Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¡Ojo! Escaleras al final de la calle

Uno de los automóviles que se cayó por las escaleras.

Uno de los automóviles que se cayó por las escaleras. Cedida

Más de media docena de coches se han quedado atascados en los últimos meses en Trabanca Sardiñeira. ¿El motivo? Unas escaleras situadas al final de una callejuela imperceptibles para muchos conductores hasta que acaban atrapados en ellas. Los vecinos del lugar comentan que aunque ya ha caído con anterioridad algún vehículo, la situación ha empeorado desde que la calle ha sido reasfaltada “porque no se ven las escaleras”.

Son dos peldaños de piedra de un vial sin salida que desemboca en la avenida de Nosa Señora dos Anxos, la arteria que atraviesa Trabanca.

Por una parte de la calle pueden acceder los vehículos, tanto para aparcar en la vía pública como para entrar y salir de los garajes. Y es en las maniobras cuando algún conductor se despista y acaba despeñándose por las escaleras.

Aunque no ha habido que lamentar daños personales, sí materiales, pues varios afectados han tenido que llamar a la grúa para retirar el automóvil. Y las tareas no han sido sencillas.

El último episodio ocurrió este pasado domingo a mediodía. Para retirar el turismo, la grúa tuvo que ocupar la avenida de Os Anxos, que quedó cortada al tráfico.

Conos provisionales

Al aumentar la frecuencia de los incidentes, residentes de la zona decidieron avisar a la Policía Local para que se desplazase al lugar. Así, acudió una patrulla que tomó nota de lo sucedido y colocó unos conos naranjas justo antes de las escaleras para advertir a los conductores de la presencia de las mismas.

Los vecinos de Trabanca Sardiñeira confían en que se solucione el problema, ya sea colocando una valla en el extremo de la calle o con otra medida que consideren los agentes.

En los últimos tres meses se han caído por estas escaleras “seis o siete coches”, afirman en el barrio. “El Concello asfaltó la calle y el firme se encuentra a un nivel superior que las escaleras, por lo que desde los vehículos no se ven bien”, relatan.

La mayoría de los conductores son de fuera de Trabanca Sardiñeira, pero otros viven en el barrio. “Siempre hay algún despiste maniobrando”, concluyen.

Compartir el artículo

stats