Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estado de alarma en el Casino La Toja

La reunión entre portavoces políticos y representantes de los trabajadores, hace un mes.

La reunión entre portavoces políticos y representantes de los trabajadores, hace un mes. Noé Parga

Más de una semana después de que se levantara el estado de alarma que se había decretado en el país a causa de la pandemia por COVID-19, una de sus principales víctimas (económicas), el Casino La Toja, sigue en situación crítica.

Esta popular y entrañable sala de juegos asentada en A Toxa, símbolo de lo que fueron los años de esplendor de esta isla como referente del turismo en Galicia, lleva demasiado tiempo en su particular unidad de cuidados intensivos, de ahí que sus puertas sigan cerradas.

Lo están también ahora, “más de una semana después de que se levantara el estado de alarma y sin que nadie nos explique por qué no se retoma la actividad”, denuncian en el comité de empresa.

Representantes de Casino La Toja (de pie) y un edil del BNG. Noé Parga

Los trabajadores no dan crédito e insisten en su teoría: “Se está dejando morir al Casino mientras se refuerza la sala anexa abierta en Vigo, que en realidad, de manera extraoficial, ya se ha convertido en la matriz, aunque sea de forma irregular”.

Sin noticias del traslado al centro urbano

La plantilla del Casino La Toja airea su preocupación un mes después de haberse reunido con los portavoces políticos de O Grove para, precisamente, mostrarles la situación que atraviesa la sala y recabar su apoyo.

Ya se dijo entonces que los trabajadores temen que ya no vuelva a abrir o que, si lo hace, sea solo para seguir agonizando hasta morir definitivamente. Y es que “apenas quedan algunas tragaperras, pero ninguna mesa de juego”.

Lo dicen los empleados cuando afirman que ya no ven futuro para ellos ni para el Casino, “porque se sigue dejando morir mientras siguen mandando gente para la sala de Vigo y recortando actividad en A Toxa”.

Todo ello mientras el comité de empresa sigue pendiente de lo que pueda pasar con el posible traslado de estas instalaciones al centro urbano de O Grove, tratando así de abaratar los costes de alquiler actuales.

“Pero tampoco de eso nos mantienen informados, de ahí que cada día estemos más convencidos de que lo que busca la empresa es dejar que el Casino La Toja se muera para centrarse en la sala anexa de Vigo”, concluyen los representantes de la plantilla.

"Cerrado sin motivo"

Con motivo de la pasada Semana Santa, y dado que se vivía la misma situación, los trabajadores, que siguen e ERTE, ya expusieron estos argumentos y denunciaron los hechos en la Xunta, alegando que “el Casino seguía cerrado a pesar de que podía estar abierto, y, en consecuencia, se estaba incumpliendo la ley”.

El Casino La Toja, en sus buenos tiempos.

Pero aquello quedó en nada. De ahí que ahora la plantilla vuelva a insistir en que “no hay razón sanitaria alguna para mantener la sala cerrada a estas alturas; y si está abierta la de Vigo también tiene que estarlo el Casino La Toja, que para eso es la verdadera sala matriz y tiene la concesión, de acuerdo con la Ley del Juego”.

“Se está dejando morir al Casino mientras se refuerza la sala anexa abierta en Vigo, que en realidad, de manera extraoficial, ya se ha convertido en la matriz, aunque sea de forma irregular”

Trabajadores del Casino La Toja

decoration

Lo que quieren decir los empleados, como ya hicieron en otras ocasiones y expusieron tanto en el Concello de O Grove como al Gobierno de Galicia, es que “la ley obliga a mantener en funcionamiento el Casino La Toja, y no se está haciendo”, de ahí que vuelvan a reclamar “la urgente intervención de la Xunta de Galicia” para poner orden y tratar de salvar un negocio que parece herido de muerte.

Imagen de archivo correspondiente a una gala benéfica organizada en el Casino La Toja.

Ahora el comité de empresa solicita una nueva reunión en la Xunta “para volver a exponer que aunque nuestra sala puede estar abierta, sigue inexplicablemente cerrada”, confirmando así su agonizar y el lento declive del conjunto de la isla de A Toxa, donde hay otros negocios, tanto o más importantes, económica y turísticamente, también cerrados.

Compartir el artículo

stats