencias sobre el pasado del islote, pero los investigadores más rigurosos dudan de ellas.

Visitantes en la torre de San Sadurniño, ayer a mediodía Iñaki Abella

Una de las más extendidas, por ejemplo, indica que los fenicios estuvieron en la zona, aspecto que ha sido muy rebatido en los últimos años. También en su día se propagó la idea de que la torre había formado parte de un antiguo entramado defensivo, con construcciones desde A Lanzada hasta Catoira. Al igual que la anterior, esta hipótesis ha sido muy contestada.

El islote tiene asimismo sus mitos, como el de que hay una cadena de oro bajo el suelo que va hasta el pazo de Fefiñáns. Hay igualmente discrepancias en torno a la datación de la torre, puesto que la versión más extendida es que es del siglo XII, si bien algunos estudiosos afirman que es muy posterior.

“Tenemos mucha investigación histórica, pero ahora nos falta cotejar todo eso con evidencias arqueológicas”

Javier Montero - Técnico de Patrimonio de Cambados

decoration

Pero además de estos planteamientos más o menos románticos o fantasiosos, existen otras noticias históricas más viables que podrían verse avaladas -o negadas- tras la excavación. Así, por ejemplo, se da por hecho que aparecerán restos castrexos, pero queda saber de qué datación en concreto y si ya estaban romanizados. Otro asunto sobre el que los investigadores todavía se preguntan es hasta cuándo estuvo habitado el islote. Se habla de que fue hasta el siglo XVIII, pero es una afirmación hecha con la base de referencias históricas, sin sustento arqueológico.

El técnico municipal de Patrimonio, Javier Montero, afirma que, “el estudio más riguroso que se hizo hasta ahora es el de Sindo Mosteiro”, y planteó que si bien hay mucho escrito sobre la torre y el islote -desde Manuel Murguía a José Caamaño Bournacell, que fue cronista oficial de Cambados-, “tenemos mucha investigación histórica, pero ahora nos falta cotejar todo eso con evidencias arqueológicas”.

El historiador del arte Sindo Mosteiro desmontó varios tópicos sobre la torre

Sindo Mosteiro (Cambados, 1969) fue citado en la presentación de ayer en varias ocasiones como el autor del mejor estudio histórico sobre la torre y la isla realizado hasta ahora. En su día, afirmaba que, “la historia de Cambados que aparece en las páginas web y en los folletos de turismo está muy mal contada”.

Mosteiro desmontó varios tópicos sobre San Sadurniño, como el de que la torre era una pieza más del entramado defensivo montado en la costa por el arzobispo Gelmírez para repeler las incursiones vikingas. “Esa afirmación no tiene ningún sentido, no hay ninguna documentación que la avale. Si fuese así estaría en la ‘Historia Compostelana’ que Gelmírez mandó escribir para su gloria, y no es así”, afirmaba Mosteiro a raíz de la inauguración de una exposición fotográfica suya sobre este monumento.

El historiador del arte cambadés intentó rebatir otro error, como es el de atribuir a Juana de Hungría y María de Ulloa la construcción de la iglesia de Santa Mariña.

Piedras de la capilla y hasta canecillos en casas del barrio de San Tomé

La excavación será la segunda intervención relevante que el Ayuntamiento acomete en el islote en poco más de medio año. Poco antes del invierno pasado, se construyó un gavión de piedras para proteger un perfil de tierra muy expuesto a las corrientes marinas (sobre todo en momentos de temporales), evitando así tanto la erosión de tierra como la eventual pérdida de restos arqueológicos.

Los profesionales que participaron en aquella intervención planteaban que será difícil encontrar pruebas materiales de la capilla, pero que aún así, una excavación aportaría muchos datos útiles sobre la historia de ese espacio, muy querido por cambadeses y turistas.

Lo que se sabe es que gran parte de las piedras de la capilla (y de las casas del islote) se han reaprovechado en las viviendas del barrio de San Tomé, donde incluso hay algunas con canecillos de la ermita. En el pasado, fue habitual el reaprovechamiento de edificios para construir otros más modernos: el pazo de Vista Real, por ejemplo, es heredero del castillo de Lobeira.

Compartir el artículo

stats