Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los comuneros alertan del auge de pilotos que causan destrozos en los montes

Comuneros de Vilagarcía en uno de los viales de tierra abiertos por los pilotos de todoterrenos, en Sobrán.

Comuneros de Vilagarcía en uno de los viales de tierra abiertos por los pilotos de todoterrenos, en Sobrán. Noé Parga

Nos sentimos indefensos e impotentes”. Son palabras de los comuneros de Sobrán (Vilagarcía), unos de los tantos afectados por el incremento de la presencia de pilotos en los montes arousanos en los últimos meses con motivo de la pandemia. La Ley de Montes prohíbe expresamente la circulación de vehículos a motor por los montes de titularidad privada (como es el caso de los que gestionan las comunidades de montes) a excepción de “las servidumbres de paso a que hubiera lugar, no pudiendo hacerse en actitud de conducción deportiva; a la gestión agroforestal, incluida la actividad cinegética y piscícola; y a los cometidos de vigilancia y extinción de las administraciones públicas competentes”.

Los comuneros de Sobrán colocaron carteles informativos pero muchos pilotos hacen caso omiso. Noé Parga

Pese a que la normativa en vigor es clara, los comuneros no solo son testigos de cómo cada fin de semana circulan por las pistas forestales quads, motos, buggies o todoterrenos, sino que los vehículos atraviesan el monte y abren sus propios caminos, sobre todo en pronunciadas pendientes. “La mayoría son particulares y vienen dotados de todo tipo de material. Hay ciclistas que incluso traen una azada para hacer las curvas y colocan palés para realizar saltos”, advierte el presidente de la comunidad de montes de Sobrán, Manuel Barcala, durante un recorrido por los terrenos forestales a los pies de Lobeira para mostrar a FARO los destrozos ocasionados por los pilotos.

La mayoría son particulares y vienen dotados de todo tipo de material. Hay ciclistas que incluso traen una azada para hacer las curvas y colocan palés para realizar saltos

Manuel Barcala - Presidente de la comunidad de montes de Sobrán (Vilagarcía)

decoration

Junto al campo de fútbol de Renza puede verse el primer cartel de la comunidad de montes en el que se informa de la prohibición de que vehículos a motor circulen por el monte. “Además es peligroso para la gente que viene a caminar o con la familia a disfrutar del aire libre, que en estos meses también se ha incrementado su presencia”, apunta Barcala, acompañado del vicepresidente de la entidad, Luis Manuel Rivas, y del presidente de la Mancomunidad de Montes de Vilagarcía al que pertenece la comunidad de Sobrán, Ramón Bueno.

Un cilista circulando por una de las pistas forestales de Sobrán mira los destrozos ocasionados. Noé Parga

Durante el recorrido hay varios carteles informativos, al igual que terraplenes abiertos campo a través por vehículos de cuatro ruedas. “Aquí hicimos tajeas para evitar el paso pero acaban con todo”, lamenta Barcala en uno de los puntos.

Rivas añade que los todoterrenos son los vehículos que ocasionan más daños en el monte debido a sus dimensiones y peso. “A través de las redes sociales se pasan unos a otros las coordenadas y cada vez vienen más. Aunque los fines de semana hay más vehículos, esto es cosa de todos los días”, avisa. De hecho durante la hora que duró la visita (en una mañana de un día laborable), este periódico observó a un quad transitando por una pista forestal.

A través de las redes sociales se pasan unos a otros las coordenadas y cada vez vienen más. Aunque los fines de semana hay más vehículos, esto es cosa de todos los días

Luis Manuel Rivas - Vicepresidente de la comunidad de montes de Sobrán

decoration

Estos problemas no solo los sufren los comuneros de Sobrán, sino que también los de otras comunidades como András o Lois se encuentran en una situación similar.

Xiabre, Lobeira y Castrove

Las zonas de mayor afluencia por parte de los pilotos son los montes de Catoira, Lobeira y Castrove. También en Xiabre, donde Ramón Bueno, presidente de la Mancomunidad de Vilagarcía y de los comuneros de Trabanca Badiña, ha visto a todoterrenos “con tres o cuatro personas dentro”.

Zonas afectadas por Patrimonio

Entre los daños provocados en los montes figura la eliminación de algunas “calles” hechas con árboles por parte de los comuneros. “Incluso tenemos zonas afectadas por Patrimonio que también atraviesan. Y nosotros tenemos que pagar a un arqueólogo para realizar podas en esas zonas”, comenta Manuel Barcala, de Sobrán.

También en Trabanca Badiña la comunidad de montes ha tenido que recurrir al trabajo de un arqueólogo para poder llevar a cabo labores de mantenimiento en una zona determinada debido a la proximidad de un yacimiento, el Castro do Curuto.

Una de las mayores pendientes atravesadas por los pilotos en montes comunales de Sobrán. Noé Parga

Las consecuencias del paso de vehículos campo a través empeoran en días de lluvia, puesto que baja toda la tierra por las laderas y se crean auténticos barrizales que llegan hasta las pistas. Además, “cuando te encuentras con algún conductor y le avisas de que no puede atravesar el monte, te dice que el monte es baldío y eso no es así”, defiende el presidente de Sobrán. “Algunos aún se paran pero otros pasan de ti o incluso te amenazan”, agrega el vicepresidente de la entidad, Luis Manuel Rivas.

Robos de árboles y vertidos

El tránsito de vehículos por los montes se suma a otros problemas con los que conviven los comuneros. En Sobrán, en los últimos tres años han sido sustraídos 500 castaños.

También los vertidos constituyen una lacra difícil de erradicar. Los comuneros apuestan porque el Concello de Vilagarcía publicite en mayor grado el servicio de recogida de residuos voluminosos a domicilio.

Este sistema funciona el primer y el tercer martes de cada mes, y el interesado solo debe concertar cita el día anterior o en la propia jornada llamando al teléfono 986 50 16 17 para que el camión pase por la noche a recoger el desperdicio del que se trate, ya sean muebles, colchones, utensilios de gran tamaño, etc., es decir, residuos que no son susceptibles de depositarse en el contenedor de basura tradicional. Otra opción es llevarlo uno mismo al Punto Limpio de Pinar do Rei.

El presidente de Sobrán tiene un juicio con el conductor de un todoterreno

A veces los avisos por parte de los comuneros a los pilotos que circulan por el monte acaban en conflicto, como le ocurrió al presidente de Sobrán, Manuel Barcala, quien tiene el próximo mes de mayo un juicio con el conductor de un todoterreno que iba por el monte el pasado mes de agosto. Ambos se presentaron denuncias cruzadas sobre las que pronto dirimirá un juez. Según la versión de Barcala, “nosotros estábamos desbrozando, le dije que por el monte no podía circular, y como no me hizo caso me puse delante del coche, dio un acelerón y tiró conmigo”.

Compartir el artículo

stats