Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catoira, otra vez a un paso de la moción de confianza

Un momento del pleno de los presupuestos de Catoira, celebrado en la mañana de ayer. |  // IÑAKI ABELLA

Un momento del pleno de los presupuestos de Catoira, celebrado en la mañana de ayer. | // IÑAKI ABELLA

Socialistas y nacionalistas han tumbado los presupuestos más elevados del Ayuntamiento de Catoira en un pleno que se aventuraba polémico pues varios ediles del gobierno habían anunciado su rechazo a aspectos como las tres dedicaciones exclusivas para los tres grupos que propuso el alcalde Alberto García.

El documento fue una propuesta del tándem formado por el histórico alcalde Alberto García y el portavoz popular Iván Caamaño sobre una tarta de 4,5 millones de euros para el presente ejercicio.

El alcalde Alberto García en el pleno de los Presupuestos Iñaki Abella

Pero la propuesta no era compartida por todos. El BNG y tres ediles del PSOE se escudan en que el documento contiene tres dedicaciones, que son para los grupos de la corporación en vez de para una persona en concreto.

Acusación de soborno

El BNG llega a insinuar, explica el gobierno, que las dedicaciones “son sobornos que García quiere dar a los partidos”. En opinión de los populares “la única razón que justifica su apoyo a la propuesta económica es que la mitad ha sido confeccionada por el PP” y recuerdan que al BNG se le ofreció la posibilidad de contribuir “pero no aportaron absolutamente nada”

Utilizan la excusa de las dedicaciones exclusivas porque tienen miedo a votar a favor de unos presupuestos que cambiarían por completo nuestro municipio

Iván Caamaño - Portavoz del PP en Catoira y socio del Gobierno de García

decoration

Caamaño subraya que tanto el BNG como el PSOE “utilizan la excusa de las dedicaciones exclusivas porque tienen miedo a votar a favor de unos presupuestos que cambiarían por completo nuestro municipio, unos presupuestos que harían que el año de gobierno del BNG quedase en un ridículo mayor”.

Iván Caamaño, durante el debate municipal en el que fracasó la aprobación del presupuesto de 2021 Iñaki Abella

Añade el PP que los dos partidos votaron en contra de proyectos tan importantes como el asfaltado de Coaxe a Caldas, de Abalo a Bamio, de O Busto a Coaxe, de A Canteira en Abalo, del paseo en Abalo o de O Campo en Catoira.

Argumentan que también han votado en contra de la mejora de la seguridad en el parque empresarial, de la pavimentación del camino de Menda hasta Portecanles, de la glorieta en la PO-548, de las reformas en el Campo das Lombas o de la posibilidad de ampliar el parque eólico o de un proyecto de mejora del camino escolar seguro al CPI Progreso que contaba con 252.000 euros.

Mil euros para cada uno de los tres grupos

Insiste el PP en que la propuesta que se llevó a pleno radicaba en aportar 1.000 euros a cada uno de los grupos municipales, “siempre y cuando cada grupo decidiera cobrarlos”., una cantidad que entienden no debería haber pesado más que todas las gestiones en la Xunta para conseguir esta financiación.

Alberto García, de pie, ante los otros diez ediles de la Corporación de Catoira Iñaki Abella

Respecto a los tres concejales del PP, Caamaño considera que está muy clara su estrategia que, dice, “consiste en tumbar a García y quedarse con su sillón para luego sentar a su lado al BNG, el cual realiza ahora la función de insultar a los concejales, amenazar, mentir y ensuciar todo lo que encuentra por el camino”.

Añaden que con Touriño al frente “no dudan en apuñalar a nadie, ni siquiera a su propio jefe de filas “formando junto al BNG lo peor de la política de Catoira, una imagen para la que no hay palabras”, enfatizan.

El Gobierno podría someterse a una cuestión de confianza con carácter previo a una tercera censura


Los populares lamentan que ni al BNG ni a los ediles socialistas díscolos les preocupe la actual situación en el Ayuntamiento de Catoira. Entienden que todos ellos “viven escondidos” hasta el mismo momento en el que salen “para mentir y volver a esconderse”. Señala Caamaño que ninguna de las propuestas que se llevan a cabo en Catoira “están bien planteadas a los ojos de estas personas”, de modo que nunca “hay algo positivo en la gestión, salvo que las realicen ellos”. El PP subraya que “son esa clase de concejales que al igual que el BNG son capaces de cobrar 52.000 euros al año y luego acusar de soborno al resto de partidos cuado a día de hoy aún no cobramos ni un euro por nuestro trabajo” Caamaño expone que en estos dos años desde las elecciones municipales de 2019 “quedó muy claro qué clase de políticas hace un grupo y cómo la realizan los demás”. El rechazo al presupuesto da pie a que se pueda plantear la cuestión de confianza y derivar luego en una nueva moción de censura en Catoira. Casi un año después de la primera moción a Xoán Castaño del BNG, la posición de los once ediles reunidos en la mañana de ayer vuelve a ser muy delicada, sin que se pueda descartar una nueva propuesta de relevo en la Alcaldía de la villa vikinga para elegir un tercer regidor.

Compartir el artículo

stats