Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comienza la temporada del chorlitejo en Galicia

Imagen de archivo de la colocación por parte de SEO y la Xunta de un jaulón de protección en un nido aparecido en A Lanzada.

Imagen de archivo de la colocación por parte de SEO y la Xunta de un jaulón de protección en un nido aparecido en A Lanzada. FdV

Es tiempo de cría para las aves. Esto significa que el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus), conocido también en Galicia como “píllara das dunas”, trata nuevamente de reproducirse en algunos de sus últimos reductos de la costa.

Dicho de otro modo, que es el momento de extremar las precauciones para permitir que este pequeño y nervioso pájaro de playa pueda anidar.

Es una especie amenazada, catalogada como "Vulnerable", de ahí la puesta en marcha hace una década, por parte de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, de un plan de protección participado por Ayuntamientos como el de O Grove, junto a entidades conservacionistas como la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

"Grupo Píllara"

Un proyecto, dicho sea de paso, que ha servido para crear el llamado “Grupo Píllara”, participado las entidades citadas y otras asociaciones conservacionistas, Universidade de Santiago y Concellos como Carballo y A Pobra do Caramiñal.

Se han unido para ocuparse, precisamente, de la preservación del chorlitejo patinegro, tratando de conseguir una población estable de parejas reproductoras en Galicia.

La policía ya ha tenido que intervenir para pedir a los usuarios de las playas que eviten la presencia de perros. G. Ferreiro / PIO

Así, como cada primavera, ese grupo de acción ha vuelto a reunirse para coordinar las actuaciones a emprender esta temporada, con el objetivo de facilitar que esta especie amenazada se reproduzca con éxito.

Se hace teniendo siempre muy presente que la masificación de los arenales cuando llega el buen tiempo, la presencia de perros sueltos sobre la arena o la acción de máquinas cribadoras de limpieza de playas son algunos de los múltiples factores que pueden perturbar la paz de este característico pájaro.

Un chorlitejo en su nido, cubierto con uno de los jaulones de protección. G. Ferreiro /SEO-BirdLife

Sobre todo poque anida en el suelo, y la misma simplicidad que caracteriza a sus nidos y le permite camuflarse, con los huevos puestos en la arena sin apenas protección, es la que aumenta su vulnerabilidad, ya que esos huevos, los polluelos que puedan nacer de ellos y los propios ejemplares adultos, cuando los incuban, están más expuestos y/o amenazados de lo que sería deseable. 

Medidas protectoras y divulgativas

Motivo por el cual, cuando se localiza alguno de esos nidos, los ecologistas y el personal de las diferentes administraciones públicas implicadas en el citado plan de conservación habilitan zonas de exclusión o instalan jaulones con lo que proteger las puestas.

Imagen de archivo de una jornada de divulgación en las playas para informar a los usuarios sobre la presencia de la "píllara das dunas". SEO-BirdLife Pontevedra

Esto, unido a la colocación de carteles informativos en los arenales, advirtiendo de la presencia de los pájaros en época de cría, son algunas de las acciones llevadas a cabo en campañas de preservación del chorlitejo como la que acaba de arrancar en Galicia.

Al igual que la organización de unidades didácticas en los colegios o campañas divulgativas a pie de playa, para pedir a los bañistas, surfistas y demás usuarios que extremen las precauciones y eviten la presencia de perros, cometas u otros elementos en las zonas de reproducción.

Diferentes carteles instalados para dar cuenta de la existencia de una zona de cría de chorlitejo. FdV

Se trata de medidas especialmente pensadas para localidades susceptibles de ser elegidas por la "píllara das dunas" para tratar de criar.

O Grove

Es el caso de O Grove, donde playas tan populares, y a veces, tan masificadas, como A Lanzada, destacan entre los últimos refugios para las parejas reproductoras de este característico e inquieto pájaro.

De ahí que, en ese mismo lugar, perteneciente a la Reserva Ornitológica O Grove, ya se empezara el mes pasado a advertir a los usuarios que habían aprovechado el buen tiempo para, acompañados de numerosos perros, tomar la orilla en la que empiezan a merodear los chorlitejos buscando el lugar idóneo para nidificar.

Una cría de chorlitejo. FdV

En relación con esto, la concejalía de Medio Ambiente, dirigida por Ángeles Domínguez, indica que la Policía Local ya tuvo que ser avisada de la presencia de algunos ciudadanos que paseaban acompañados de perros por la playa.

