Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hosteleros de Arousa: “Que no nos metan a todos en el mismo saco”

Terrazas en la calle peatonal de A Baldosa (Vilagarcía).

Terrazas en la calle peatonal de A Baldosa (Vilagarcía). Iñaki Abella

El sector hostelero está siempre en el disparadero. Son muchos los que critican esta actividad, al considerarla un foco de contagios casi permanente. Quienes lo hacen, sostienen que no se respetan las limitaciones de aforo o las distancias de seguridad, que los clientes e incluso los camareros no usan mascarilla y, en definitiva, que en el interior o las terrazas de bares, cafeterías y similares no se aplican convenientemente los protocolos COVID.

“Solo pedimos que nos dejen trabajar e intentamos hacerlo como nos mandan las autoridades sanitarias, de ahí que reclamemos a nuestros clientes que respeten las normas”

decoration

Lo que ocurre, como en cualquier otro ámbito, es que no es bueno generalizar, ya que sí hay establecimientos que cumplen a rajatabla las normas y cuyos empleados desinfectan permanentemente las mesas y sillas.

Un camarero con mascarillas limpiando una mesa tras desinfectarla. Iñaki Abella

Además, usan mascarilla en todo momento, piden a sus clientes que respeten los protocolos y, en definitiva, hacen todo lo necesario para evitar la propagación del coronavirus e intentar recobrar la normalidad. 

“No todos somos iguales"

Dicho de otro modo, que “no todos somos iguales, por lo que medimos que no nos metan a todos en el mismo saco”, manifiestan empresarios del sector asentados en la calle peatonal de A Baldosa, la emblemática zona de vinos de Vilagarcía.

“Un paso atrás ahora, a las puertas del verano, sería firmar la sentencia de muerte definitiva para nuestro sector”

decoration

Y no son, ni mucho menos, los únicos que así se pronuncian, sino que en Cambados, Vilanova y O Grove, por ejemplo, también hay hosteleros que así se pronuncian.

Terrazas en la zona portuaria de Vilagarcía, ayer. Iñaki Abella

“Solo pedimos que nos dejen trabajar e intentamos hacerlo como nos mandan las autoridades sanitarias, de ahí que reclamemos a nuestros clientes que respeten las normas”, declaran.

Es cierto, reconocen, que a veces les resulta complicado, ya que por mucho que insistan, “hay clientes que se toman a la ligera las medidas establecidas y, por mucho que los advirtamos, se quitan las mascarillas".

Las terrazas funcionaron bien durante el fin de semana.

Pero también lo es que "en la mayoría de los negocios tratamos de evitarlo, como también prohibimos que se fume en las terrazas y cosas así”. 

“Hay clientes que se toman a la ligera las medidas establecidas y, por mucho que los advirtamos, se quitan las mascarillas"

decoration

En los municipios citados, como, a buen seguro, ocurrirá en A Illa, Ribadumia, Meis y tantos otros puntos de O Salnés, Ullán y del conjunto de Galicia, los hosteleros que cumplen las normas hacen también un llamamiento a los “colegas” de profesión que las incumplen o hacen la vista gorda permitiendo que sus clientes se las salten a la torera.

Interior de un local de hostelería. Noé Parga

El mensaje en este caso es claro: “A causa de la irresponsabilidad de algunos podemos acabar pagando todos”.

De este modo piden al conjunto del sector que siga adoptando las medidas preventivas precisas para evitar contagios y, de forma rotunda, advierten: “Un paso atrás ahora, a las puertas del verano, sería firmar la sentencia de muerte definitiva para nuestro sector”.

Compartir el artículo

stats