Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arousa prepara un 8-M con protestas en la calle y huelga: “Nada de quedarse en casa”

CIG-O Salnés eligió el busto de Rosalía de Castro en Carril para presentar ayer la campaña.

CIG-O Salnés eligió el busto de Rosalía de Castro en Carril para presentar ayer la campaña. Iñaki Abella

La comarca de Arousa calienta motores para el Día Internacional de la Mujer que se conmemora el próximo lunes 8 de marzo. “Pero no para celebrar nada, sino para seguir reivindicando”, aclara Mar Vila, de CIG-O Salnés, junto al busto de Rosalía de Castro en Carril. Considera que los motivos para ir a la huelga “aumentaron en estos dos años”, y sobre todo en el último, marcado por la pandemia de COVID, que acentuó todavía más la desigualdad entre hombres y mujeres.

Así, CIG hace un llamamiento a las arousanas para que secunden la huelga de 24 horas convocada para el 8-M, un acto de protesta que tras el paréntesis de 2020 vuelve a retomarse. “Desde la Xunta imponen unos servicios mínimos abusivos para minimizar la huelga y la ministra de Sanidad anima a las mujeres a quedarse en casa. Es una aberración, un insulto a la inteligencia y nos parece gravísimo”, declara Vila en relación a “las contracampañas”.

La ministra de Sanidad anima a las mujeres a quedarse en casa. Es una aberración, un insulto a la inteligencia y nos parece gravísimo

Mar Vila - CIG-Salnés

decoration

Además del paro, el 8-M habrá movilizaciones en las calles de O Salnés, siempre cumpliendo con el distanciamiento social y las medidas sanitarias, recalcan desde la central nacionalista.

Doble marcha en Vilagarcía

En Vilagarcía se repetirá el sistema de la última manifestación de CIG, con dos marchas que partirán desde distintos puntos de forma simultánea para unirse en la Plaza de Galicia sobre las 12.30 horas. Una saldrá de la rotonda de O Ramal y otra desde la de O Piñeiriño (a las 12.00 horas).

Manifestación desde Thenaisie, en O Grove

En O Grove la movilización saldrá desde la fábrica de Thenaisie Provote también al mediodía y terminará frente al Concello, mientras que en Cambados se organizará una concentración a las 12.30 horas delante de la casa consistorial. “Hacemos actos más pequeños para repartirnos y mantener la seguridad”, inciden las sindicalistas.

La brecha salarial se redujo 2,6 puntos en diez años

CIG elaboró un informe sobre la situación laboral de las mujeres gallegas en base a datos oficiales. Algunas de las cifras “sangrantes” que se reflejan en el estudio son las siguientes: las mujeres cobraron en un año 4.527 euros menos que los hombres y la brecha salarial solo se redujo en 2,6 puntos en una década (entre 2009 y 2019), por lo que a este ritmo “serían necesarios 300 años para lograr una equiparación salarial”, advierte Mar Vila, que compareció en Carril acompañada de Rosa Abuín y Marta Ferreiro.

“¿Y nos dicen que nos quedemos en casa? ¡Basta ya! No se trata de una foto ni de quedar bien, sino de reivindicar nuestros derechos”, aclaran.

El 45,5% de las mujeres asalariadas en Galicia cobran menos del salario mínimo interprofesional (SMI), frente a un 27,9% de hombres. Y es que “estamos abonadas al contrato 501, de obra o servicio y jornada parcial, y ahí nos movemos en fraude de ley”, alerta Vila.

Cajeras de supermercado, trabajadoras de los SAF, limpiadoras o educadoras al pie del cañón


Los sectores feminizados son los que concentran una desigualdad salarial más grave. Así lo aseguran desde la Confederación Intersindical Galega (CIG), que pone como ejemplo a trabajadoras de SAF (Servizo de Axuda no Fogar), residencias, limpieza, cajeras de supermercados o educadoras de escuelas infantiles que durante este año de pandemia han estado al pie de cañón, muchas veces con contratos precarios. Rosa Abuín añade que en la industria, como es el caso del sector conservero, la desigualdad entre hombres y mujeres está al orden del día, incluso con “dos tablas salariales distintas”, advierte. “Estos son los casos más sangrantes, pero en la administración también hay desigualdad. ¿Cuántas mujeres hay en Galicia al frente de la gerencia de alguna área sanitaria?”, se pregunta Marta Ferreiro. Ella y sus compañeras coinciden en que se suele “disfrazar la brecha salarial con las categorías”.

Compartir el artículo

stats