Por eso insiste, a través de su Proyecto de Inversión Ornitológica (PIO), en que algunos chorlitejos ya han empezado a frecuentar tanto A Lanzada como otros arenales cercanos “en busca de sus lugares de reproducción”.

"Época crítica"

Lo hace resaltando que la actual “es una época crítica, ya que los chorlitejos empiezan a buscar territorio donde anidar y si ven posibles depredadores, como los canes, se estresan y pueden abandonar las playas”.

Si esto ocurre, incluso pueden dejar de criar en todo el año, de ahí que se pida que, sobre todo en primavera y verano, los canes permanezcan alejados de los arenales. 

Un pollo recién anillado. Gustavo Ferreiro / SEO-BirdLife

Un ejemplar anillado en O Grove, visto en Carballo y Laxe

Medio Ambiente aprovecha el anuncio del inicio de la temporada de cría del chorlitejo patinegro para destacar que entre los ejemplares que han empezado a verse en A Lanzada había varios que fueron anillados en los últimos años, tanto en esta como en otras playas de la costa gallega, que eligen este conocido arenal grovense para intentar reproducirse.

Uno de los ejemplares anillados en O Grove. G. Ferreiro / PIO

Y en relación con esto, el PIO resalta que uno de los polluelos anillados en agosto del año pasado, tras nacer en O Grove, fue visto al mes siguiente en la Costa da Morte, más concretamente en la playa de Baldaio, en el municipio coruñés de Carballo. Y no solo eso, sino que hace un mes fue identificado en la playa de Traba, en el Concello de Laxe. 

La primera limícola declarada Ave del Año en España

 En 2019 el chorlitejo fue declarado por SEO/BirdLife como Ave del Año en España. Se convertía así en la primera limícola que conseguía esta distinción, lo cual da una idea de su importancia y de la necesidad de preservarla.

La entidad conservacionista explicaba entonces, y así se recogió en FARO DE VIGO, que es una especie presente “en todo el litoral mediterráneo, el litoral atlántico de Andalucía y algunos puntos de la costa gallega” estrechamente ligada a “playas, marismas, ambientes dunares y lagunas interiores”, de ahí que sufra “muchos de los problemas que afectan a la biodiversidad en nuestras costas y humedales”.

Los ecologistas, participantes en el plan de recuperación que se lleva a cabo en O Grove, gracias a su grupo de voluntariado para la provincia de Pontevedra, señalaban que “el turismo masivo y algunas formas de ocio en las costas suponen una fuerte molestia para estas aves, en especial durante la temporada de cría”.


Limpieza mecánica

Sin olvidar que “la construcción descontrolada de nuestro litoral también ha representado la destrucción de buena parte de sus hábitats” y que actividades humanas como “la limpieza mecánica de las playas eliminan los restos de algas marinas donde habitan los invertebrados de los que se alimenta el chorlitejo”.

A lo que se añadía que “otro problema para los chorlitejos que anidan cerca de poblaciones humanas es la presencia de gatos domésticos en semilibertad o perros sueltos, que se unen a sus depredadores naturales”.

Es por todo ello que “se incluye en el Libro Rojo de las Aves de España en la categoría de ‘Vulnerable’ y aparece a nivel estatal dentro del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”, recalcan los naturalistas.

La pasada campaña fue positiva, gracias a la pandemia

Ahora que comienza una nueva campaña de protección del chorlitejo hay que decir que la del año pasado fue positiva, en gran parte debido al confinamiento provocado por la pandemia, ya que hizo que acudiera menos gente a las playas y, con ello, redujo la presión ejercida por el ser humano sobre la amenazada especie.

Aunque, no cabe duda, la verdadera clave del éxito está en el programa de protección aludido, que en el Concello de O Grove hizo que diez pollos recién nacidos consiguieran alcanzar las semanas de vida suficientes para empezar a volar y valerse por sí mismos.

La Costa da Morte, donde el año pasado fue localizado un chorlitejo anillado en O Grove el año pasado. M. Méndez

Se trata de un porcentaje de supervivencia elevado, sobre todo teniendo en cuenta que se registró y documentó el nacimiento de 16 polluelos.

Se hizo así, un año más, a instancias del Concello de O Grove y la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), encargados de aplicar en la localidad el plan de preservación diseñado por la Consellería de Medio Ambiente.

