Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sorteando controles policiales para llegar a destino prohibido

Un control de salida efectuado por la Guardia Civil en O Grove, ayer.

Un control de salida efectuado por la Guardia Civil en O Grove, ayer. M. Méndez

Los turistas tienen ganas de mar, de gastronomía, de fiesta y de Galicia. Parece que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para cumplir ese deseo, y ni siquiera los controles de Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local pueden evitarlo.

Los agentes tratan de redoblar esfuerzos, pero se antoja del todo imposible que puedan estar en todas las carreteras a la vez, y a cualquier hora del día o de la noche.

De ahí que a pesar de todas las recomendaciones y prohibiciones, los visitantes –tanto si son conscientes de ello como si no– sigan contribuyendo a propagar el coronavirus.

Agentes de la Guardia Civil de O Grove en el istmo de A Lanzada, ayer. M. Méndez

Así se desprende de la llegada de visitantes a Galicia y, muy especialmente, a la comarca de O Salnés, donde la ría de Arousa ejerce como una especie de imán.

20

Control policia en O Grove Iñaki Abella

Sigue llegando gente que se salta a la torera los confinamientos de sus pueblos, ciudades o regiones.

Y tanto si es así como si no, los hay que se saltan el cierre perimetral de su destino, es decir, de Galicia y municipios como O Grove.

Ayer, sin ir más lejos, era evidente la nutrida presencia de turistas llegados de otras regiones españolas en la isla de A Toxa.

23

La Usecic de la Guardia Civil también vela por el cumplimiento de las normas COVID Manuel Méndez

Como también en el casco urbano meco y en San Vicente do Mar. Y eso que la hostelería, uno de los principales reclamos, está cerrada.

“Mucha gente de fuera”

No lo está en otros ayuntamientos arousanos donde, como en el meco, se aprecia que “hay mucha gente de fuera”, explican los hosteleros que sí están operativos.

Agentes de la Guardia Civil de O Grove en un control en A Lanzada, ayer. M. Méndez

También los efectivos de policía y Guardia Civil consultados señalan que prácticamente a diario se encuentran en los controles ciudadanos llegados de fuera de Galicia que son obligados a volver sobre sus pasos.

Otra cosa es que vuelvan a intentarlo cuando los agentes ya no están.

Compartir el artículo

stats