Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La moción de censura es inviable en Catoira: PSOE y BNG vuelven a estrellarse contra la ley

Puri Quintas y Daniel Touriño (aún del PSOE) y, al fondo, los tres ediles el BNG de Catoira.

Puri Quintas y Daniel Touriño (aún del PSOE) y, al fondo, los tres ediles el BNG de Catoira. M. Méndez

Los tres críticos del PSdeG-PSOE de Catoira que, según aseguran, tienen el apoyo de la cúpula de su partido para cargarse políticamente a su propio alcalde, Alberto García García, parecen haber calculado mal sus fuerzas, otra vez.

Estos concejales socialistas, a los que pronto habrá que llamar tránsfugas, ya que la agrupación local socialista no los quiere en su casa, alcanzan junto a los tres ediles del BNG la mayoría absoluta en la Corporación, que tiene once miembros.

Pero la ley no lo considera válido para presentar la moción de censura apartar al actual regidor y colocar en su sitio al socialista Daniel Touriño.

Ha sido el PP de Iván Caamaño el que destapó “otro error de bulto por parte de los socialistas y nacionalistas”, quienes ya “la pifiaron” cuando hace un año presentó su dimisión Xoán Castaño (BNG) para despejar el camino hacia la Alcaldía a Daniel Touriño (PSOE) y evitar que García la recuperara.

Pero en aquella ocasión no tuvieron en cuenta la ley que impedía a Touriño postularse como regidor, de ahí que el veterano Alberto García les adelantara por la derecha consiguiendo el bastón de mando que, de hecho, ya la pertenecía, puesto que fue él quien ganó las elecciones de 2019, aunque entonces no le dejaran gobernar.

El conservador Iván Caamaño (izq.) y el alcalde socialista de Catoira, Alberto García García.

El conservador Iván Caamaño (izq.) y el alcalde socialista de Catoira, Alberto García García. Iñaki Abella

Ahora parece que los socialistas díscolos y el Bloque “han vuelto a meter la pata, ya que la ley no les exige seis votos para presentar la moción de censura y desbancar a García, sino que les reclama nueve, y no los tienen”.

En consecuencia, que “si quieren que la moción de censura salga adelante tienen que contar con nuestros tres votos, y jamás los van a tener”, asegura el líder del PP.

Se remite así a la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del régimen electoral general. En su artículo 197 regula la presentación de la moción de censura del alcalde dejando claro que “puede ser destituido” cuando la proponga, al menos, la mayoría absoluta del número legal de miembros de la Corporación, “haciendo constar un candidato a la Alcaldía” que puede ser “cualquier concejal cuya aceptación expresa conste en el escrito de proposición de la moción”.

“No queremos saber nada del BNG porque es lo peor que puede haber para la política y para Catoira”

Iván Caamaño - Portavoz del PP

decoration

Hasta aquí todo bien para los intereses de los críticos, ya que los tres socialistas disidentes o traidores, como quiera llamárseles, sí alcanzan, junto a los tres ediles del BNG, esa mayoría absoluta que necesitarían para investir a Daniel Touriño como el tercer alcalde de Catoira en el plazo de dos años.

Pero hay un problema, y es que esa mayoría absoluta, con seis ediles de once, no les basta. La misma ley establece que en el caso de que alguno de los proponentes de la moción de censura “forme o haya formado parte del grupo político municipal al que pertenece el alcalde cuya censura se propone –como sucede en este caso con el PSOE–, la mayoría exigida se verá incrementada en el mismo número de concejales que se encuentren en tales circunstancias”.

Dicho de otro modo, que al haber tres críticos del PSOE implicados en la operación, la mayoría absoluta necesaria no es de seis, sino de nueve ediles.

Dimite el alcalde de Catoira y se suspende el pleno de la moción de censura Manuel Méndez

La única posibilidad, en consecuencia, sería que los socialistas díscolos y los nacionalistas recibieran el apoyo de los tres concejales que tiene el PP de Iván Caamaño, y este no se lo dará, “bajo ningún concepto”.

Por cierto, que el escrito en el que se proponga la moción de censura deben incluir las firmas debidamente autenticadas por notario o por el secretario general de la Corporación, quien comprobará que la moción de censura reúna los requisitos exigidos. Y no parece probable que los detractores de García puedan conseguirlo.

Iván Caamaño: “No aceptaríamos aunque me propusieran a mi como alcalde; el BNG es lo peor”

Presentar una moción de censura contra Alberto García no es posible porque, sencillamente, el PP de Iván Caamaño no quiere.

No va a acceder “bajo ningún concepto, ni siquiera en el supuesto de que el BNG me propusiera a mi para ocupar la Alcaldía”, espeta.

E insiste: “No queremos saber nada del BNG porque es lo peor que puede haber para la política y para Catoira”. En su día sí arropó a los nacionalistas y puso un alcalde del BNG (Xoán Castaño). “Lo hicimos porque creímos que era lo mejor, pero nos equivocamos, por eso después decidimos apartarlo del poder, al ver que llevaba al Concello al desastre absoluto”, reflexiona el líder del PP.

Superados esos “experimentos”, ahora tiene claro que “hay que esperar a las elecciones de 2023 y entrar en la Alcaldía ganándola en las urnas”, por eso no va a apoyar “ese cambalache que proponen el BNG y tres tránsfugas”.

En definitiva, que “dentro de dos años serán los catoirenses quienes pongan las cosas en su sitio; lo que queda ahora es seguir trabajando por el pueblo, que es algo que el BNG jamás hizo”.

Compartir el artículo

stats