Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bipartito y BNG, más alejados que nunca

Pleno de Cambados en el que se debatió la moción de confianza.

Pleno de Cambados en el que se debatió la moción de confianza. Iñaki Abella

Lo ocurrido en el último pleno de Cambados era lo esperado, una moción de confianza que no saldría adelante, pero que no acabaría en una moción de censura gracias al BNG. Sin embargo, sirvió para escenificar el distanciamiento, el abismo que existe entre la formación nacionalista y el bipartito, una lejanía que se ha ido ampliando desde el primer momento en que se comenzó a negociar la investidura de Fátima Abal.

El pleno fue un capítulo más de ese alejamiento, con un BNG echando en cara al bipartito que “hoy estamos donde quería estar el gobierno municipal por la incapacidad para pactar en la moción de confianza, el último as en la manga para sacar adelante el presupuesto, y con un bipartito, echando en cara al BNG su falta de sensibilidad con los presupuestos “más sociales de la historia”, y sobre todo, alineado con la derecha para “poner palos en las ruedas”.

Hasta la alcaldesa, Fátima Abal, le llegó a espetar a los nacionalistas un “igual son ustedes los que están donde quieren estar, en la oposición” o con Xurxo Charlín citando a la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, para echarles en cara su posicionamiento. Las dos partes, además, no pierden ocasión en recordarse unas negociaciones frustradas y en culparse mutuamente de ese fracaso, e incluso, se reprochan cualquier tipo de fiscalización, como ocurrió en un momento del pleno en el que Charlín espetó a los nacionalistas que “ahora rivaliza con el PP en denunciar cualquier nimiedad”, a lo que Caamaño respondió con un “no sabíamos que ahora debíamos pedir permiso a Xurxo Charlín para presentar demandas de la ciudadanía”.

"Igual es el BNG el que está donde quiere estar, en la oposición"

Fátima Abal - Alcaldesa de Cambados

decoration

Desde el inicio del mandato se ha especulado con el ingreso del BNG en el gobierno, incluso se llegaron a iniciar conversaciones para ello antes de que llegase la pandemia, pero ninguna de ellas acabó fructificando por, tal y como explicó Caamaño en el pleno, “cuando entramos en un gobierno queremos compañeros, no gente que nos la juegue por la espalda”. Esa frase deja a las claras que, este mandato, el BNG estará en la oposición.

Otra relación bastante tensa del bipartito es con José Ramón Abal, único edil de Cambados Pode. El edil acusó al bipartito de llevar amenazando con la cuestión de confianza prácticamente desde el primer minuto del mandato y protagonizó el momento más tenso de la sesión, cuando utilizó una serie de epítetos ofensivos contra la alcaldesa.

Primero le recriminaron Tino Cordal (Somos Cambados) y Samuel Lago (PSOE), aunque fue la alcaldesa la que acabó dándole un serio correctivo, en el que le recordó al antiguo integrante del gobierno municipal sus viajes por España y Europa adelante a cuenta del Concello de Cambados, algo que no le sentó nada bien a José Ramón Abal.

Aunque muy alejados ideológicamente, el debate con el PP fue sosegado y tranquilo en casi todo momento, tan solo algún rifirrafe con Charlín, que llegó a comparar la gestión conservadora del Concello y las críticas actuales al bipartito con el Manquiña de la película cómica “Airbag”.

Compartir el artículo

stats