DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armas biológicas para salvar el pimiento tipo Padrón de O Salnés

Neida Vila, técnico de Horsal, ayer en un invernadero. |  // IÑAKI ABELLA

Neida Vila, técnico de Horsal, ayer en un invernadero. | // IÑAKI ABELLA

Año 2018. Una enfermedad conocida como “bronceado” hizo estragos en las plantaciones de pimientos tipo Padrón de O Salnés. A final de año, la producción se redujo un 30 por ciento con respecto a la campaña anterior. Una debacle que en la cooperativa Horsal combaten este año mediante la llamada lucha biológica. El bronceado es transmitido por un insecto, el trips, y los agricultores arousanos trabajan ahora con varios depredadores de este animal. A menos trips, menos daños por el bronceado y menos pérdidas en los cultivos.

Horsal inició esta semana la cosecha de pimiento tipo Padrón, envasando el miércoles los primeros lotes. La cooperativa confía en recolectar durante los próximos meses unas 300 toneladas de esta hortaliza, uno de los productos estrella del campo gallego, muy demandado en las mesas cuando empieza a apretar el calor del verano.

Un agricultor, trabajando ayer en su invernadero de Barrantes Iñaki Abella

El pimiento tipo Padrón de O Salnés gusta mucho, de ahí que Horsal haya acometido este año un esfuerzo para aumentar el cultivo. El gerente de la sociedad, Fernando Veiga explica que, “incrementamos la superficie cultivada más del 20 por ciento”, gracias a la incorporación de nuevos productores y parcelas.

Pero para que este tesoro no se arruine hay que cuidarlo, y uno de los aspectos a los que hay que estar atentos es a las poblaciones de trips, el insecto que transmite el virus que produce el bronceado, nombre vulgar del “Tomato spotted wilt virus” (TSWV). Bajo esta denominación se esconde una enfermedad que puede diezmar las cosechas.

El bronceado del pimiento tipo Padrón lo transmite un insecto llamado trips

decoration

Y en Horsal han apostado por controlar el trips (Frankliniella occidentallis) con técnicas de la llamada lucha biológica, en la que los insecticidas convencionales son sustituidos por animales o plantas que combaten la especie que está causando el daño.

En realidad, Horsal ya lleva ocho años trabajando con este tipo de procedimientos, pero la ingeniera técnica agrícola Neida Vila Lago explica que en este 2021 empezaron a actuar en la novena semana de la campaña, “con una nueva estrategia”. Así, se ha empezado antes, soltando en las fincas con pimientos tipo Padrón unos nematodos (Steinernema feltia), gusanos que se comen las larvas del trips que están en el suelo. Estos nematodos se aplican antes de plantar.

Cuatro semanas después, Horsal realiza la suelta de un ácaro depredador (Amblyseius swirskii), que es depredador de las larvas jóvenes del trips. Esta especie está en el interior de unos sobres que se colocan en las ramas de la planta del pimiento. Al mismo tiempo, durante la semana 13 de la campaña, se sueltan en las plantaciones individuos de Orius laevigatus, un chinche que come tanto larvas como adultos del trips.

“Con esta estrategia se evita el uso de productos y se trabaja en favor de la sostenibilidad del medio”

Neida Vila - Ingeniera, técnica de Horsal

decoration

Además, se siembran entre los pimientos ejemplares de Lobularia maritima, una planta necesaria para la supervivencia del chinche, puesto que si este no encuentra trips de los que alimentarse, va comiendo el polen de la Lobularia.

Neida Vila añade que, “también usamos plantas Banker con cereales que traen pulgones parasitados”. De ahí emergerán avispas que cuando eclosionen parasitarán a su vez los pulgones que haya en el cultivo. “Con esta estrategia se evita el uso de productos y se trabaja en favor de la sostenibilidad del medio”, argumenta la técnico de Horsal. La cooperativa cambadesa cuenta en este trabajo con la colaboración de la Estación de Experimentación Agrícola Baixo Miño, situada en Salceda de Caselas, así como de la Universidade de A Coruña.

Aunque la lucha biológica no se hace únicamente contra el trips y el bronceado. Otra enfermedad que afecta al pimiento tipo Padrón es la “tristeza” (Phytophthora capsici). En este último caso, presenta incidencia todos los años, dependiendo en gran medida de la meteorología.

“Marruecos vende su pimiento entre tres y cuatro veces más barato que nosotros, y competir con eso es difícil”

Fernando Veiga - Gerente de Horsal

decoration

Ya está en el mercado

Horsal es uno de los grandes productores gallegos de pimiento tipo Padrón. Aproximadamente, la mitad de su producción se queda en Galicia, y la otra se distribuye por el resto de España. Es una hortaliza muy apreciada por los consumidores, aunque el gerente de la cooperativa, advierte de que, “Marruecos vende su pimiento entre tres y cuatro veces más barato que nosotros, y competir con eso es difícil”.

Los consumidores ya pueden encontrar estos días pimientos tipo Padrón en las fruterías y los lineales de los supermercados. Los precios van desde los 1,29 euros por un paquete de 300 gramos de piezas de fuera y los 3,75 de las bolsas de 400 gramos de pimientos gallegos.

Compartir el artículo

stats