Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Un restaurante puede tener 100 personas y nosotros seguimos con el aforo de ocho”

12

Una visita al pazo de Rubiáns. Noé Parga

“Se está hablando de que en Balaídos se va a jugar un partido de fútbol con 5.000 espectadores, y de reabrir el ocio nocturno, y ves por ahí restaurantes con más de 100 personas comiendo en interior. Pero resulta que nosotros solo podemos acoger grupos de ocho personas”. Son palabras de Guillermo Hermo, administrador del pazo de Rubiáns, una de las empresas turísticas de referencia en O Salnés.

Buena parte de las empresas de este ramo se sienten olvidadas por la Administración gallega, pues entienden que al trabajar al aire libre y en espacios a menudo muy amplios, podrían acoger grupos mucho más amplios sin renunciar ni un ápice a la seguridad. “El verano pasado recibíamos grupos de 15 personas, y se trabajó con normalidad”, añade Guillermo Hermo.

Las empresas de ocio activo confían en que se amplíen los aforos hasta las 20 o 25 personas por grupo

decoration

Las normas de la Xunta establecen actualmente que las empresas turísticas deberán limitar los grupos a un máximo de ocho personas, aunque podrían tener varios grupos simultáneos de ocho, con la condición de que estén separados y de que cada uno tenga su propio guía. Pero en la práctica, esto hace inviable la actividad para muchas pequeñas empresas, pues el gasto en personal se dispararía.

Por ello, la Asociación Galega de Empresas de Turismo Activo e de Natureza (Agetan) lleva tiempo solicitando a la Xunta de Galicia la ampliación de los aforos. Fuentes de la asociación confirman que la Administración autonómica está dispuesta a ampliar los grupos a entre 20 y 25 personas por guía, lo que supondría un gran balón de oxígeno para las empresas del sector. La previsión es que esta medida entre en vigor a finales de la presente semana, pero todavía no es oficial.

Guillermo Hermo confía en que esta ampliación de los aforos se produzca pronto, para acabar con las “incoherencias” actuales de ver más gente en muchos espacios interiores que en jardines o entornos naturales donde es fácil guardar las distancias y permanecer todo el tiempo con la mascarilla. “Esta situación nos tiene crispados, tanto a nosotros, como a nuestros visitantes, que se extrañan cuando les decimos que no podemos realizar la visita con toda la gente que ellos quieren”, prosigue el administrador de la finca de Rubiáns.

Deporte al aire libre

Marta Iglesias, de Piragüilla, una de las principales empresas de turismo activo y de naturaleza en O Salnés, señala que, “nuestro calendario de actividades está a cero”, precisamente por las limitaciones de aforo, de ahí que se estén centrando en acciones para grupos más pequeños o para colegios, pues en ese caso sí se permite recibir más gente, al tratarse de los grupos burbuja de cada aula.

Las empresas pueden trabajar con los "grupos burbuja" de los colegios

decoration

Marta Iglesias resalta el esfuerzo que han realizado las empresas de este sector para adaptarse a las nuevas condiciones sanitarias y reducir los riesgos de contagios. Así, señala por ejemplo que se han suprimido los traslados de los clientes en furgoneta desde el local de la empresa y el lugar de salida de la actividad. También se han cerrado las duchas, y todo el material se desinfecta al entrar de nuevo en las instalaciones. “Invertimos más en monitores y materiales, pero vale la pena porque le damos más tranquilidad al cliente”.

La previsión es que este verano sea propicio para empresas turísticas como Piragüilla o Pazo de Rubiáns, puesto que ofrecen actividades al aire libre y en las que es fácil guardar las distancias con otros turistas. Esas fueron, precisamente, dos de las premisas que más buscaron los viajeros en 2020, y se prevé que siga siendo así en este segundo verano de la pandemia.

Por ello, las empresas demandan de la administración protocolos claros para trabajar y aforos más amplios de los que tienen en la actualidad.

Compartir el artículo

stats