La ficha de presentación del chorlitejo incluida en el PIO de O Grove. FdV

El año pasado con 126 jornadas de vigilancia de nidos y pollos, desarrolladas desde el 5 de marzo hasta que el pequeño y nervioso pájaro abandonó los arenales en los que cría.

Dicho programa ha sido determinante para lograr ese notable índice de reproducción de la amenazada especie. Como también lo fue, cabe insistir, el papel jugado por la pandemia del coronavirus, puesto que diezmó la afluencia de bañistas a los arenales considerados zonas de cría, como es el caso del de A Lanzada.

Al repasar los trabajos de divulgación realizados en 2020, que se hicieron acompañar del establecimiento de zonas de exclusión, colocación de jaulones de protección sobre los nidos y del requerimiento a no pocos ciudadanos para que evitaran la presencia de perros en la arena, los impulsores de la campaña del chorlitejo la tildaron de “muy exitosa” y se conjuraron para ampliarla en la presente primavera, como así está siendo.

Un total de 16 pollos de “píllara” nacidos en nueve nidos

Asimismo, al detallar la evolución de los 16 pollos de “píllara” nacidos, en nueve nidos, la concejalía de Medio Ambiente de O Grove confirmaba que el éxito se debe, en gran medida, “al esfuerzo e implicación de los voluntarios del grupo SEO/BirdLife en Pontevedra, quienes velan para que esta especie amenazada no desaparezca de la Reserva Ornitológica de O Grove”.

La labor del servicio de conservación de la naturaleza de la Xunta

Además, el departamento municipal que dirige la edil socialista Ángeles Domínguez hacía hincapié en que fue vital “la protección con parcelas de exclusión de los nidos por parte del Servicio de Conservación da Natureza” de la Xunta.

Todo ello sin olvidar “el esfuerzo realizado por los agentes y vigilantes” del espacio natural protegido que es el istmo de A Lanzada. Y dando también el protagonismo que se merece al hecho de haber conservado las algas sobre la arena de A Lanzada, apostando por su limpieza manual y selectiva, ya que es en ellas donde los chorlitejos patinegros encuentran el alimento y cobijo que necesitan.

Jornada de divulgación en A Pobra do Caramiñal. SEO-BirdLife Pontevedra

Puestos a repasar lo sucedido en la última campaña, en el gobierno meco también destacan las campañas organizadas en los centros educativos de la localidad para que los niños conozcan mejor a la especie y aprendan a respetarla.

Las jornadas de voluntariado promovidas por SEO antes o después de la época reproductora para retirar residuos de la arena y el cordón dunar también resultan decisivas en este proyecto de conservación en el que se incluyen, como se decía antes, acciones de sensibilización y concienciación a pie de playa.

Una playa de Porto do Son en la que también cría el chorlitejo. M. Méndez

Unas jornadas, dicho sea de paso, que incluyen referencias a la amenaza que suponen los perros para la “píllara”. De ahí que también se informe de ello, sobre la propia arena, directamente a los propietarios de los canes, que esta temporada fueron más de un centenar.

De igual modo, al hacer balance de la campaña del chorlitejo, desde el PIO se valora positivamente que hace años el Concello decidiera retirar las papeleras de las playas de cría, por considerarlas un foco de atracción de depredadores.

La presencia de perros en las playas es una amenaza. G. Ferreiro / SEO / PIO

Al margen de esto, que hace indispensable la implicación de los usuarios de las playas, ya que deben responsabilizarse de sus propios residuos, el PIO cree acertado haber instalado en los accesos a los arenales carteles informativos sobre la “píllara das dunas”.

"De todos nosotros y de nuestro comportamiento adecuado y respetuoso depende el futuro de esta joya del litoral gallego"

Concello de O Grove

decoration

Como positivas ve “las distintas gestiones realizadas por SEO ante las Administraciones públicas implicadas en la conservación de la especie” y el anillamiento científico de adultos y pollos realizado por el Servicio de Conservación da Natureza de Pontevedra”.

Y así, tras agradecer el esfuerzo e implicación de todos aquellos que luchan para evitar la extinción de la “píllara” en las playas de Galicia, el Concello de O Grove y los conservacionistas sentencian que “de todos nosotros y de nuestro comportamiento adecuado y respetuoso depende el futuro de esta joya del litoral gallego”.

