Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "guerra de la mejilla" escribe otro capítulo

Un bateeiro arousano en plena recolección de mejilla en la ría de Ares-Betanzos, ayer. FdV

Tardaba en hacerse notar, pero la "guerra de la mejilla" (semilla o cría de mejillón), que este año ya había librado una pequeña y primera batalla en enero, no podía faltar a su cita de primavera anual. Así, percebeiros y bateeiros vuelven a tirarse los trastos, de momento “solo” verbalmente, a causa de la recolección de molusco alevín en el litoral.

Así lo denuncian mejilloneros de las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo, quienes vuelven a sentirse “amenazados y perseguidos” tras los nuevos “episodios de tensión” registrados en las dos últimas semanas en la costa gallega.

Sin llegar, aún, al levantamiento de barricadas para impedir su trabajo, el lanzamiento de piedras, las agresiones, sabotajes y otros tristes episodios vividos en el pasado, no cabe duda de que la escalada de tensión de cada primavera parece repetirse e ir en aumento.

Una vez más, los acuicultores reclaman poder ejercer “libremente y sin coacciones” su derecho a extraer la cría de mejillón que crece en las rocas de la costa gallega, desde Baiona y A Guarda hasta Laxe, pasando por Sálvora, San Vicente, Corrubedo, O Pindo, Camariñas, Sada y tantos otros lugares.

Un bateeiro arousano recolectando mejilla en la costa de Ares, ayer. FdV

La posición contraria es la de los percebeiros, cuyo producto crece en las mismas rocas que la cría de mejillón y que se quejan de que los bateeiros “acaban con todo” cuando usan las “raspetas” para obtener la semilla que necesitan para “encordar” sus bateas y preparar el siguiente ciclo de cultivo.

En muchas de las cofradías de pescadores que explotan percebe alegan que “al sacar la mejilla también se llevan nuestro producto o lo arrasan”.

Aunque los bateeiros niegan la mayor, aseguran que solo van “a lo suyo” e insisten en que la única intención de algunas cofradías de pescadores es amedrentarlos, “para así dedicarse los propios mariscadores a recoger la semilla y después vendérnosla”.

Es una práctica que, en realidad, ya existe, pues algunos mejilloneros parecen aceptarla. Pero son una minoría, ya que el grueso del sector acuicultor insiste, y así es, en que la ley los ampara y autoriza a recoger esa semilla que acabará creciendo en las cuerdas de los parques de cultivo flotantes hasta alcanzar el tamaño de “desdoble” y, después, el comercial.

Un bateeiro dispuesto a saltar a las rocas para recoger cría. FdV

En definitiva, que más de lo mismo, pues se trata de los argumentos que se repiten todos los años por estas fechas, cuando la campaña de la mejilla entra en su recta final y los bateeiros intensifican su acceso por tierra y mar a las rocas más batidas por el Atlántico.

Y si los razonamientos, acusaciones y explicaciones de los dos sectores enfrentados son los mismos de siempre, también lo es “la inacción de la Consellería do Mar” de la que se quejan unos y otros.

Las dos partes enfrentadas se sienten desprotegidas, y las dos sospechan que, tarde o temprano, el enfrentamiento verbal, los insultos y amenazas pueden desencadenar en “algo peor”.

5

Control policial en la Costa da Vela ante el conflicto entre percebeiros y bateeiros Faro de Vigo

Esta semana lo advierten nuevamente, tras constatar que la crispación vuelve a escena, tanto en el sur (Baiona) como en el norte (Laxe). En el primer caso, los bateeiros de Arousa sostienen que “la patrona mayor “está utilizando las redes sociales para desprestigiarnos y calentar el ambiente”, a lo que añaden que ya han recibido “los primeros insultos y amenazas por parte de los percebeiros”.

Proceso de "encordado" de mejilla en el puerto de Rianxo. M.M.

El conflicto de Baiona

Eso sin olvidar que “los agentes de la Xunta llegaron a levantar acta contra un compañero por cruzar a nado de una piedra a otra”, aseguran.

Sucedió casi al mismo tiempo que en Laxe “un vigilante nos amenazaba diciendo que nos fuéramos y dejáramos de coger cría, ya que, de lo contrario, iba a avisar a los percebeiros para que nos expulsaran”, alertan los acuicultores.

Respeto a lo ocurrido en Baiona –el martes–, hay que decir que la patrona mayor, Susana González Álvarez, pronostica el fin de la profesión de percebeirosi la Administración sigue mirando para otro lado mientras algunos que se dicen llamar bateeiros se dedican a arrasar nuestras mejores zonas de percebe en toda Galicia, sin importarles el daño que nos están ocasionando a nosotros, como profesionales del mar, y al medio marino”.

Tras esta reflexión, que los bateeiros tachan de “difamación” y ven como “un intento de poner a la gente en nuestra contra”, la patrona mayor aseguró que los recolectores de cría “arrasaron Pedra Xancada y estuvieron en las piedras de A Guieira; las mejores zonas de percebe de la cofradía de Baiona”.

17

Así recolectan mejilla los bateeiros de Arousa

No satisfecha con esta denuncia pública, añadió que “lo hicieron trabajando de manera ilegal, con embarcaciones ilegales y gente ilegal; pero seguirán viniendo porque llevamos año reclamando soluciones de la Consellería do Mar y no nos escucha”.

“Todo esto son patrañas”, replican bateeiros de A Illa y Vilanova frente a lo que definen como “un nuevo intento de manipulación promovido por algunas cofradías que tratan de orquestar un frente común para expulsarnos de la costa y monopolizar las rocas del todo el litoral gallego”.

Las reuniones no sirven de nada a pesar de que todos temen que se produzca “una desgracia”

Las posturas de percebeiros y bateeiros siguen siendo irreconciliables. De poco sirven reuniones como la mantenida a principios de año entre las cofradías de la provincia de Pontevedra que cuentan con plan de explotación de percebe y responsables de la Consellería do Mar para reclamar una solución “en firme”.

El presidente de la Federación de Cofradías de Pontevedra, José Manuel Rosas, indicaba entonces que los pósitos de Cangas, Bueu, Aldán, Vigo, A Guarda, Baiona y O Grove no piden “nada desorbitado, sino que tratamos de defender nuestro medio de vida”.

44

Un día con los percebeiros de Aguiño

Para ello defienden la creación de zonas de exclusión en las que nadie pueda extraer mejilla, ni percebeiros ni bateeiros; citando como ejemplo la Costa da Vela (Cangas) y negando que los pósitos quieran comercializar la cría de mejillón.

Esa reunión se producía en enero y servía a las cofradías para volver a pedir “diálogo”, como también lo pidieron reiteradamente los bateeiros en otros muchos encuentro s similares, también con Mar.

Pero la prueba de que ese deseo de unos y otros es un brindis al sol es que, al mismo tiempo, se estaban repitiendo los enfrentamientos en las zonas costeras.

20

Los bateeiros encordan mejilla

En enero, por ejemplo, sucedió en Cangas y Aldán, donde “algunos percebeiros increparon a mejilloneros de A Illa, quienes tuvieron que abandonar la zona para evitar males mayores”, aseguran los acuicultores.

A raíz de aquello los bateeiros insistían en que “tarde o temprano habrá que lamentar alguna desgracia”, por lo que, como ahora hacen los recolectores de percebe, condenaban la “tibieza” de la Consellería do Mar.

“Se acabó la campaña de Navidad, y como ahora no tienen ingresos, lo que quieren los percebeiros es recoger ellos la cría para hacer negocio vendiéndola”, denunciaban los acuicultores en enero.

Compartir el artículo

stats