DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arrecian las críticas vecinales por la presencia de “terrazas invasoras”

Una terraza que está tan pegada a la salida de un garaje que puede tocarse con la mano desde dentro del coche.

Una terraza que está tan pegada a la salida de un garaje que puede tocarse con la mano desde dentro del coche. FdV

A raíz de la pandemia por COVID y las fuertes limitaciones introducidas en el sector de la hostelería, en muchas localidades se permitió cierta manga ancha con la instalación de terrazas, tratando de ayudar a los empresarios a compensar las pérdidas de ingresos.

Ahora que la situación tiende a normalizarse, hay vecinos que piden que vuelvan a regularse y/o limitarse, ya que hay establecimientos cuyas mesas y sillas impiden el paso de los peatones e incluso invaden los accesos a garajes.

Vilagarcía y O Grove

Las críticas por ello llegan desde diferentes localidades, aunque se antojan especialmente intensas en Vilagarcía y O Grove, donde hay terrazas que bloquean completamente el paso a cuantos tratan de avanzar con carritos de bebé, sillas de ruedas o la cesta de la compra.

En el caso de la villa meca hay que recordar que hace meses el alcalde, José Cacabelos, advirtió de que no iba a tolerar que las terrazas se convirtieran en comedores, dejando clara así su intención de regularlas y evitar una ampliación desmedida de las mismas.

"Se saltan la normativa en materia de terrazas, ya que han instalado de manera permanente barriles con taburetes"

decoration

Lamentan la inacción policial

Ahora hay vecinos que le recuerdan esas palabras y le piden mayor control, alertando de que en algunos casos la situación resulta “extremadamente grave, sin que la policía haga nada para evitarlo”.

Uno de los puntos críticos está en la recientemente desdoblada avenida de Beiramar, donde, como se explicaba hace días, hay muros que cortan el paso de los ciudadanos por las aceras y los obligan a invadir la calzada.

Ahora se sabe que también las terrazas son un inconveniente, ya que, con las aceras más anchas y una mayor distancia desde los negocios al paseo marítimo, donde colocaban las terrazas antiguamente, ahora las sitúan en las fachadas de sus negocios, dándose el caso de familias cuya vivienda se queda encajonada entre dos bares, lo cual entorpece el acceso a la misma y al garaje, a pesar de que tiene un vado permanente.

Terrazas instaladas en Beiramar. FdV

Temen el verano

Estos hechos fueron denunciados ante diferentes representantes el gobierno local en varias ocasiones. Pero “dado que no hace nada para solucionar la situación, hemos decidido hacerlo público, con la esperanza de que desde el Concello actúen cuanto antes, teniendo en cuenta que el problema se agravará en verano, a medida que llegue más gente al pueblo”.

Para detallar lo sucedido en la avenida grovense de Beiramar, los damnificados explican que, “en un primer momento, se efectuaron agujeros delante de la fachada para sujetar las mamparas, aunque sin consentimiento alguno”.

La entrada a un garaje, obstaculizadas por una terraza y una moto. FdV

Estos hechos fueron puestos en conocimiento de uno de los concejales y del alcalde “en diversas ocasiones”. Y parece que pidieron que se acataran las normas, aunque “hasta el momento sin resultados”.

Sobre todo, en el caso de un conocido restaurante que “ha instalado y cerrado la estructura de la terraza dentro de la propiedad perteneciente a la casa, cuando son conocedores que no pueden cerrar la estructura sin consentimiento”, explica la familia más perjudicada.

La salida a la avenida de Beiramar desde uno de los garajes, con una terraza pegada al acceso. FdV

A lo que añade que los propietarios de ese negocio “se saltan la normativa en materia de terrazas, ya que han instalado de manera permanente barriles con taburetes, lo cual no está permitido”.

Seguridad ciudadana

Así lo denunciaron también ante la Policía Local, que “no ha hecho nada a pesar de que alguien irrumpe en nuestra propiedad, no se respeta la normativa de la Xunta en materia de terrazas y se pone en riesgo la seguridad ciudadana”.

"Nos preguntamos si tiene que producirse algún accidente para que se tomen medidas"

decoration

Tanto es así que, al salir del garaje, los ocupantes pueden tocas con sus manos a través de la ventanilla la estructura de la terraza colocada, “incumpliendo la distancia de seguridad de un metro que debe existir, por lo que nos preguntamos si tiene que producirse algún accidente para que se tomen medidas”.

Mamparas, sombrillas, mesas, barriles y sillas en una de las terrazas. FdV

Quieren una convivencia pacífica

Esa proximidad de la terraza al acceso al garaje “no solo nos obliga a invadir el carril contrario cuando salimos a calzada, sino que también nos limita la visibilidad, por lo que debemos extremar las precauciones por si aparece algún peatón o ciclista, como sucede con frecuencia y sucederá con mayor intensidad en cuanto llegue el verano”, explican los denunciantes de esta situación.

"También pagamos impuestos y tenemos derechos, por mucho que en el Concello sigan sin hacer nada y nos aconsejen contratar un abogado"

decoration

Para terminar, sostienen que no están en contra del funcionamiento de la terraza y abogan por “una convivencia pacífica”, pero advierten de que “no al precio de pasen por encima de unos vecinos que también pagamos impuestos y tenemos derechos, por mucho que en el Concello sigan sin hacer nada y nos aconsejen contratar un abogado, cuando esto no sería necesario si la Administración hiciera bien su trabajo”.

Compartir el artículo

stats