Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La “Ruta do Mexillón” salva la Semana Santa de los barcos de pasaje de Vilanova

Estación Marítima de Vilanova de Arousa.

Estación Marítima de Vilanova de Arousa.

No ha sido una semana sencilla para las embarcaciones que remontan el Ulla con peregrinos desde Vilanova. Las restricciones a las que está sometida la comunidad autónoma han reducido a la mínima expresión la presencia de peregrinos y rutas como la Variante Espiritual han estado prácticamente vacías. De hecho, tan solo existe constancia de que han pasado por ella cinco peregrinos en diferentes días, una cantidad de personas que no compensa para llevar a Pontecesures. Los cinco optaron por seguir camino a través de la Rita Padre Sarmiento, que se une a la Variante Espiritual en Vilanova.

Esos son los datos que maneja Ramón Cardalda, responsable de Rías Baixas Tours, una de las empresas asentadas en Vilanova para trasladar peregrinos hasta Pontecesures “para remontar el río hay que tener un mínimo de personas ya que se trata de un viaje bastante largo y que tiene unos gastos importantes que hay que asumir; esperamos que, a través de Mar de Santiago, con esa idea de que los peregrinos puedan hacer el camino a la inversa, si podríamos subir un número menor de peregrinos y compensar con los que bajásemos desde Pontecesures”, explica. El vilanovés tiene claro que el año santo no va a tener tirón antes del verano, cuando “ya tengamos mucha más gente vacunada y se puedan relajar las restricciones a la movilidad, antes va a resultar imposible”.

Mientras esa época del año no llega, los barcos de pasaje de Vilanova sobreviven con la “Ruta do Mexillón”, una alternativa que esta Semana Santa ha tenido un gran tirón entre vecinos de otras partes de la comunidad autónoma. “Gracias a esta iniciativa, hemos trabajado bien, con gente y siempre manteniendo las medidas de protección a las que obligan las autoridades sanitarias; hemos tenido gente de Porriño, Vigo, Lugo, A Coruña y otros puntos de la geografía gallega que han aprovechado el cierre perimetral para conocer Vilanova y uno de los sectores económicos más importantes de la ría de Arousa”.

Cardalda insiste en que “no ha sido tanto el dinero que hemos podido ingresar, como dar a conocer este tipo de viajes por la ría de Arousa para que la gente quede contenta, vea que en Vilanova hay actividad y regrese en el futuro, o nos recomiende a otras personas”. Además, los barcos se han convertido en una opción turística atractiva en Vilanova, más allá de la casa museo de Valle-Inclán o Lobeira, lugares que se acostumbran a recomendar en la oficina de turismo del municipio.

Compartir el artículo

stats