Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea de encontrar piso en Vilagarcía: pocos, caros y cada vez con más requisitos

Una agente inmobiliaria de Avelino Barreiro enseña un piso en el corazón de Vilagarcía a una persona interesada en convertirse en su inquilina.

Una agente inmobiliaria de Avelino Barreiro enseña un piso en el corazón de Vilagarcía a una persona interesada en convertirse en su inquilina. Noé Parga

Hace años que encontrar un piso de alquiler en Vilagarcía no resulta sencillo. Pero en los últimos meses se ha convertido en una auténtica odisea. Los propietarios cada vez son más reacios al régimen del arrendamiento (por tanto la oferta todavía es más escasa de lo que ya era) y los precios continúan su escalada hasta importes inalcanzables para una gran parte de las economías domésticas. A ello se une el endurecimiento de los requisitos para acceder a una vivienda, como la suscripción de un seguro de alquiler, una exigencia muy extendida en el actual mercado inmobiliario.

Pisos en venta y alquiler en el centro de Vilagarcía. | // NOÉ PARGA

Antonio Leiro, de Inmobiliaria Vilagarcía, indica que el inquilino solo puede destinar el 40% de sus ingresos a costear el arrendamiento. “Por ejemplo para un piso de 450 euros debe cobrar un mínimo de 1.100 al mes y tener un contrato de trabajo indefinido, y hay mucha gente que no reúne esas condiciones”, sostiene el agente inmobiliario.

"Con el seguro de alquiler, para un piso de 450 euros el inquilino debe cobrar un mínimo de 1.100 al mes y tener un contrato de trabajo indefinido, y hay mucha gente que no reúne esas condiciones"

Antonio Leiro - Inmobiliaria Vilagarcía

decoration

En ello coincide desde Inmobiliaria Cambados Gonzalo González: “Muchos inquilinos no tienen garantías y los propietarios exigen más porque no hay una ley que los ampare. Se está usando mucho el seguro de alquiler y la mayoría de la gente no pasa el filtro. Se piden nóminas, declaración de la renta, ... Y en 2020 muchos trabajadores estuvieron en ERTE o sin empleo”.

"Muchos inquilinos no tienen garantías y los propietarios exigen más porque no hay una ley que los ampare"

Gonzalo González - Inmobiliaria Cambados

decoration

Avelino Barreiro, con agencia en la céntrica calle Castelao de Vilagarcía, también apunta que el seguro de alquiler es una fórmula extendida, aunque considera que “no incluye criterios tan restrictivos”. “Se identifica si el inquilino trabaja, sus nóminas, contrato,...”, añade el experto, quien aboga por que sean las administraciones públicas las que habiliten ayudas, ya que “no debe ser el propietario el que pague el pato” y “con los sueldos que hay a la gente le puede costar pagar el alquiler”.

Antonio Leiro. | // NOÉ PARGA

Ayudas públicas

Antonio Leiro, también buen conocedor del sector inmobiliario de la capital arousana, está de acuerdo en que los organismos oficiales deberían garantizar el acceso a la vivienda. “El propietario no está para nada protegido judicialmente y el Gobierno debería elaborar un plan de vivienda, ya sea construyendo una cartera de pisos sociales o aportando garantías de pago al dueño”.

Desalojan un piso "okupado" en Santa Eulalia

Además de los impagos, otro de los temores de algunos titulares es el fenómeno de la “okupación”. Hace unos días las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado intervinieron en un piso de la calle Santa Eulalia, la que baja de la gasolinera de San Roque hasta el río de O Con. Un vecino alertó al propietario de que unas personas se habían metido en su vivienda (hasta ese momento vacía), por lo que este dio aviso de inmediato a la Policía y se procedió al desalojo del inmueble, según relatan desde una inmobiliaria. Para evitar nuevas intrusiones, el dueño ha instalado una puerta de seguridad y un sistema de alarma.

