Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio de ciclo para las velutinas

Chema Pedrouzo colocando una trampa contra las velutinas en Vilanova.

Chema Pedrouzo colocando una trampa contra las velutinas en Vilanova. Noé Parga

Más de un lustro después de ponerse en marcha, el servicio de lucha contra la invasión de la velutina con el que cuenta la Mancomunidade de O Salnés ha conseguido paralizar el crecimiento de esta especie en la comarca, un trabajo que no ha resultado sencillo y que ha obligado a conocer y estudiar en profundidad el comportamiento de las avispas asiáticas. Desde el pasado mes de febrero, el servicio contaba con más de 2.000 trampas distribuidas por los municipios adheridos al servicio, unas trampas que “han funcionado de forma excelente”, explica Chema Pedrouzo, uno de los integrantes de este servicio, ya que se “ha conseguido retirar con ellas a una gran cantidad de reinas, lo que va a reducir de forma notable el número de nidos”.

En alguna de estas trampas, como una que el servicio había instalado en el centro de Vilanova, se consiguieron capturar 40 reinas en tan solo diez días, una de las cifras más altas alcanzadas. Esa cantidad no es la más habitual, pero casi todas superan ampliamente la decena de reinas capturadas, lo que evita que, unos meses después, haya que eliminar un nido.

Pedrouzo explica que “contamos con unas trampas muy selectivas y escogemos puntos que puedan ser atractivos para ellas para situarlas. Un lugar en el que siempre se localiza la presencia de velutinas es en las proximidades de los camelios, una planta que las atrae y donde se encontraba la trampa de Vilanova que capturó todas esas reinas.

El servicio con el que cuenta la Mancomunidade para su eliminación ha retirado ya 25 nidos primarios en solo unos días

decoration

Pero la llegada del verano obliga a modificar la estrategia. El servicio ha comenzado a retirar todas estas trampas, para repararlas y limpiarlas de cara al próximo año, y se centrará en la eliminación de los nidos primarios. Solo en las dos últimas semanas ya se han retirado un total de 25 en el que las velutinas han vuelto a demostrar que evolucionan en sus esfuerzos para camuflarse. En estas semanas se retiró uno del interior de un barril en Covas (Meaño), otro de una alfombra que se encontraba guardada y enrollada en Ribadumia, y un tercero que estaba en una arqueta de telefonía frente al cuartel de la Guardia Civil de Sanxenxo. En este ciclo, que se extenderá hasta el mes de julio, los nidos son pequeños y apenas superan una pelota de tenis, pero sigue siendo muy importante eliminarlos. Será a partir del mes de julio cuando comience la campaña para eliminar los grandes nidos de avispas velutinas, los que acostumbran a contar con más de treinta litros de capacidad y que resultan tan aparatosos. Ese trabajo se extenderá, aproximadamente, hasta el mes de octubre próximo.

La Mancomunidade ha invertido en mejorar el servicio durante todos estos años, adquiriendo material de lucha contra la presencia de velutinas, desde un camión para poder acceder a lugares complicados, hasta un rifle de precisión para inyectar veneno en el interior de los nidos.

Trampas con historia emotiva en Ribadumia


En Ribadumia, el servicio de Protecicón Civil y los alumnos del Julia Becerra Malvar han instalado un total de 300 trampas con una historia especial. Estas trampas fueron cedidas por el geriátrico tras haber sido elaboradas por una quincena de residentes. David Castro, alcalde del municipio, reconoce que “ha sido una actividad muy emotiva que, desde el Concello, estamos dispuestos a repetir en el futuro, sobre todo, porque implica a instituciones muy importantes para el concello, como son el geriátrico y el centro escolar”. Las trampas llevan cerca de un mes instaladas a la espera de contribuir en la reducción de esta especie invasora en terrenos de O Salnés.

Compartir el artículo

stats