Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los delfines también son de río

Un delfín mular (arroaz) en pleno salto. Es uno de los individuos estudiados por el equipo de Bruno Díaz.

Un delfín mular (arroaz) en pleno salto. Es uno de los individuos estudiados por el equipo de Bruno Díaz. BDRI

El Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI), da cuenta de nuevos y sorprendentes descubrimientos.

Ya se sabía que los delfines, sobre todo los mulares, remontan los ríos más caudalosos para, supuestamente, alimentarse. Pero se creía que lo hacían de manera ocasional, e incluso se relacionaba con la desorientación de algunos individuos. Lo que se ha descubierto ahora, analizando la actividad de estos mamíferos marinos en cauces fluviales como el Ulla, es que lo hacen prácticamente a diario.

Si esto no se sabía era, sobre todo, porque los delfines mulares realizan esos movimientos en horario nocturno, tal y como confirma Bruno Díaz López, el doctor en Ecología que dirige el citado centro de investigación, con sede en O Grove.

Lo hace público después de que hace unos días se diera cuenta de la extraña presencia de arroaces en aguas del Lérez, en la ciudad de Pontevedra.

Pero sus explicaciones no obedecen a una reflexión al azar o carente de contenido, ni mucho menos, sino que se basan en un estudio que lleva a cabo el BDRI desde hace tiempo y se centran en el análisis de datos obtenidos desde 2019.

Un delfín mular saltando entrebarcos de pesca. BDRI

Cetmar y CSIC

Esto es posible gracias a la colaboración entre el BDRI, el Centro Tecnológico del Mar (Cetmar) e incluso el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Como parte de un estudio científico de los dos últimos centros relacionado con el impacto del oleaje y otros parámetros oceanográficos, el Cetmar dispone de una red de boyas que, dotadas de hidrófonos, permiten la grabación de sonidos.

Esas grabaciones acústicas fueron entregadas al BDRI, que gracias a la experiencia de sus miembros y el empleo de programas específicos, efectúa un minucioso seguimiento de los sonidos.

Bruno Díaz López revisando y documentando grabaciones de sonido, vídeos y fotografías pertenecientes al trabajo de campo del BDRI.

Esos hidrófonos “nos dejan analizar los movimientos de los delfines las 24 horas del día, y después de analizar casi un año de actividad hemos obtenido las primeras e importantes conclusiones, aunque queremos seguir trabajando para ver cómo afecta la marea e incluso la luna en la mayor o menos presencia de peces, cefalópodos y los propios delfines en el interior de las rías y los cauces fluviales”.

“Se ha detectado una importante actividad en el Ulla que pone de manifiesto que los delfines de desplazan casi a diario entre la isla de Cortegada y la costa de Pontecesures y Padrón”

Bruno Díaz López - Director del BDRI

decoration

Es así, tras esa revisión del primer año de grabaciones, y a la espera de completar el trabajo, realizar nuevas comprobaciones y obtener las conclusiones finales, como puede avanzarse ya que “los delfines remontan los ríos con más frecuencia de lo que nos podíamos imaginar”.

De Cortegada a Pontecesures

Abundando en ello, Bruno Díaz asegura que “se ha detectado una importante actividad en el Ulla que pone de manifiesto que los delfines de desplazan casi a diario entre la isla de Cortegada y la costa de Pontecesures y Padrón”.

Es tal el trasiego en el río que el científico llega a definirlo como “algo increíble que no nos esperábamos en absoluto”, lo cual lo lleva a precisar que “los delfines no son fáciles de detectar cuando se van río arriba, ya que, como estamos comprobando, lo hacen de noche, cuando la marea está bien llena”.

Uno de los delfines estudiados. BDRI

Insiste en que “faltan todavía los últimos análisis, pero, a priori, lo que más nos está llamando la atención es que aprovechan la pleamar, en horario nocturno, para nadar y cazar río arriba, dejando patente que los ríos son mucho más importantes para estos animales de lo que podríamos esperar”.

De ahí, también, la necesidad de “seguir aplicando medidas de preservación de los cauces fluviales”, ya que cuando gozan de buena salud, como parece el caso, “se registra una mayor abundancia de especies, lo cual atrae también a los mamíferos marinos”, tanto si son delfines como nutrias.

Truchas y lampreas

En el caso de los arroaces, puede decirse que se desplazan a la caza y captura de truchas, lampreas y otras muchas especies, tanto comerciales como no, “y si se desplazan río arriba tras sus presas es porque existe abundancia de alimento”, reflexiona Bruno Díaz.

Termina diciendo que estas averiguaciones constituyen “una enorme satisfacción, ya que no solo podemos disfrutar de la presencia de los delfines en las rías, sino también en ríos como el Ulla, el Miño e incluso el Lérez, como hemos informado recientemente”. Y lo divulga “porque es bueno que la gente lo sepa”.

Compartir el artículo

stats