Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corren tiempos de labranza

Trabajos de labranza en la comarca.

Trabajos de labranza en la comarca. M. Méndez

La comarca de O Salnés y el territorio Ullán están volcados en el cuidado de sus tierras de cultivo. Lo están desde que mejoró el tiempo, hace unas semanas. Y seguirán trabajando duro una vez superadas las últimas precipitaciones, en cuanto el terreno vuelva a secarse lo suficiente.

Tractores, motocultores, carretas, desbrozadoras, azadas y máquinas sembradoras cobran protagonismo en el rural arousano ahora que es momento de preparar los cultivos estivales, haciendo que los tonos ocres del otoño dejen paso al manto verde y negro que forman la hierba y la tierra recién arada. 

Una mujer subida al remolque de un motocultor durante la labranza, en Vilanova. M.M.

Los más madrugadores ya acondicionaron el terreno a conciencia y realizaron las correspondientes plantaciones, por lo que ya se aprecia la brotación del fruto en numerosas “leiras”. Los demás lo harán en lo que resta de abril y a lo largo de mayo, el mes por excelencia de la siembra.

Un vecino de Ardia (O Grove) con dos vacas.

Un vecino de Ardia (O Grove) con dos vacas. M.M.

Se nota, sobre todo, en Meis, Meaño, Ribadumia, Cambados, Valga, Catoira y Pontecesures. Pero también en San Vicente de O Grove, lugares de Vilagarcía como Cea, Castroagudín, Rubiáns y Trabanca, en A Illa, Vilanova… Y es que aún tratándose de una comarca que mira a la ría, la actividad agrícola sigue jugando un papel destacado en este territorio.

Imagen de archivo de un tractor arando la tierra, en Ribadumia. M.M.

Y no exclusivamente por la proliferación de viñedos o los igual de conocidos cultivos de kiwis y pimientos, sino también por la existencia de grandes superficies de plantaciones de frutales, maíz, trigo, patatas y todo tipo de verduras, hortalizas y cereales.

Los arousanos se emplean a fondo en sus tierra de cultivo. M.M.

Es cuando cesan las precipitaciones y la subida de la temperatura permite rebajar los niveles de humedad cuando los agricultores se ponen manos a la obra, tanto si es para arar y oxigenar el suelo como para eliminar las malas hierbas o realizar plantaciones.

Un hombre trabajando la tierra en entre Pontearnelas y Cabanelas. M.M.

Es ahora, cuando la brotación del viñedo es más que evidente, e incluso empiezan a aplicarse tratamientos fitopatológicos, cuando se plantan la mayoría de los cultivos de verano, desde judías a tomates, pasando por lechugas, patatas de tarde, calabazas, pimientos, berenjenas, sandías, calabacines, pepinos o maíz.

Compartir el artículo

stats