Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El albariño también se disfruta a ritmo de rancheras

La actividad presencial desplegada en la campaña de promoción llevada a cabo en México.

La actividad presencial desplegada en la campaña de promoción llevada a cabo en México. FdV

Ni una pandemia global puede frenar al albariño, capaz de seguir ampliando horizontes en todo el planeta gracias al trabajo promocional del Consello Regulador de la Denominación de Origen Rías Baixas. Prueba de ello es la campaña desplegada en los últimos meses, a partir de una preparación previa iniciada ya el año pasado, para dar a conocer al otro lado del charco al que está llamado a ser uno de los blancos mejor valorados del mundo. 

Puede citarse como ejemplo de esa actividad en el continente americano la labor desplegada en México, donde el departamento de marketing de Rías Baixas puso en marcha actividades dirigidas al consumidor final en las que participaron más de 150 personas y se combinaron la promoción del vino y la formación tanto de forma presencial como online.

 

Un país al que ya exportan 34 bodegas adscritas a Rías Baixas

Se trató de una puesta en escena estratégica para seguir ganando adeptos en el país de las rancheras, en el que actualmente venden sus productos 34 bodegas de Rías Baixas y que ocupa la novena posición en el ranking de países importadores de albariño, con 198.436 litros adquiridos el año pasado. 

Al hilo de esto, no está de más recordar que el año pasado fueron 107 las bodegas encargadas de enviar el vino de Rías Baixas lejos de las fronteras pirenaicas. Exactamente, 10.809.225 botellas (8.106.919,16 litros). Es decir, el equivalente al 33,33% de las ventas totales del pasado ejercicio en Rías Baixas, que gracias a ello generó una facturación de 44 millones de euros. 

Esto fue posible, cabe insistir, a pesar de las dificultades generadas por el COVID-19, los aranceles en Estados Unidos y el Brexit; llegando incluso a experimentarse un ligero aumento en cuanto a volumen exportado (0,90%) y alcanzándose un precio medio por litro de 5,44 euros.

Estados Unidos

El principal destino fue, una vez más, Estados Unidos, que se mantiene como el primer importador de albariño y que en 2020 se quedó el 27,37% del total exportado. 

Por delante de Reino Unido, con un porcentaje del 26,25%, y Puerto Rico, como tercer país importador, que creció más del 30% en volumen y valor, según destacan en el Consello Regulador.

Tanto o más significativo resultó, a su juicio, que sigan “ganando cuota de mercado” países como Irlanda y Canadá, con crecimientos del 15% y 40%, respectivamente.

Todo eso sin menospreciar destinos como Holanda, Suecia y Rusia.

El ranking de exportaciones.

El ranking de exportaciones. Rías Baixas

Una forma de recuperarse tras la crisis

Otra cosa bien diferente es lo sucedido con las exportaciones a destinos como Alemania y México, donde “la crisis sanitaria pasó factura”, confiesan en Rías Baixas.

De ahí la importancia de acciones como las aludidas para recuperar terreno en destinos como México, en este caso con actividades como la experiencia gastronómica titulada “Soy Vino”, una clase en la red social “Wikavinos” y la participación en el programa “It’s drink o’clock & Rías Baixas”. 

Un momento de la promoción del albariño Rías Baixas en México. FdV

Cena maridaje en Ciudad de México

De este modo fue posible dar a conocer las bondades del albariño y la tierra de la que se obtiene, además de propiciar su degustación mediante propuestas como una cena maridaje que tuvo lugar en Ciudad de México y en la que participaron un buen número de empresarios.

Asimismo, según explican en el Consello Regulador, la plataforma Zoom reunió a miembros de la asociación sin ánimo de lucro “Mujeres in Taninos” para “brindar por el sexo femenino”, contando esta experiencia con la participación de seis enólogas y representantes de empresas de la Denominación de Origen.

El catador Andrés Amor y el chef de Casa Limona, Fernando Martínez Zavala, durante la actividad presencial llevada a cabo en México. FdV

Se trata, en síntesis, de ganar o recuperar presencia en los mercados internacionales después de un ejercicio tan complicado como lo fue 2020, una añada que permitió a Rías Baixas vender 24.322.129 litros de producto, lo que supuso una disminución del 12,25% con respecto al año anterior, a causa de la menor producción en los viñedos.

A pesar de todo, el Consello Regulador quiere mirar al futuro con esperanza tras constatar que se exportaron casi once millones de botellas de vino (más de ocho millones de litros de albariño) a setenta países, entre ellos, como queda dicho, Estados Unidos, Reino Unido, Puerto Rico o Rusia.

Lo mejor de todo, aducen en el Consello Regulador, es que el presente ejercicio ofrece esperanzadoras expectativas, pues la supresión de los aranceles de Estados Unidos “nos hace presagiar un buen futuro para las exportaciones”. Máxime después de que en los dos primeros meses de este año se registrara un incremento del 16% en volumen de vino verificado por el Órgano de Control y Certificación del Consello Regulador.

“Un trabajo de años combinando origen, calidad y diferenciación"

En resumen, y volviendo al principio, que la exportación de los vinos Rías Baixas sigue por el buen camino, a pesar de todas las dificultades, “gracias a la apuesta continuada de las bodegas, que invierten recursos económicos y humanos, y al apoyo de este Consello Regulador”, destacan en la DO.

Aluden así a “un trabajo de años combinando origen, calidad y diferenciación" que permite que los vinos de Rías Baixas sigan ganando enteros en todo el planeta.

Brindis simultáneao en el Día Movimiento Vino D.O.

Paralelamente, Rías Baixas se adhiere, un año más, al Día Movimiento Vino D.O., a celebrar el sábado, de forma virtual, convocado por la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, la asociación que representa a las Denominaciones de Origen de vino.

Cartel que anuncia la cita del brindis simultáneo. FdV

 De este modo se quiere “reivindicar el vino con D.O., los valores a ligados al mismo y, también, las joyas turísticas, gastronómicas y culturales de cada zona”, explican los promotores de esta actividad puesta en marcha hace un lustro. 

La idea es que el sábado, a las 13.30 horas, “las Denominaciones de Origen, los apasionados del vino con D.O. y el público en general se unan de manera simbólica para brindar de forma simultánea por el vino con Denominación de Origen”.

Sostenibilidad

Es, en definitiva, una propuesta entre festiva, participativa y reivindicativa con la que dar a conocer el vino con D.O. y “valores como la calidad, diversidad, autenticidad, arraigo cultural, estilo de vida saludable, protección del medio ambiente y sostenibilidad”.

Pero también una forma de “hacer un llamamiento a reconocer el valor diferencial del vino D.O. como una joya de nuestro patrimonio, al igual que existen otro tipo de joyas culturales, paisajísticas o gastronómicas en las distintas regiones de España”.

Compartir el artículo

stats