Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Localizan en O Grove una gaviota que cría en Canadá y Alaska

La gaviota de Bonaparte que cruzó el Atlántico para llegar a O Grove. PIO

Siberia, Groenlandia, Alaska, África... Son solo algunos de los lugares desde los que se desplazan aves hacia la Reserva Ornitológica de O Grove. Lo hacen durante sus movimientos migracionales, ya sean el otoñal o el prenupcial, o bien empujadas por los fuertes temporales.

Es el caso de una gaviota de Bonaparte detectada en las últimas semanas en la localidad grovense; quizás arrastrada por los vientos registrados el mes pasado, los cuales la habrían ayudado a cruzar el océano Atlántico, aunque no fuera esa su voluntad.

La gaviota de Bonaparte (Chroicocephalus philadelphia) es propia del continente americano. Nidifica en Norteamérica, desde Alaska hasta la bahía de James (Canadá) aprovechando charcas y turberas de bosques boreales de coníferas, tanto en la costa como en el interior.

Barnacla carinegra

Se suma así a especies “raras” o tan poco habituales por estas latitudes como la barnacla carinegra (Branta bernicla), un ave anseriforme (una variedad de ganso) que en épocas de cría ocupa el Ártico y densas áreas de Noruega, Groenlandia, Rusia, Canadá y Alaska.

Cuando llega el invierno es capaz de recorrer 6.000 kilómetros hacia el sur de Europa, la costa atlántica de Estados Unidos y la costa pacífica norteamericana.

Observación de aves desde el "Chasula". FdV

Como también pueden citarse otras especies de lo más llamativo que recalan en territorio meco, como es el caso del tarro blanco (Tadorna tadorna), la garceta grande (Casmerodius albus) y el águila pescadora (Pandion haliaetus).

Durante los movimientos migracionales hay ejemplares que se detienen a descansar y para alimentarse durante su vuelo entre el continente africano y los países del norte de Europa –o viceversa–, dándose el caso de algunos que deciden quedarse a pasar el invierno en los humedales de O Grove.

Volviendo a la gaviota de Bonaparte aludida al principio, el Concello comunica que “ha estado varios días moviéndose entre la ensenada de Terra de Porto, donde se alimentaba junto a gaviotas reidoras, y Con Roibo, donde descansaba con la pleamar”.

La gaviota de Bonaparte. SEO/BirdLife

A través del Proyecto de Inversión Ornitológica (PIO), la concejalía de Medio Ambiente abunda en ello para decir que la Chroicocephalus philadelphia “es un lárido similar a la gaviota reidora, pero más pequeño, con la cabeza más redondeada y el pico y las patas más cortos”.

Estados Unidos y México

Esta visitante inesperada, que se convierte en la primera cita de la especie en el Concello de O Grove, suele invernar en las costas de Estados Unidos, México y las Antillas, de ahí lo rato que resulta toparse con un ejemplar en tierras mecas.

Cierto es, no obstante, que en Europa hay distintos registros de estas aves, “sobre todo en las islas británicas, mientras que en España hay citas en las costas atlántica y cantábrica de Galicia, además de en Canarias y Andalucía”.

Así lo destaca el PIO, que al hacerlo refuerza su valor divulgativo y aclara, con el aval de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), que esta gaviota de Bonaparte quizás ha llegado al municipio debido a los temporales del mes pasado, que “la habrían empujado desde las costas americanas”.

Compartir el artículo

stats