Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un incendio iniciado en un dormitorio causa graves daños en un piso de Vilagarcía

El incendio se produjo en un segundo piso del inmueble. |  // N.PARGA

El incendio se produjo en un segundo piso del inmueble. | // N.PARGA

Pasaban unos minutos de las 14.30 horas de la tarde de ayer cuando Roberto Carlos Orvich regresó al piso de la calle Alexandre Bóveda, de Vilagarcía, en el que tiene una habitación alquilada. Nada más entrar en casa, vio como salía humo por debajo de la puerta de una de las habitaciones que dan a la calle. Avisó rápidamente al dueño del inmueble, Gonzalo Méndez, que estaba durmiendo en otro cuarto, y tras echar la puerta abajo descubrieron que el fuego ya estaba consumiendo buena parte de los enseres del dormitorio.

Un salón, muy dañado por el humo. | // NOÉ PARGA

El incendio causó graves daños en el inmueble, un segundo piso de la calle Alexandre Bóveda, prácticamente enfrente de la plaza de abastos de Vilagarcía. Gonzalo Méndez, de 67 años, fue atendido por los técnicos del 061 de quemaduras en varios dedos, que se produjo al intentar sofocar las llamas con una manta. También se quejaba de dificultades para respirar, de ahí que cada poco tiempo tuviese que asomarse a las ventanas abiertas.

El fuego destruyó por completo la estancia en la que se había originado, y los daños eran también apreciables en el pasillo. Además, el humo afectó a la práctica totalidad de la vivienda, en la que residen el propietario, y tres personas a las que Méndez alquiló habitaciones.

Interior del dormitorio donde presuntamente se inició el fuego. | // NOÉ PARGA

El dueño del inmueble manifestó que cuando Roberto Orvich y él intentaron apagar el incendio, “pensamos que lo conseguiríamos entre los dos”. En cuanto al origen, plantea que, “pudo ser el televisor”, ya que colocaron un aparato de segunda mano hace apenas un par de semanas en el dormitorio quemado. Pero tampoco descarta que el inquilino de ese cuarto, que salió apenas diez minutos antes de casa, pudiese haber dejado por descuido un cigarrillo mal apagado.

En cualquier caso, el fuego se propagó con gran rapidez al prender en los muebles o el colchón de la cama. Sea como fuere, asumen que fue un susto enorme, pero que por fortuna están bien. “Si no llego en ese momento, Gonzalo ahora estaría muerto”, afirma Orvich, puesto que el incendio podría haberse propagado más por la casa, llenándola por completo de humo.

"Pensamos que conseguiríamos apagar el incendio entre los dos"

Gonzalo Méndez - Propietario del piso quemado

decoration

Al ver que la situación se descontrolaba, dieron alerta a los servicios de emergencias. Pero los Bomberos ya estaban avisados desde hacía unos minutos, porque un hombre que pasaba en bicicleta por la zona vio el humo y salió rápidamente hacia el parque de los bomberos –situado a menos de medio kilómetro– para alertar.

Los vecinos desalojaron por su propia iniciativa el edificio –aunque no es lo recomendable en estos casos– asustados sobre todo tras escuchar una explosión, que presumiblemente fue el producto de estallar los cristales con el calor.

La deflagración en el Bosque de Desamparados

Hace poco más de un mes se produjo otro grave incendio urbano en Vilagarcía, en aquella ocasión a consecuencia de la explosión de la caldera de gas de una vivienda del Bosque de Desamparados. Un incidente que provocó heridas graves a dos de los ocupantes del piso, uno de los cuales llegó a ser evacuado en un helicóptero que tuvo que aterrizar de emergencia en el campo de fútbol de A Lomba.

Un técnico especializado en gas también acudió ayer a la vivienda incendiada en Alexandre Bóveda, tanto para descartar que el fuego pudiese haberse originado en la cocina, como para asegurarse de que no había peligro tras el incendio, que dejó temperaturas altas en el inmueble durante varias horas pese a permanecer completamente ventilado.

Además de los servicios de emergencias, se presentó en el punto la concejala de Servicios Sociais, Tania García, por si fuese necesario que el Ayuntamiento echase una mano a los residentes en la vivienda.

Compartir el artículo

stats