Los alumnos del IES As Bizocas, en San Vicente de O Grove, han regresado al complejo intermareal. Lo hicieron, una vez más, al abrigo de su proyecto educativo Natur Bizocas y de la unidad didáctica mediante la que se transmite a los jóvenes la importancia de las praderas marinas.

Los alumnos analizan el manto que se encuentra en el complejo intermareal. Natur Bizocas

Fue así como pudieron conocer la riqueza que se esconde entre ese manto verde, donde se encontraron desde medusas a cangrejos y chocos.

¿Qué es Ceida?

El Centro de Extensión Universitaria y Divulgación Ambiental de Galicia (Ceida) se presenta como un órgano destinado a "promover la educación ambiental en todos los sectores sociales, así como el intercambio científico y cultural, trabajando en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales y fomentando las buenas prácticas ciudadanas en este campo".

Su puesta en marcha fue "fruto de un convenio de colaboración entre la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio  de la Xunta de Galicia, la Universidade da Coruña  y el Concello de Oleiros  para coordinar, dinamizar y promover la educación ambiental en Galicia".


Ya se explicó en su momento que los alumnos del IES de San Vicente participaban en el proyecto “Zostera”, impulsado por el Centro de Extensión Universitaria e Divulgación Ambiental de Galicia (Ceida) con el apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Al bajar la marea los alumnos pueden descubrir la riqueza que se esconde en el Complejo Intermareal Umia-O Grove.

Al bajar la marea los alumnos pueden descubrir la riqueza que se esconde en el Complejo Intermareal Umia-O Grove. Natur Bizocas

A las clases iniciales, desarrolladas en el aula, se sumaron las lecciones impartidas sobre el terreno. Aprovechando a bajamar, alumnos y profesores pueden desplazarse a la zona de O Vao, en el Complejo Intermareal Umia-O Grove, para examinar in situ ese importante manto vegetal.

Un momento de la actividad.

Un momento de la actividad. Natur Bizocas

En el Ceida, donde abogan por la educación ambiental, el intercambio científico y cultural, la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales y las buenas prácticas ciudadanas en este ámbito, explican a los adolescentes que las praderas marinas “tienen una elevada importancia ecológica y proporcionan múltiples ventajas en su entorno”.

Los estudiante toman buena nota de cuanto encuentran Natur Bizocas

Y los jóvenes pueden comprobarlo in situ, entendiendo por qué este manto vegetal está considerado como una gran despensa de alimento para infinidad de especies que, además, hace de refugio para otras muchas.

La claves de las charlas-taller desarrolladas por el Ceida:

  • Qué son las praderas marinas y las diferencias principales con las algas.
  • La importancia de las praderas marinas en los ecosistemas costeros.
  • Para qué nos sirven las praderas marinas.
  • Actividades que ponen en riesgo su buen estado de conservación.
  • Las praderas marinas de la comarca en la que se sitúa el centro escolar.


Lo que busca Ceida con este proyecto es “divulgar entre el alumnado la biodiversidad de su entorno más próximo y su importancia para su bienestar”.

Te puede interesar:

Una clase práctica sobre las praderas marinas. Ceida

Los alumnos aprenden así que, a pesar de la importancia que tienen, las praderas marinas “son altamente desconocidas e incluso consideradas, en ocasiones, como malas hierbas”, lo cual agrava el impacto al que se ven sometidas y provoca la progresiva disminución de su extensión.