Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vial de orillamar, en Vilagarcía, reabre al tráfico mañana por la noche

Los últimos retoques en el mobiliario del nuevo trazado, ayer.

Los últimos retoques en el mobiliario del nuevo trazado, ayer. Noé Parga

El vial de orillamar reabrirá al tráfico mañana por la noche al finalizar la obra del paseo marítimo de Canelas. Aunque los peatones ya podían utilizar desde hace semanas esta nueva zona de esparcimiento junto al mar, ahora también los ciclistas y los conductores de otros vehículos podrán estrenarla. Se trata de una importante actuación en la que el Concello de Vilagarcía ha invertido 640.640 euros procedentes del superávit de 2018 y de fondos europeos de la Edusi del programa “Vilagarcía Avanza”.

Los operarios de la empresa adjudicataria, Sergonsa Servicios S.L., están dando estos días los últimos retoques para que todo esté a punto para la apertura al público, como por ejemplo pintando la señalización horizontal de los carriles de circulación y del carril bici y terminando de colocar el mobiliario.

Tumbonas de madera

A la primera fila de bancos con respaldo se han añadido unas tumbonas de madera que están situadas en la parte más próxima a la depuradora de Ferrazo.

Las luminarias con tecnología led, los olivos plantados a lo largo de todo el paseo y una zona de plantas ornamentales completan la ambientación en este nuevo paseo marítimo que el gobierno de Alberto Varela espera que actúe como elemento dinamizador y atractivo turístico para las parroquias de Sobradelo y Vilaxoán, además de revalorizar la zona. Destacan los socialistas que es un lugar “privilegiado con vistas a la ría de Arousa”.

Doble carril

Tras el fracaso del proyecto piloto de establecer una circulación alterna de vehículos mediante semáforo en un único carril, el Ayuntamiento decidió mantener dos carriles para el tráfico rodado (uno para cada sentido).

Este cambio supuso un encarecimiento del proyecto inicial, puesto que fue necesario retranquear el muro de la EDAR para conseguir el espacio suficiente para dar cabida a una zona peatonal de 4,5 metros de ancho, un carril bici de 2,5 y los dos carriles de circulación.

Pese al importante incremento del coste (el doble de los 300.000 euros anunciados en un principio), el ejecutivo vilagarciano optó por llevar a cabo la actuación “en atención a la demanda realizada por los vecinos del entorno y de Vilaxoán”.

Este paseo marítimo da continuidad al portuario (sumando así más metros de carril bici en la ciudad) y constituía una demanda histórica por parte de la ciudadanía. Desde mañana tanto viandantes como cicloturistas y conductores de otros vehículos podrán disfrutar de este nuevo espacio al aire libre que contribuye a la regeneración del litoral de la parroquia de Sobradelo.

Compartir el artículo

stats