Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los concellos en alerta por las piscinas: temen que dejen sin agua a los vecinos

Dos operarios trabajan en la construcción de una piscina. |   // FDV

Dos operarios trabajan en la construcción de una piscina. | // FDV

Una de las consecuencias de la pandemia fue que se disparó el interés por tener una piscina en casa. Los más pudientes y previsores, se construyeron una; los demás peinaron palmo a palmo internet en busca de las poquísimas desmontables que quedaron a la venta tras el confinamiento. Pero unas y otras tienen un nexo en común: necesitan grandes cantidades de agua para llenarse. Y en 2020 eso generó problemas de abastecimiento.

“En Meis empezamos a notarlo entre mayo y junio, cuando empezó a llamarnos la gente diciendo que el agua les estaba llegando con muy poca presión”, afirma la alcaldesa, Marta Giráldez. Y según la regidora en más de una ocasión se descubrió rápidamente que la merma de fuerza en el suministro coincidía con los trabajos de llenado de la piscina de algún residente en la zona.

“Lo que hicimos en esos casos fue ir a hablar con los propietarios de las piscinas y explicarles lo que estaba sucediendo, que tenían que llenar los vasos en otro momento”, explica Marta Giráldez. Según ella, esas gestiones fueron suficientes para resolver esos problemas que fueron apareciendo de manera puntual. Pero, ¿se repetirán este verano? “En Meis han aumentado mucho las solicitudes de licencia de nuevas piscinas”, añade Giráldez.

Se notó en los depósitos

Los técnicos de Viaqua, empresa concesionaria del abastecimiento de agua en O Salnés, son conocedores de la problemática que originan las piscinas, y más desde el año pasado, cuando se construyeron más instalaciones fijas y se compraron más desmontables que nunca. De hecho, varios Ayuntamientos manifestaron su preocupación el verano pasado porque sus depósitos tenían menos suministro almacenado que de costumbre, y una de las explicaciones que les dio Viaqua es que se estaba gastando mucha agua en las piscinas.

Hay que tener en cuenta que en verano el consumo de agua se dispara a todos los niveles, y que aumenta sobre todo en municipios como Sanxenxo y O Grove, cuya población se multiplica por varios enteros debido al turismo. En ese escenario, el consumo extra de las piletas particulares tiene unos efectos que no tendría durante los meses de invierno.

Cambados

Otro concello que estará este verano muy pendiente de los consumos de agua es el de Cambados, que acaba de enfrentarse a una grave crisis de abastecimiento en Vilariño y el polígono de Sete Pías.

Vecinos de la parte alta de Vilariño y empresas del polígono industrial de Sete Pías han manifestado que durante el estío sufren con cierta frecuencia la llegada de suministro con poca fuerza. Sobre esto, el concejal de Obras cambadés, Samuel Lago, ha manifestado que en los próximos meses el Ayuntamiento realizará, “un seguimiento especial” del servicio de abastecimiento en esa zona, para saber, “si es que hay agua suficiente, pero está mal gestionada, o si en efecto el agua que llega a la zona es insuficiente”.

En este sentido, Samuel Lago resalta que cuando en 2020 se le transmitió a Viaqua la preocupación por los niveles de los depósitos, la empresa lo atribuyó en parte a las piscinas.

Compartir el artículo

stats