Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arosa lanza un ultimátum a Ravella, o recupera el césped de A Lomba o dimisión

El Arosa pide soluciones para el pésimo estado en el que se encuentra el césped de A Lomba. |   // I. ABELLA

El Arosa pide soluciones para el pésimo estado en el que se encuentra el césped de A Lomba. | // I. ABELLA

El césped de A Lomba se ha convertido en un problema endémico que acaba salpicando a todos los gobiernos que pasan por la ciudad desde hace más de una década, y todos esos gobiernos coinciden en su acción, desidia total aunque el Arosa, uno de los dos clubes que juega en ese campo, se encuentre inmerso en la lucha por dar el salto de categoría.

Cansados de luchar contra los elementos, los integrantes de la directiva que preside Manuel Abalo han decidido lanzar un ultimátum al Concello, y sobre todo, a la Fundación de Deportes y la empresa responsable del cuidado de A Lomba: “O se ponen las pilas y solucionan un problema que no es precisamente puntual o la directiva dimitirá”. El propio presidente reconocía en la rueda de prensa de ayer que está muy “quemado” con la situación porque “parece que somos los directivos los culpables” por eso si no se encuentra solución al problema “tendremos que tomar medidas, entre ellas la dimisión, porque no podemos perjudicar al club”.

Lejos de cargar tintas contra el alcalde, Abalo incluso aseguró que “defendió este club en muchos momentos”, optando por culpar directamente a la Fundación de Deportes, ente que se encarga de controlar el mantenimiento de las instalaciones y que “lleva veinte años fallando”.

El club se encuentra en estos momentos a punto de comenzar la fase de ascenso a 2ª División RFEF pero el campo en el que se van a jugar gran parte de esas aspiraciones se encuentra convertido en un auténtico patatal, con parte del césped quemado, con calvas y donde el balón bota de tal forma que es incontrolable para cualquier jugador por mucha capacidad técnica que tenga. De esta circunstancia se han quejado abiertamente jugadores y cuerpo técnico, e incluso, los técnicos de equipos foráneos cuando han llegado a A Lomba, el más reciente, un ex del Arosa como Jorge Otero.

Conscientes de la situación histórica en la que se encuentra el Arosa, la comisión de socios históricos del club, en la que se encuentra el socio número 1 Víctor Méndez, el expresidente Martín Abalo Salamanca o el periodista Felipe Suárez, no dudaron ayer en anunciar su intención de colaborar con la entidad buscando una solución para el campo. “Ante la desidia que está mostrando el Concello y la empresa, hemos contactado con clubes de la comarca que nos van a dejar la maquinaria necesaria para intentar recuperar el césped”, desde un cortador hasta un pisón que sirvan para mejorar el terreno de juego”, explicaba ayer Suárez. El portavoz de la comisión no se mostró tan diplomático como Abalo a la hora de analizar el papel de Alberto Varela en esta situación. Suárez le señaló directamente como responsable de lo que está ocurriendo con el terreno de juego y lamenta que no se les haya recibido todavía pese a haberlo solicitado. Insistió en que “no es una cuestión de color político, pues esto ocurrió ya con Tomás Fole, pero vemos que esto se deteriora cada vez más y que incluso el entrenador se ve obligado a modificar su forma de jugar por causa del césped”. Además censuró que el equipo tuviese que entrenar ayer y hoy en Vilanova porque “nadie les abría las puertas del campo”.

El club se ofreció a cuidar el campo


El club siempre ha estado en desacuerdo de cómo se gestionaba el cuidado del campo de A Lomba, por lo que llegó a ofrecerse en reiteradas ocasiones para ocuparse de ello. Sin embargo, en todas esas situaciones la propuesta se acabó frustrando. La última de esas ocasiones ha sido recientemente, cuando el propio Varela llegó a asegurarles que estaba prácticamente decidido. Sin embargo, el traspaso de los cuidados del campo se frustró por los estatutos de la Fundación, argumento esgrimido por el edil de Deportes, Argimiro Serén, en una reunión, en la que indicó que era inviable hacer eso.Suárez fue el que cargó con mayor dureza contra Serén y la Fundación de Deportes. El portavoz de la comisión recordó que él participó en su creación hace más de veinte años pero que “ahora está obsoleta” y lamentó que el edil de Deportes se aferre a los estatutos para impedir al Arosa cuidar el césped pero “no los esgrime cuando una empresa, a la que se le paga bien, no ejecuta los trabajos que necesita el terreno de juego, o lo hace con total descoordinación con el Concello”. Un ejemplo de ello es el último corte efectuado al césped, que debía ser regado de forma inmediata tras esta acción. Eso no se hizo, por lo que el campo luce amplias zonas de color amarillo. Hace menos de dos años, los técnicos del Celta, con apenas 10.000 euros que costeó el Arosa, dejó el césped como una alfombra y ese trabajo pronto se echó por la borda, pese a que no se jugó durante varios meses en A Lomba. Exigen al Concello soluciones inmediatas, “da igual que lo haga el Arosa o una empresa, que si es de Vilagarcía mucho mejor, pero que A Lomba deje de ser un patatal”.

Compartir el artículo

stats