O Grove empezó a instalar carteles para proteger a la "píllara das dunas" en 2012. FdV

Reserva Ornitológica O Grove: Uno de los espacios más destacados de España para la ornitología

Al aludir al chorlitejo patinegro hay que insistir en que es una de las especies destacadas de la Reserva Ornitológica O Grove; una de las zonas más importantes para la invernada de aves acuáticas de toda Galicia y uno de los espacios ornitológicos más destacados de todo el norte peninsular, tal y como explican en el PIO, la herramienta de promoción medioambiental de O Grove gestionada por la concejalía que dirige la edil socialista María de los Ángeles Domínguez Fernández.

Una bandada de barnacla carinegra en pleno vuelo. Jesús Menéndez

En este departamento hacen hincapié en la presencia de especies como la barnacla carinegra, un ave anseriforme (una variedad de ganso) que en épocas de cría ocupa el Ártico y densas áreas de Noruega, Groenlandia, Rusia, Canadá y Alaska.

Y aluden a este ganso porque cuando llega el invierno es capaz de recorrer 6.000 kilómetros hacia el Sur de Europa, la costa Atlántica de Estados Unidos y la costa pacífica norteamericana.

Dibujo de una barnacla carinegra.

Dibujo de una barnacla carinegra. Encarna González / PIO

Durante esos movimientos migracionales se observa desde hace unos años que algunos ejemplares se detienen a descansar y para alimentarse durante su vuelo hacia el continente africano, dándose el caso de que unos pocos, quizás demasiado agotados o a gusto en estas latitudes, deciden quedarse a pasar el invierno en los humedales de O Grove, antes de retomar el vuelo hacia sus zonas de cría en el norte, ya en primavera.

Colores característicos

Esta especie puede distinguirse fácilmente cuando aparece en la zona intermareal de A Lanzada, ya que dispone de pico, patas, cabeza, cuello, pecho y dorso anterior de color negro, con una pequeña mancha blanca a ambos lados del cuello.

El resto del plumaje es gris oscuro, con plumas cobertoras de la cola blancas y las partes inferiores en un tono gris pizarra.

O Grove es un paraíso para la ornitología. Juan Diéguez

Águila pescadora

Y si importante es su presencia, también lo es, aunque por otros motivos, la del águila pescadora (Pandion haliaetus).

Se trata de una especie rapaz que se encontraba extinta como reproductora en España continental desde los años ochenta, mientras que en Canarias e Islas Baleares está catalogada como “en peligro”, con una situación crítica en la cuenca mediterránea.

Se incluye en el Libro Rojo de las aves de España (2004) como “en peligro crítico” y aparece como “vulnerable” en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, tal y como detallan en SEO/BirdLife.

El águila pescadora, fotografiada en una de las expediciones del pesquero "Chasula", reconvertido en aula flotante de naturaleza. Juan Diéguez

La principal amenaza de esta majestuosa rapaz es la destrucción del hábitat, tanto de nidificación como de alimentación, la presión que ejerce sobre ella la gaviota patiamarilla y las molestias ocasionadas en las zonas de nidificación por los deportes náuticos, excursionistas y pescadores, según resalta la sociedad conservacionista.

¿Qué es el PIO?

El Proyecto de Inversión Ornitológica (PIO) de O Grove, se presenta como "un plan que aúna la conservación de la biodiversidad, la mejora del hábitat y el desarrollo sostenible. Impulsado por el Ayuntamiento de O Grove, cuenta con el respaldo de la Fundación Biodiversidad y la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia".

En la concejalía de Medio Ambiente detallan que "PIO es un nuevo modelo de desarrollo turístico, comprometido con el medio natural, solidario con el territorio y centrado en la sostenibilidad de los recursos".

Este proyecto "incluye actividades de formación y divulgación, pero también un plan de inversión que permitirá crear una infraestructura acorde a las necesidades del ornitólogo y totalmente integrada en el entorno".

La garceta grande

De la garceta grande o garza blanca, otra de las “estrellas” de la Reserva Ornitológica, puede decirse que no es una especie habitual del Complejo Intermareal Umia-O Grove, aunque, con un poco de fortuna, cada invierno puede que aparezca algún que otro ejemplar.

Observación de aves en el barco "Chasula". Juan Diéguez

Destaca por su inmaculado plumaje blanco y su tamaño, ya que puede medir hasta un metro de alto.

