Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "Nautilus" del mejillón y la batea de la Vuelta a España

El bateeiro, sobre el remolque que le lleva al puerto de Tragove.

El bateeiro, sobre el remolque que le lleva al puerto de Tragove.

La espectacular batea de cristal en la que se dio la salida a la etapa arousana de la Vuelta a España en 2013 es una de las ideas originales del astillero Polináutica S.L. que ayer volvió a dejar marcada una fecha en su calendario al cumplir 25 años de actividad y sacar de sus talleres al “Raúl Mascato Dous”, un gigantesco bateeiro de 22,5 metros de eslora y cien toneladas de peso que este lunes será botado en el muelle de Tragove (Cambados). Estará listo para navegar en aproximadamente un mes, explica con la ilusión de su primer barco José Luis Núñez, “Chicho”, uno de los fundadores.

Interior del astillero “Polináutica S.L.”. | // IÑAKI ABELLA

¿Qué mejor homenaje para un astillero en sus bodas de plata que dar los últimos retoques de pintura a un gigantesco bateeiro, quizás uno de los más grandes de la ría? Pues precisamente eso es lo que ocurrió ayer en “Polináutica S.L.” donde se presentó el “Raúl Mascato Dous”, un barco mejillonero realmente espectacular.

“Sabía que habíamos empezado en marzo pero por casualidad miré esta mañana el documento del primer día de actividad y, ¡oh casualidad! es el día del aniversario”, explica satisfecho “Chicho” Núñez que recuerda que de sus astilleros “entre barcos grandes y pequeños han salido ya más de doscientos”.

El último trabajo es precisamente este enorme bateeiro bicolor que ayer hacía juego con el nublado cielo azul a las puertas del taller cambadés a orillas del río Umia.

José Luis Núñez, con camisa azul, acompaña a los Gardacostas en la cubierta del “Raúl Mascato Dous”. | // IÑAKI ABELLA

La ilusión de un armador de O Grove

“Es un encargo de 2019 del armador grovense Raúl Mascato quien cuenta con varias bateas en la ría de Arousa por lo que necesitaba una embarcación más grande que la que tenía”, explica.

Tan pronto como pudieron se pusieron manos a la obra ya que contaban con el molde para fabricar el gran cascarón. “Ya hicimos una veintena de barcos de estas dimensiones, cada uno con sus características especiales”.

En este caso, el proceso requería especial atención por su singularidad y de hecho se empleó un año entero en la construcción, pues además de la pandemia, en el astillero había otros encargos que obligaban a simultanear la actividad.

Primero se preparó el molde hembra, se colocaron las primeras fibras de vidrio para darle forma y luego llegó el relleno con resina

José Luis Núñez - Uno de los fundadores de Polináutica

decoration

“Lo importante era construirlo de forma meticulosa; primero se preparó el molde hembra, se colocaron las primeras fibras de vidrio para darle forma y luego llegó el relleno con resina”. Se realizó después el esqueleto “con las costillas de poliuretano” y finalmente se aplicaron los refuerzos, se recubrió con “madera tropical” y finalmente “se forró con fibra de vidrio”.

Un trabajador del astillero realiza los últimos ajustes al Mascato Dous Iñaki Abella

Unidos por la afición al mar


Fernando Otero y José Luis Núñez decidieron abrir el astillero el 26 de marzo de 1996. Ambos socios eran amantes de la náutica y les venía de familia el contacto con los barcos y la carpintería. Ese día decidieron unirse y nació Polináutica donde fabrican su primera embarcación de 7,90 metros destinada a recreo propio “pero no llegamos a estrenarla ya que la adquirió la Cofradía A Pastoriza de Vilanova”. Así se animaron a la segunda por encargo de la Cofradía de A Illa y luego siguieron otros encargos, incluso una lancha para Gardacostas de Galicia, de 8,10 metros, bautizada como “Illa de Cortegada”. Luego pasaron a barcos de marisqueo y pesca, el más grande hasta ahora de 21 metros de eslora.

Estabilidad y manejabilidad

El resultado es un barco tan consistente como estable y seguro, pero que sobre todo va a incorporar las más modernas tecnologías para la actividad, como una grúa con potencia suficiente para izar 23 toneladas de una sola vez.

Pero sobre todo Núñez destaca que en el “Raúl Mascato Dous” se monta una maquinaria de vanguardia con un enorme generador de corriente que va a permitir que se trabaje de forma exclusiva con energía eléctrica.

El barco alcanza una velocidad de más de 11,5 nudos a la hora gracias a su potente motor Duxan de 450 caballos

"Chicho" Núñez - Socio del astillero cambadés

decoration

El barco alcanza una velocidad de más de 11,5 nudos a la hora gracias a su potente motor Duxan de 450 caballos y uno auxiliar de 100, en el caso de que fuera necesario.

José Luis Núñez, Chicho, posa ante el enorme barco construido en su astillero Iñaki Abella

Y la distribución del espacio también llama la atención no solo por la funcionalidad sino por la grandeza de todos y cada uno de los espacios diseñados para cada finalidad, desde la cubierta al vientre. José Luis Núñez destaca la enorme cubierta azul pero sobre todo “la tolva basculante de 16 metros cúbicos”, que va a resultar especialmente útil a su nuevo propietario. Instalada en la popa ya se podía ver la grúa 230-TN que prestará el apoyo necesario para facilitar el izado de las cuerdas de mejillón.

Sencillo manejo

Un barco excepcional pero que también es de sencillo manejo en tanto que sería suficiente “una tripulación de tres personas, con la titulación requerida”, se subraya.

Queda ahora el resto de las meticulosas comprobaciones para que Capitanía Marítima autorice su navegación. “Además de la instalación de la maquinaria y el lastre, el buque tiene que pasar muchos controles específicos pero creo que en un mes estará todo listo”, confía el responsable del astillero cambadés.

El Raúl Mascato Dous podrá empezar a navegar entre las bateas dentro de un mes

decoration

Ayer mismo los Gardacostas llevaron a cabo una superficial inspección de la nave, una primera impresión oficial sobre un bateeiro que seguro no pasará desapercibido en las aguas de Arousa.

El barco que ha supuesto una inversión de unos 700.000 euros pero que a su propietario le saldrá por la mitad gracias a las subvenciones de las administraciones a través del Fondo Europeo Marítimo de Pesca.

Características

Será uno de los bateeiros más impresionantes de la ría de Arousa con 22 metros de eslora y 100 toneladas de peso y que en su día podrá cargar hasta 50 toneladas de mejillón entre la cubierta y los camarotes, siempre que se quiera aprovechar al máximo el espacio.

Compartir el artículo

stats