Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vallado de dunas y señales de prohibición para evitar problemas con coches y autocaravanas

Autocaravanas estacionadas en el aparcamiento de O Bao, en A Illa de Arousa.

Autocaravanas estacionadas en el aparcamiento de O Bao, en A Illa de Arousa. Noé Parga

El verano de 2020 fue un auténtico descontrol viario en A Illa, con autocaravanas y coches estacionados sobre dunas y sin respetar la más mínima precaución que se debe tener al estar en un espacio natural extremadamente delicado. Esas imágenes son las que el Concello quiere evitar este verano para lo que optará por vallar algunas de las dunas más afectadas, para que puedan recuperarse, e instalar señales de prohibición en aquellos puntos que más han sufrido las consecuencias de un turismo desaforado. A estas medidas se sumarán las sanciones, que serán de unos 200 euros aproximadamente dependiendo del tipo de infracción.

Los viales en los que se va a prohibir el acceso tanto de autocaravanas como coches serán en las inmediaciones del Instituto Galego de Formación en Acuicultura (Igafa); en Gradín, donde las autocaravanas han provocado serios daños en toda la zona; y Riasón, donde se prohibe la circulación para evitar más daños a un vial afectado por las mareas y donde se van a instalar vallas para preservar las dunas, muy afectadas por los coches el pasado verano.

Luis Arosa, edil de Seguridade Cidadá de A Illa, reconocía ayer que “encima de las dunas no se puede estacionar para evitar que acaben degradándose, como ocurrió el pasado “año”. El edil advierte que, además de la instalación de estas medidas, el Concello va a recurrir a sancionar a todos aquellos que no se ajusten a las señales, con multas que rondarán los 200 euros; “no estamos dispuestos a que vuelva a pasar lo del año pasado, cuando fue un descontrol, con vehículos estacionados en las dunas de O Aguillón o Riasón sin ningún tipo de pudor”. En mejorar ese control destaca el hecho de que A Illa va a contar con cuatro agentes de la Policía Local, una cifra muy superior a la del pasado año.

Así, además de un agente, se contará con dos auxiliares, que ya han comenzado a trabajar, y con una agente en prácticas que ocupará la plaza que tenía vacante el Concello de A Illa desde la jubilación de su titular el pasado mes de marzo.

Una zona de la que se va a estar muy pendiente es el estacionamiento de O Bao. En ese estacionamiento existe una parte dedicada, de forma exclusiva, a autocaravanas. En esa zona no podrán estacionar vehículos, pero tampoco las autocaravanas podrán aparcar fuera de ellas, salvo que quieran exponerse a una sanción económica por incumplir la señal que ha instalado el Concello en ese lugar.

“Lo ocurrido el pasado año nos indica que debemos ser eficientes y sancionar todas aquellas situaciones en las que no se respeten los valores naturales que existen en este municipio, algo que ocurrió el pasado año y que no vamos a permitir que vuelva a pasar”, explica Arosa.

Compartir el artículo

stats