Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilanova, Meaño y Ribadumia pasan al nivel alto de restricciones por COVID

Control que la Guardia Civil de O Grove llevó a cabo ayer por la tarde en A Lanzada. |  // CEDIDA

Control que la Guardia Civil de O Grove llevó a cabo ayer por la tarde en A Lanzada. | // CEDIDA

El empeoramiento de la pandemia en varios municipios de O Salnés tuvo ayer su traducción en el comité clínico que asesora a la Xunta de Galicia, que decidió endurecer las restricciones en Vilanova, Ribadumia y Meaño. Así, en estas localidades pasan del nivel medio de limitaciones al alto. Esto supone, por ejemplo, que los establecimientos hosteleros solo podrán trabajar en las terrazas. Este cambio entra en vigor a las 0.00 horas del viernes.

El comité clínico ha decidido asimismo que O Grove sigue en restricciones máximas, al igual que A Pobra do Caramiñal y otros dos municipios gallegos. En consecuencia, en el municipio grovense seguirá cerrada la hostelería, están prohibidas las reuniones de no convivientes y no se puede entrar ni salir del mismo sin causa justificada.

Todos los ayuntamientos de O Salnés, y Catoira, están en el nivel de restricciones medio. Y Pontecesures y Valga se encuentran en el básico.

La situación sanitaria empeoró sustancialmente en O Salnés desde el final de la Semana Santa, aunque en los últimos días parece apreciarse una estabilización. El número de casos activos ya no crece tan rápido. Pero a pesar de ello, las restricciones se incrementan en varias localidades.

Los datos, concello a concello

En la comarca de O Salnés hay en estos momentos unos 250 casos activos. El número de positivos creció rápidamente los primeros días después de Semana Santa, pero ese ritmo parece haberse ralentizado ligeramente. El municipio más afectado sigue siendo el de O Grove, con 64 diagnosticados de COVID, tres más que en la víspera. Mientras, en Vilagarcía, son 59, uno más que el lunes.

Se trata de los dos municipios de O Salnés con mayor incidencia del coronavirus en estos momentos. En Vilanova hay 34 positivos, uno más que el lunes, mientras que en Sanxenxo son 30, los mismos que en el anterior balance de la Xunta.

En Cambados hay 20 personas con coronavirus, uno menos que el lunes, mientras que en Ribadumia son 14 los infectados, misma cifra que el día anterior. Tampoco hay variación en Meaño (doce casos activos), mientras que en Meis pasaron de seis a nueve en las últimas horas. Finalmente, en A Illa rondan la media docena de positivos.

En lo que respecta a los municipios del Ullán, la situación es especialmente buena en Valga y Pontecesures, donde no se diagnostica ningún caso nuevo desde hace más de una semana. Y en Catoira la incidencia acumulada está por debajo de los 250 casos por cada 100.000 habitantes.

Entre tanto, las fuerzas de seguridad continúan realizando controles de movilidad para evitar el paso de personas a ayuntamientos cerrados. Es el caso del de O Grove, sometido a restricciones máximas, por lo que no se puede entrar ni salir del término municipal salvo por causas justificadas. Ayer mismo, agentes de la Guardia Civil de O Grove llevó a cabo un control en A Lanzada.

Menos de medio centenar de positivos en la educación

El informe diario de la Xunta de Galicia sobre la incidencia del coronavirus en los centros educativos indica que hay, en estos momentos, 44 positivos en los colegios e institutos de O Salnés y Ullán, entre alumnos, profesores y otros miembros de las comunidades educativas. En cuanto al número de aulas cerradas, son tres las afectadas, todas en escuelas de Educación Infantil. Se trata, en concreto de las de Aios y O Tombo, en Sanxenxo, y la de O Grove.

Por número de infectados, la localidad con más casos es la de O Grove, pues hay siete diagnosticados en el instituto Monte da Vila y tres en el de As Bizocas. También hay tres positivos en el colegio de As Bizocas. En Vilagarcía, hay en estos momentos siete casos activos.

Son alumnos o trabajadores del Princesa Letizia, los colegios Arealonga y San Francisco, el centro de Educación Infantil Vagalume, y los institutos Cotarelo Valledor, Castro Alobre y Fermín Bouza Brey. Una parte de los contagios desde las vacaciones de Semana Santa se produjo entre la población joven, de ahí que parte de los cribados que ha llevado a cabo el Sergas en las últimas semanas se dirigiese a personas de menos de 40 años.

En Cambados, por ejemplo, se están ultimando los detalles de un cribado que se va a hacer el domingo próximo, y que será para los vecinos de 20 a 29 años. Mientras, la situación en las residencias de la tercera edad sigue estabilizada. En estos momentos, según los datos del Sergas, no hay enfermos de COVID en ninguno de los centros de la comunidad autónoma.

Compartir el artículo

stats