“Está habiendo muchos impagos y los desahucios están suspendidos, por tanto cuando se retomen, los juzgados van a estar colapsados”, vaticina Antonio Leiro, de Inmobiliaria Vilagarcía.

Con todo, en una reciente visita a Vilagarcía, la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, aseguró que el fenómeno okupa como tal no existe ni en la capital arousana ni tampoco en toda la provincia, puesto que las intrusiones que se detectan son resueltas en el momento por las fuerzas de seguridad.

400 euros sin ascensor

Con respecto a los precios, se ponen en el mercado “un cuarto sin ascensor por 400 euros o un piso en Carril por 450 sin garaje porque así el dueño lo alquila aparte”. Antonio Leiro advierte de que los precios han subido y que la diferencia entre oferta y demanda cada vez es mayor. “El piso que hace un año estaba en 350 euros ahora puede llegar a 450. Estamos hablando de un problema gravísimo. El mercado no va acorde a la realidad. La gente llega desesperada en busca de una vivienda. Hay poca y cara. La situación ha empeorado. En un día puede venir a la inmobiliaria una docena de personas preguntando por alquiler”, manifiesta el agente.

"Estamos hablando de un problema gravísimo. El mercado no va acorde a la realidad. La gente llega desesperada en busca de una vivienda"

Antonio Leiro - Inmobiliaria Vilagarcía

decoration

Por el contrario, Avelino Barreiro no cree que Vilagarcía se caracterice por ser una ciudad con el alquiler por las nubes. “Con respecto a la oferta seguimos con problemas porque hay muy pocos pisos; no hay promoción y tampoco rotación. Es cierto que el propietario pide garantías pero los precios no han subido tanto. En Vilagarcía la horquilla no es tan grande. Los pisos más caros pueden llegar a 600 euros y los más baratos a 350 o 300, uno antiguo sin ascensor. Pero estos apartamentos los suele alquilar gente que no cumple, por eso yo no los trabajo”, declara el agente inmobiliario.

“Un piso que en Vilagarcía está a 600 euros en Santiago se alquila por el doble, y una persona en un mismo empleo no gana el doble allí que aquí"

Avelino Barreiro - Avelino Barreiro Servicios Inmobiliarios

decoration

Él compara Vilagarcía con las principales ciudades gallegas, como Pontevedra o Santiago, donde “un piso que aquí está a 600 euros allí cuesta el doble, y una persona en un mismo empleo no gana el doble en Santiago que en Vilagarcía. De hecho hay gente que se vienen a vivir aquí porque es más barato”.

Foráneos que compran

Todas las fuentes consultadas coinciden en que Vilagarcía es una ciudad atractiva para residir en ella. Dispone de todos los servicios (tren, puerto, hospital, juzgados, ...) y su casco urbano se puede recorrer perfectamente caminando, sin los agobios y aglomeraciones de las grandes urbes.

Así lo ven los jubilados que deciden invertir su dinero en comprar casa en la capital arousana. “El perfil es una persona de 60 años para arriba de fuera de Galicia que busca un piso de gama media que tenga ascensor. Vilagarcía tiene un potencial muy grande. Incluso gente que tenía casa en Sanxenxo se ha venido para aquí”, desvela el propietario de Inmobiliaria Vilagarcía.

Barreiro tiene en marcha una promoción en la zona de O Piñeiriño y Fontecarmoa. Son quince parcelas para construir casas modernas de las cuales más de la mitad ya están colocadas. “En general se está vendiendo, tanto por parte de gente de fuera como de aquí. Ayuda el hecho de que las hipotecas están bien, con un interés fijo que se puede conseguir al 1,5%”.

Una casa en venta en Vilaxoán. | // NOÉ PARGA

Interés en casas con terreno para comprar

A la hora de comprar, ha aumentado considerablemente durante la pandemia de COVID el interés en viviendas unifamiliares con terreno, aunque no es una opción apta para todos los bolsillos. “En Cambados por menos de 150.000 euros es difícil encontrar una casa, me refiero para reformar, no para entrar a vivir. Se está buscando mucho casa para restaurar, pero aquí hay pocas”, comenta Gonzalo González, de Inmobiliaria Cambados.

