Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las “pousadas” de Meaño y Ribadumia consumen otros 23.200 euros en arreglos

La Diputación detecta más deficiencias en unos hoteles que llevan casi una década sin uso | Quiere entregarlos a la empresa

Imagen de la “pousada” de Ribadumia. |   // NOÉ PARGA

Imagen de la “pousada” de Ribadumia. | // NOÉ PARGA

Las “pousadas” de Ribadumia y Meaño siguen siendo un pozo sin fondo, capaz de tragar ingentes cantidades de dinero público. Ambos edificios forman parte de la red de “pousadas” que la Diputación adjudicó a Arlea Hotels (del grupo Hotusa), pero mientras que las de A Lanzada y Armenteira ya han abierto con mejor o peor suerte, las de Ribadumia y Meaño jamás entraron en funcionamiento.

La Diputación pretende entregarlas por fin a la empresa, y para ello sus técnicos han realizado una serie de visitas de inspección en los últimos meses. Y para no variar, han encontrado de nuevo deficiencias. Son especialmente importantes en la “pousada” de Ribadumia, en la que será necesario ejecutar inversiones de puesta a punto que suman más de 17.000 euros.

Los técnicos han detectado deficiencias graves en el centro de transformación eléctrica del hotel, de ahí que la Diputación haya adjudicado estos días un proyecto de puesta a punto a la empresa Montajes Eléctricos Salnés. La actuación costará casi 6.000 euros.

La "pousada" de Meaño, ayer. | // NOÉ PARGA

Asimismo, hay que invertir otros 5.200 euros en la sustitución de la barandilla de acceso a la piscina climatizada, pues la actual está oxidada y sufre una importante corrosión. Acometerá la obra Talleres Xanmetal. Finalmente, hay que realizar un proyecto técnico de legalización del sistema de climatización del edificio, pues en su día no se dio de alta en la Consellería de Industria. Esto tendrá ahora un coste de 5.700 euros, y realizará los trámites las consultora Océano.

Toda un serie de gastos que hay que sumar a los 124.000 euros que se ya se gastaron el año pasado en una puesta a punto general, pues el edificio estaba lleno de humedades y ni siquiera funcionaban ya muchas de las puertas automáticas.

Meaño

La “pousada” de Meaño está mejor, y de ahí que en la inspección de la Diputación solo salieron a la luz las deficiencias en el centro de transformación eléctrica. Por ello, se le ha encargado a la empresa Dexo Enxeñería e Xestión de Obras una actuación valorada en 5.900 euros. Este tipo de actuaciones son habituales en inmuebles que llevan muchos años sin uso, al carecer de un mantenimiento periódico.

El de las “pousadas” fue uno de los proyectos más controvertidos del expresidente de la Diputación, Rafael Louzán, tanto por el sobrecoste de las obras, que se disparó muy por encima de lo previsto, como por las irregularidades administrativas detectadas más tarde.

Unos planes de apertura que frustró la pandemia

En enero de 2020, la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, anunció que las “pousadas” de Ribadumia y Meaño podrían abrir en verano. Unos planes que finalmente no se cumplieron debido a la pandemia de coronavirus. Ahora, la Diputación ha iniciado un serie de visitas a los establecimientos para ver su estado, con el objetivo de traspasar su propiedad y mantenimiento a Arlea Hotels, que pertenece al grupo Hotusa.

Compartir el artículo

stats