Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Internet del siglo pasado en O Salnés: el 10% de las viviendas aún carecen de fibra

Un joven consulta la página web de un periódico y tiene puesto el televisor en un canal de "streaming"

Un joven consulta la página web de un periódico y tiene puesto el televisor en un canal de "streaming" Noé Parga

La pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto que la sociedad digital no es el futuro, sino el presente: el teletrabajo y el auge de las ventas por internet han demostrado que una buena conexión a internet ha dejado de ser un lujo, para convertirse en una necesidad. Sin embargo, la infraestructura todavía es deficiente en O Salnés, como demuestra un informe del Gobierno, que cifra en 6.500 las viviendas de la comarca arousana que todavía carecen de fibra óptica.

Se estima que en O Salnés hay unas 63.000 viviendas, lo que significa que en pleno siglo XXI, cuando en muchas ciudades ya se está desplegando la tecnología 5G, un 10 por ciento de las casas y pisos de la comarca arousana aún tienen que arreglárselas con obsoletas conexiones telefónicas.

La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales ha publicado un mapa con las “zonas blancas” y las “grises” de toda España, con los datos que le han proporcionado las operadoras. Además, ha abierto un periodo de consulta pública para que instituciones y ciudadanos comuniquen las aldeas del rural, calles -o incluso tramos de calles-, sin fibra óptica y que no figuran en dicho mapa inicial. El objetivo de este trabajo es planificar después el despliegue de la fibra por aquellos lugares que más lo necesiten, para lo cual España dispondrá de 2.300 millones de euros del fondo extraordinario del COVID-19.

El trabajo inicial del Gobierno desvela que todavía son miles los vecinos de O Salnés y Ullán -incluyendo muchos pequeños negocios y empresas-, con una velocidad de internet inferior a los 100 megas. Y no solo se encuentran en parajes rurales, sino también en zonas densamente pobladas. Así, se contabilizan 779 “zonas blancas”, que afectan a 6.500 viviendas y 7.700 unidades inmobiliarias, ya que se computan también comercios o naves industriales.

Datos de fibra óptica en O Salnés y Ullán Simón Espinosa

En Vilagarcía, hay amplias zonas de A Laxe, Cornazo, Faxilde e incluso Vilaxoán sin fibra óptica. También hay una enorme zona blanca en una de las partes del casco viejo de Carril, en las calles situadas en la parte posterior de la iglesia. El servicio de internet es igualmente muy mejorable en varios barrios de Bamio, en Cea y en varias aldeas de Rubiáns. En esta parroquia, hay empresas que tienen naves a orillas de la carretera nacional 640 que siguen sin fibra óptica.

En Cambados, son muchos los vecinos del barrio de Fefiñáns que solo pueden acceder a internet vía conexión telefónica, incluyendo residentes y comerciantes de la habitualmente populosa Rúa Príncipe. El servicio también es deficiente en la avenida de Vilariño y en docenas de pequeños lugares de la parroquia de Castrelo, por citar algunos ejemplos.

En O Grove la velocidad de internet todavía es lenta en puntos muy turísticos, como el entorno de A Lanzada o el entorno de Beiramar, frente a la isla de A Toxa.

Cambados recibe 166 solicitudes en dos días

El Ayuntamiento de Cambados ha abierto un apartado en el Portal de Transparencia municipal para que los vecinos indiquen las calles -o tramos de calle- sin fibra óptica. Estos datos serán recabados por el Concello y remitidos posteriormente al Gobierno, para que incorpore esta información a los mapas iniciales.

El concejal de Novas Tecnoloxías de Cambados, Xurxo Charlín, afirma que esta consulta pública ha despertado un enorme interés social. Prueba de ello es que publicó la consulta el miércoles, y a las siete de la tarde de ayer ya llevaba 166 solicitudes de vecinos.

Además, el Portal de Transparencia recibió anteayer 1.369 visitas, la mayor cifra de su historia. “Esto demuestra que es un asunto importante, y que la población está demandado un servicio de internet de calidad en sus casas o negocios”, manifestó Charlín.

Por ello, anima a los vecinos a participar en la encuesta. El 29 de mayo, el Concello reunirá todas las propuestas, y remitirá su informe al Ministerio. “Lo hacemos mediante una consulta popular porque creemos que es la mejor forma de conocer zonas blancas que pudieron pasar desapercibidas en un primer momento”.

Las “zonas blancas” son aquellas donde no está previsto instalar fibra durante los próximos tres años. En las “zonas grises” está previsto instalar fibra de aquí a tres años, o ya está trabajando un solo operador.

Compartir el artículo

stats