Debido al COVID, ve el futuro “muy complicado”. Avisa que los cierres perimetrales perjudican enormemente al sector. Y en Cambados se avecina uno nuevo.

La odisea de encontrar piso en Vilagarcía: pocos, caros y con más requisitos

“En Cambados la cuota mensual oscila entre 300 y 450 euros, y tampoco hay mucha oferta”

Cambados es un municipio con mucha menos población que Vilagarcía y aunque los alquileres no están tan caros, tampoco resulta fácil encontrar un piso a un precio asequible y en buenas condiciones. “Los importes oscilan entre 300 y 450 euros, según la característica del piso, pero no hay mucha oferta y es complicado”, sostiene Gonzalo González, de Inmobiliaria Cambados.

Advierte de que en la villa albariñense “no se construye un edificio desde 2007”, por lo que el sector “se quedó muy estancado”. “No se mueven muchas viviendas, y las que lo hacen son de segunda mano”, dice en alusión a la compraventa.

Este agente inmobiliario, también dedicado al mundo de los seguros, se muestra preocupado por la crisis sanitaria y por el futuro del sector. “La gente si no gana dinero, no invierte, y aquí han cerrado muchas empresas”, lamenta. Con motivo de las restricciones que acarrea la pandemia y que confinaron a toda la sociedad en sus domicilios la pasada primavera, para comprar “se busca casa para reformar con terreno, aunque no hay muchas”, comenta.

Vilagarcía, el segundo concello gallego con mayor subida de precios en la vivienda usada

El portal inmobiliario Fotocasa, uno de los principales del sector, publicó ayer su informe con respecto a la venta de viviendas de segunda mano en el mes de abril. Según esos datos, Vilagarcía fue el segundo municipio de los analizados en Galicia en el que más subieron los precios con respecto a marzo, concretamente un 4,8%, solo por detrás de Lugo, donde la vivienda se encareció un 6,1%.

El metro cuadrado se sitúa en la capital arousana en 1.240 euros, un 1,9% más que en abril de 2020.

En el conjunto de Galicia el precio de la vivienda usada cayó un 0,5%. Los concellos con mayor descenso mensual fueron, por este orden: Salvaterra de Miño, Ares, Viveiro, Foz, Cambre, Ponteareas, Tomiño, Marín, Cee y Carballo.

En el otro lado de la balanza están los ayuntamientos en los que más se dispararon los precios con respecto a marzo. Son Lugo, Vilagarcía, Mugardos, Sanxenxo, Ribeira, Verín, O Carballiño, Mondariz, Ourense y Moaña.

Nigrán y Sanxenxo lideran el precio del metro cuadrado en la comunidad con 2.684 y 2.601 euros respectivamente.

Las inmobiliarias se desentienden del alquiler vacacional: “No compensa”

Es complicado encontrar una inmobiliaria en Vilagarcía que trabaje con alquiler vacacional. Pese a que en la ciudad existe un buen número de viviendas que funcionan como segundas residencias, las que se ofrecen en régimen de arrendamiento suelen hacerlo a través de internet.

Distintas fuentes del sector en la capital arousana coinciden en que el alquiler vacacional “no compensa” . “Tienes que tener un volumen de viviendas muy elevado para que salga rentable y da mucho trabajo”, comenta Gonzalo González, de Inmobiliaria Cambados.

De hecho los propios establecimientos derivan a los clientes interesados en alquileres vacacionales a agencias especializadas en ellos, como por ejemplo una emplazada en Sanxenxo, o directamente a las plataformas “on line”.

“Yo tengo una casa en la playa, particular, no de la empresa, que voy a gestionarla por internet”, ejemplifica Avelino Barreiro, agente inmobiliario en Vilagarcía con una amplia trayectoria profesional.

Compartir el artículo

stats