Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arqueólogos regresan a Cálago para profundizar en los orígenes de Vilanova

Trabajos de excavación en la zona en la que aparecieron los restos óseos de Cálago.

Trabajos de excavación en la zona en la que aparecieron los restos óseos de Cálago. Noé Parga

Un año después de localizar los restos óseos de un individuo del siglo V o VI, los arqueólogos van a regresar a Cálago la próxima semana con el objetivo de continuar con las excavaciones y confirmar si existe una necrópolis medieval y qué usos podían tener las estructuras localizadas a diferentes niveles de profundidad bajo la tumba. Al igual que en las campañas anteriores, el responsable de sacar adelante el proyecto será el arqueólogo Mario César Vila y su trabajo se va a centrar en la zona sur, donde se localizaron los restos óseos en la última excavación. El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, reconocía ayer que esta nueva campaña tiene como objetivo “insistir en la búsqueda, de forma incansable, del origen de este municipio, por eso queremos seguir buscando, para tener más datos del castro, de su romanización y del monasterio que vendría después, protagonista de ataques tanto de normandos como de árabes”.

Los trabajos serán intensos durante la primera semana, cuando se pongan en marca las excavaciones, para centrarse después en un análisis detallado de todo lo que se pueda ir encontrando, especialmente, de los huesos. César Vila reconoce que “es muy probable que nos encontremos con más tumbas porque no creemos que se trate de un enterramiento individual”. También espera que el concheiro encontrado un nivel más abajo pueda ofrecer datos del modo de vida de la época, mientras que las estructuras halladas en el último nivel puedan identificarse para conocer cuales podían ser sus posibles usos.

Las excavaciones de Cálago se iniciaron hace algunos años con el objetivo de localizar el antiguo monasterio, del que solo se conserva la torre, pero han servido para sacar a la luz desde ánforas romanas hasta restós óseos humanos.

Compartir el artículo

stats