Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos trasladados al Hospital tras el incendio en el geriátrico de Ribadumia

22

Alarma en Ribadumia por un incendio en el geriátrico. Iñaki Abella

Los Bomberos y varias agrupaciones de Protección Civil de la comarca se moviliaron durante la noche de ayer domingo tras la alerta por un incendio en el geriátrico de Ribadumia. El fuego se declaró poco antes de las 22.00 horas en una habitación de la primera planta del edificio, y no ha causado daños personales de gravedad. De todos modos, el 061 sí trasladó a dos personas al Hospital do Salnés, a una mujer de 42 años, de iniciales M.C.I., y a un hombre de 51, de iniciales J.T.C.

Además, el 061 atendió en el punto a un total de 35 personas, la mayoría residentes en la primera planta del edificio. Lo hicieron los técnicos sanitario y el personal de guardia del centro de salud de Cambados.

Fuentes consultadas señalan que el siniestro se originó en el colchón de uno de los dormitorios, pero que fue rápidamente sofocado por una auxiliar de enfermería. En todo caso, se dio aviso a la central de emergencias del 112 Galicia, que movilizó a su vez a los Bomberos y a la agrupación de Protección Civil de Ribadumia. Estos, a su vez, pidieron los refuerzos del servicio de emergencias de Cambados, que desplazó el vehículo nodriza.

Al final, todo quedó en un susto mayúsculo, ya que las llamas apenas afectaron más que la cama donde se originaron. En todo caso, se desalojó la primera planta del inmueble, realojando provisionalmente a los residentes en otros espacios del centro. Mientras, los Bomberos llevaron a cabo una exhaustiva ventilación del edificio.

El geriátrico de Ribadumia tiene más de un centenar de plazas, siendo uno de los más grandes de la comarca.

Este fue el segundo incendio urbano que se produjo ayer domingo en O Salnés. Sobre las dos de la madrugada, se registró un fuego en el interior de uno de los molinos de la ruta del río de A Chanca (Meaño), concretamente en el reconvertido en bar. El siniestro se inició presuntamente en la cafetera, y los dueños tuvieron conocimiento rápidamente del mismo gracias a la alarma del local.

Compartir el artículo

stats