La formación Somos Ribadumia emitió ayer un comunicado en la que reclama una urgente solución para el problema de malos olores que viene desprendiendo desde hace varias semanas la EDAR de Barrantes, coincidiendo con los vecinos de Cambados que ya han hecho pública esta situación.

Desde la formación que lidera Enrique Oubiña recuerdan que desde hace semanas, y en un radio de más de 300 metros, los malos olores son “inaceptables, tanto por su intensidad como por su extensión en el tiempo, es una situación que debe ser solucionada de inmediato”.

Ante lo que considera una desidia del gobierno municipal y de la concesionaria de la EDAR, la formación ha decidido tomar cartas en el asunto y ha remitido un escrito a Augas de Galicia solicitándole que intervenga y se ocupe de que se busque una solución “a un problema relacionado directamente con la gestión de la depuradora, y también que mejore las medidas de control de los diferentes parámetros ambientales y de calidad del aire para minimizar este problema”.

Oubiña apunta que, durante su etapa en el gobierno trató en reiteradas ocasiones con la empresa adjudicataria del servicio, “mostrándose esta siempre diligente y ágil a la hora de resolver las problemáticas que aparecían, por eso no entiendo que, si desde el Concello se hicieron las gestiones correctas, este problema persista, y ni siquiera se tenga comunicado”.

Es por ello que también han presentado un escrito ante la Alcaldía en el que se solicitan copias de los documentos dirigidos a las entidades con responsabilidades en este asunto, así como de las gestiones realizadas, “porque no tendría ninguna gracia que el primer escrito presentado en Augas de Galicia haya sido el remitido por el Concello de Cambados, cuando el alcalde, David Castro, lleva meses asegurando que ya se está ocupando del problema”.