Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La deforestación de Guillán llega al Parlamento

El agua de las riadas encharca el núcleo de Guillán.

El agua de las riadas encharca el núcleo de Guillán. Iñaki Abella

Los trabajos de desmonte en Guillán destinados a una macroexplotación vinícola de uva albariña de casi 25 hectáreas de terreno llega al Parlamento de Galicia pues el BNG espera respuesta acerca de “las escorrentías producidas por el desmonte realizado en la parroquia”.

La portavoz del grupo nacionalista, Montserrat Prado, expone que tanto la comunidad de montes como los residentes en la localidad “han mostrado su preocupación por los desmontes que un promotor lleva a cabo en una serie de parcelas que adquirió en la zona alta de la parroquia, en las inmediaciones del campo de fútbol de Berdón”.

Dichas parcelas suman una superficie de casi 250.000 metros cuadrados, “aunque todo indica que la finca se va a ampliar porque los promotores están adquiriendo todavía más parcelas contiguas al terreno inicial”, apunta.

Pero como subraya Prado en su petición de explicaciones se trata de un terreno arbolado que “fue deforestado” de tal modo que se “han cortado árboles” y “eliminado todo tipo de vegetación”.

El proyecto destina una enorme extensión de 250.000 metros cuadrados a viñedo

decoration

En la mencionada pregunta exponen que el proyecto, del que dio cuenta pormenorizadamente FARO DE VIGO, consiste “en destinar esta extensión de terreno a la plantación de viñedo”.

Recuerda asimismo que estas parcelas “están situadas en una zona alta de la parroquia, y una de ellas presenta una pendiente muy pronunciada, en la que se llevó a cabo una canalización que en cuanto llueve desvía todo el agua, piedras y otros materiales hacia fincas, viviendas, viales, fuente, río y lavadero.

Peligro de los sulfatos

Asimismo, recoge el BNG en la pregunta el temor de los vecinos “por las negativas consecuencias de esta plantación por las labores de cultivo y uso de productos fitosanitarios” que pueden afectar también a los depósitos de agua que suministran a la parroquia.

En este sentido, el BNG considera “más que justificada esta preocupación por la gran dimensión de terreno que presumiblemente se va a dedicar a la plantación de viñedos”, así como por el “fuerte impacto ambiental, por la deforestación que se está llevando a cabo y por las repercusiones que pueda tener en la vida de la parroquia desde el punto de vista sanitario y de seguridad”.

Otros organismos

Y en este sentido consulta a la Xunta si tiene conocimiento “de la deforestación de una importante extensión de terreno calificado como forestal en la parte alta de la parroquia de Guillán”.

A la vez subraya su interés por saber si existe autorización de Medio Rural para el cambio de uso de las parcelas forestales a actividad agraria.

Y finalmente se interesa por los informes que haya elaborado Augas de Galicia “sobre posibles afectaciones de una plantación vitivinícola de estas dimensiones en los acuíferos de la zona”.

Los temporales descubren el daño ambiental


Es con ocasión de los temporales cuando los efectos de las riadas quedaron al descubierto en Guillán y Trabanca a principios del presente año. Las escorrentías que en esas ocasiones se registraron fueron espectaculares pues además de la fuerza del agua se produjeron arrastres de tierra, piedra y otros materiales, como reflejan numerosos documentos gráficos que obran en poder de los vecinos.

Esos daños motivaron la orden de paralización de los trabajos de desmonte en el lugar, a los que se atribuyen los desperfectos ocasionados en bienes públicos como la fuente o el lavadero existente en las proximidades.

El caudal de agua sufrido a mediados del pasado mes de abril, con ocasión del temporal Lola, fue de tal magnitud que erosionó una parte de la playa de A Concha, en pleno centro de Vilagarcía. Los daños ambientales son los que más preocupan a lo vecinos.

Compartir el artículo

stats