Tiene un característico pico amarillo, que puede oscurecerse en época de cría, y unas patas negras que en ese período tienden a clarear.

Esta garza puebla el hemisferio norte y puede desplazarse hacia el sur en invierno, sobre todo cuando se presentan extremadamente fríos.

Aves fotografiadas desde el barco "Chasula". Juan Diéguez

A bordo del "Chasula"

Independientemente de este censo informal elaborado en la Reserva Ornitológica, no hay que perder de vista que la ría de Arousa recibe cada invierno otras muchas especies raras, como es el caso del pato havelda, llegado desde la remota Siberia y que junto al poco habitual zampullín cuellirrojo, puede considerarse como una de las más llamativas de cuantas suelen localizarse en la comarca, tanto desde tierra firme como en las expediciones a bordo del pesquero escuela “Chasula”.

En busca de delfines y aves pelágicas por Arousa Manuel Méndez

Cabe recordar que desde esta nave fue posible localizar en una sola mañana tres especies de colimbos –chico, ártico y grande–, ejemplares de zampullín cuellinegro y zampullín cuellirrojo, de somormujo lavanco, pardela pichoneta, alcatraz, eider, porrón osculado, garza imperial, pardela cenicienta, garceta, paíño, gaviota cabecinegra y aguja colipinta.

Ejemplares de pato havelda. Juan Diéguez / Chasula

Mención especial merecen los avistamientos de zampullín cuellirrojo (Podiceps auritus), que inverna desde las islas Británicas y el mar del Norte hasta el entorno del mar Caspio y las costas de China y Japón, mientras que durante la época de cría se distribuye por Eurasia, el oeste de Norteamérica, Islandia, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Rusia.

En SEO/BirdLife detallan que en España el cuellirrojo solo está presente en invierno, “aunque siempre en muy bajo número, en la costa cantábrica, sobre todo en las marismas de Santoña, y de forma mucho más esporádica en Galicia y Cataluña”.

Negrón careto. SEO/BirdLife

El negrón careto (Melanitta perspicillata) es otra de las especies que, ocasionalmente, visitan O Grove. De hecho, hace tres años fue localizado un ejemplar en la bahía de A Lanzada.

Negrón careto, morito y barnacla cariblanca

El negrón careto, por cierto, puede medir hasta 55 centímetros de longitud y 92 de envergadura. Pasa el invierno en aguas marinas poco profundas, alimentándose principalmente de moluscos que captura buceando.

Es una de las especies menos habituales de la Reserva Ornitológica, donde hace unos años incluso se descubrió un morito (Plegadis falcinellus); una especie zancuda muy poco común en Galicia de tamaño medio, con cuello y patas largas y pico largo y curvo, que presenta un plumaje pardo rojizo apagado.

Al igual que se localizaron ejemplares de barnacla cariblanca (Branta Leucopsis) y un ejemplar de Melanitta deglandi stejnegeri, una subespecie de la familia de los negrones tan rara que ni siquiera tiene nombre en español.

Estas y otras muchas especies “raras” comparten protagonismo en la Reserva Ornitológica con otras mucho más frecuentes y conocidas, como es el caso de los vuelvepiedras (Arenaria interpres), correlimos tridáctilo (Calidris alba) y común (Calidris alpina), chorlitejo grande (Charadrius hiaticula), el chorlito común (Pluvialis squatarola), zarapitos y agujas.

Puede distinguirse porque “a diferencia del negrón especulado, el careto carece de blanco en las alas; los machos lucen un pico con manchas naranjas, blancas y negras y exhiben amplios parches blancos sobre la frente y la nuca, mientras que las hembras presentan dos áreas pálidas en la cara, separadas por otra oscura que desciende del ojo, y las adultas tienen, con frecuencia, la nuca blanquecina”, detallan en PIO y SEO.

De aparición relativamente frecuente en el noroeste de Europa, sobre todo en el norte de las Islas Británicas, Escandinavia y Finlandia, esta anátida que se reproduce en Alaska y el norte de Canadá es similar al negrón común, aunque con un pico mucho más abultado.

Un morito visto en el espacio intermareal de A Lanzada. PIO

En el PIO abundan en ello para animar a la población a disfrutar de estas especies raras y otras algo más abundantes, como es el caso de los negrones comunes (Melanitta nigra), patos marinos buceadores que suelen moverse en grupos compactos en la bahía de A Lanzada.

Compartir el artículo

stats