DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cadáver de un calderón mordido por tiburones en A Lanzada

El cuerpo del mamífero marino reunió a curiosos e investigadores.

El cuerpo del mamífero marino reunió a curiosos e investigadores. BDRI

Numerosos curiosos e investigadores se acercaron ayer al cadáver de un calderón común o ballena piloto de aleta larga (Globicephala melas) aparecido en la playa grovense de A Lanzada.

Se trata de un ejemplar adulto, de unos cuatro metros de largo, que presenta numerosas moderduras de tiburón en su cuerpo.

Así lo confirma Bruno Díaz López, el director del Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI) y uno de los expertos que tuvieron la oportunidad de observar el cadáver bien de cerca.

Concreta este doctor en Ecología por la Universidad de Burdeos que el calderón se encuentra en avanzado estado de descomposición, por lo que puede llevar varios días flotando entre aguas en el océano Atlántico

Los restos del esqueleto de ballena aparecidos en octubre en la playa de A Lanzada.

Los restos del esqueleto de ballena aparecidos en octubre en la playa de A Lanzada. BDRI

Fueron los vientos de componente sur y las intensas corrientes generadas en los últimos días los encargados de ”escupir” los restos de este mamífero marino en el emblemático arenal.

El esqueleto de la ballena

El mismo donde el pasado mes de octubre apareció un esqueleto de unos siete metros de largo perteneciente a una ballena que, en vida, pudo haber alcanzado los 14 metros.

En aquella ocasión el propio Bruno Díaz detalló que por el esqueleto no se podía concretar de qué especie de ballena se trataba, ya que los restos estaban demasiado deteriorados después de varias semanas en descomposición en el Atlántico, incluso puede que meses.

El calderón común, en avanzado estado de descomposición, visto ayer en A Lanzada.

El calderón común, en avanzado estado de descomposición, visto ayer en A Lanzada. BDRI

Era un trozo de columna vertebral e incluso faltaba la cabeza del animal. Nada que ver con lo ocurrido ayer, ya que el cuerpo del calderón común está prácticamente entero.

Puede recordarse, aunque ya se explicó en ocasiones anteriores gracias al trabajo realizado por el BDRI, que la ballena piloto de aleta larga es una especie de cetáceo de la familia de los delfines que puede alcanzar los seis metros de longitud.

De cabeza voluminosa, como con forma de caldero –de ahí su nombre en español–, y de aletas pectorales estrechas y largas, el calderón es uno de los pocos animales que posee un número de neuronas neocorticales superior al del ser humano, de ahí su inteligencia.

Con la abuela a la cabeza

Forma grupos dirigidos por una hembra, que suele ser la abuela de muchos de los miembros de la familia. Y como sucede con animales terrestres como los elefantes, cuenta con una memoria prodigiosa que le permite guiar a los demás en busca de las zonas de alimentación.

El calderón visto ayer en A Lanzada. BDRI

En relación con esto, Bruno Díaz López explicó hace unos meses que había sido localizada y estudiada en las Rías Baixas una importante familia de calderones.

Y no se trataba de desconocidos, sino que gracias a la fotoidentificación y otras técnicas de estudio se supo que la abuela de aquel grupo y otros adultos del mismo ya habían sido vistos en la misma zona en septiembre de 2017.

Compartir el artículo

stats