Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Torre de Escuredo queda herida de muerte

La finca que ocupa la Torre de Escuredo.

La finca que ocupa la Torre de Escuredo. FdV

La Torre de Escuredo parece definitivamente condenada a muerte. Su estado era ya deplorable, a pesar de tratarse de un inmueble catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1994. Lo que sucede es que su deterioro, fruto del más absoluto abandono, irá ahora a más y dará paso, muy probablemente, a un expediente de ruina que permita derribar el inmueble y, quizás, construir algún edificio sobre sus cenizas.

Y es que ese BIC desaparece. Dicho de otro modo, que este emblemático lugar de O Grove ya no tiene más protección que la derivada de los acuerdos plenarios pidiéndola o la que se desprende de proyectos como Torremakers, ideado por la sociedad para, precisamente, intentar rescatar la Torre de Escuredo de una muerte segura.

Esta misma mañana se publicaba en el Diario Oficial de Galicia la Resolución de 25 de mayo de 2021, de la dirección xeral de Patrimonio Cultural, por la que se deja sin efecto la inclusión en el Registro de Bienes de Interés Cultural de la denominada Torre de Escuredo.

Se justifica la medida diciendo que la catalogación como BIC obedeció a una especie de error o confusión. Parece ser que el Gobierno de España “declaró por error este inmueble al incluirlo en el listado de BICs mediante un decreto de 1949 que afectaba a todos los castillos de España, independientemente de su estado de conservación”.

Lo que sucede, aclaran en la Xunta, es que “la documentación presentada por los propietarios” cuando plantearon la descatalogación “acredita que este inmueble no coincide con la definición de castillo recogida en la Ley de Patrimonio Cultural, sino que se corresponde con una vivienda de principios del siglo XX”.

No se considera como un castillo o elemento defensivo

A la Torre de Escuredo se le quita el BIC porque, básicamente, no es un castillo. Explica la resolución publicada esta mañana que fue incluida en el Registro de Bienes de Interés Cultural en virtud de la Resolución de la Dirección General de Bellas Artes y Archivos del Estado de fecha 17 de octubre de 1994.

Se hizo así porque formaba parte de una lista “de unos 165 monumentos de arquitectura militar de la comunidad autónoma de Galicia”, estimando que le correspondía la aplicación de lo previsto en la Ley 16/1985 del patrimonio histórico español (LPHE).

Una imagen reciente del inmueble. Iñaki Abella

El alcalde anuncia un posible recurso

El alcalde, José Cacabelos, ya anunció que los asesores jurídicos del Concello estudian los pasos a dar para preservar este inmueble.

“Es una auténtica sorpresa”, declaraba el regidor tras conocer la decisión. “Estamos hablando de uno de los patrimonios históricos que tenemos en nuestro pueblo y vamos a hacer lo necesario para conservarlo”, espetó.

También reconoce que en el Concello no tenían ni idea de que se estuviera tramitando nada. A lo que añade que “a veces no se entiende cómo se aplican las catalogaciones de Patrimonio, porque por un lado nos ponen impedimentos para hacer una senda al Cruceiro de Cantodorxo y por otro se cargan el BIC Torre de Escuredo”.


EU pide una reunión urgente

Paralelamente, Esquerda Unida presentó un escrito solicitando una reunión de urgencia de la Mesa de Cultura e Patrimonio o, en su defecto, de los portavoces municipales, “para valorar la resolución y emprender acciones conjuntas que eviten que el Concello pierda su único elemento patrimonial catalogado como BIC”.

La misma, considera de interés cultural y bajo la protección del Estado, según Decreto de 22 de abril de 1949, todos los castillos de España. En relación con esto, la Ley 5/2016 del Patrimonio Cultural de Galicia (LPCG), “amplía la definición más allá del término castillo para pasar a denominar como bienes propios de la arquitectura defensiva todas las estructuras construidas a lo largo de la historia para la defensa y el control de un territorio del que forman parte”.

El salón árabe. Dunia Álvarez

Entre ellos destacan “los castillos, torres defensivas, murallas y muros circundantes urbanos” construidos antes de 1849.

Francisco Meis defiende el pazo del siglo XVIII

El historiador local e investigador Francisco Meis está dispuesto a aportar todos los conocimientos y documentos necesarios para tratar de salvar la Torre, lamentando que la resolución aludida “no habla por ningún lado del pazo del siglo XVIII, que es la razón de ser del BIC, ni del salón árabe, sino que se limita a aludir a la casa modernista”.

Tras señalar que el de hoy es “un día muy triste para el pueblo de O Grove y la cultura de Galicia”, Francisco Meis indica que “podría entenderse una recatalogación, pero de ningún modo puede explicarse ni justificarse que se le quite un BIC que está suficientemente avalado”.


A petición de los propietarios

Lo que sucede es que el año pasado la Xunta recibió una solicitud para modificar la declaración de la Torre como BIC, y tras el estudio pertinente concluye que la edificación no puede considerarse un castillo o parte de arquitectura defensiva.

Un homenaje a los orígenes de la propiedad. Iñaki Abella

“La información disponible en la dirección xeral de Patrimonio Cultural sobre la Torre de Escuredo no remite, en ningún caso, a una edificación del tipo castillo ni de los propios de la arquitectura defensiva en los términos en los que está recogido en la legislación vigente, sino que las descripciones existentes mencionan una vivienda caracterizada por su formalización modernista de principios del siglo XX”, aduce la Administración.

Torremakers promete lucha

Desde la plataforma Torremakers se muestran dispuestos a “seguir luchando” después de que los propietarios del inmueble consiguieran “el objetivo que perseguían desde hace mucho tiempo”.

En este colectivo instan al alcalde a convocar una reunión para estudiar los pasos a dar por el Concello, incidiendo en que “hay que recurrir esta decisión” y en que queda un mes para hacerlo.

Torremakers terminaba advirtiendo de que es necesario que la Torre de Escuredo “pase a manos municipales, ya que lo contrario será una falta de respeto hacia nuestra cultura”.


Es por ello que, previo informe de órganos consultivos como la Real Academia Galega de Belas Artes y la Facultade de Xeografía e Historia de la Universidade de Santiago, así como de los servicios técnicos de la Xunta, la Consellería de Cultura decidió excluir la Torre de Escuredo del Registro de Bienes de Interés Cultural de Galicia.

Una imagen del interior del salón árabe. Dunia Álvarez

Responde así a la petición realizada por los propietarios del inmueble para dejar sin efecto tal catalogación por parte del Estado “al tener en cuenta que la documentación existente demuestra que nunca fue una estructura defensiva”.

Compartir el artículo

stats