Protección Civil de Catoira tuvo que emplearse a fondo para capturar una oveja que estaba huida después de haber provocado un accidente de circulación.

La operación se complicó cuando el animal se tiró a un río en el que se golpeó la cabeza y se hizo una herida que le provocó una importante hemorragia.

De este modo, por si los equipos de emergencias no tuvieran suficiente con los caballos, jabalíes, zorros, perros y gatos que han causado problemas en los últimos tiempos en las carreteras de Catoira y otros muchos puntos de la comarca y de Galicia, ahora hay que sumar también la presencia de cerdos y ovejas sueltos en la calzada.

La oveja capturada por Protección Civil de Catoira.

El caso de la “perica”

La mentada oveja es un ejemplo, después de provocar un accidente de circulación en el puente interprovincial que une Pontevedra con A Coruña sobre el río Ulla a las diez de la noche del miércoles.

Parece que el animal se había escapado y se introdujo en el viaducto, obligando a un vehículo a detenerse bruscamente para evitar alcanzarlo. Y claro, un turismo que circulaba detrás se empotró con el primero, registrándose cuantiosos daños materiales.

Un jabalí atropellado en Catoira.

La “perica” causante del estropicio se dio a la fuga. Fue localizada ayer por la mañana, lo cual movilizó a la agrupación de Protección Civil de Catoira, cuyos efectivos se encargaron de atrapar al animal.

Estos días repítense accidentes e atropelos con animáis salvaxes en estradas do Concello entre elas a AG-11. Moita precaución nas estradas.

Posted by Protección Civil Rianxo Perfil Oficial on Sunday, January 31, 2021

Como se explicaba al principio, no les resultó nada sencillo, ya que quiso escaparse y se arrojó al río, donde rompió un cuerno tras golpearse con una piedra. Esto hizo que los voluntarios de Protección Civil tuvieran que lanzarse también al gua para atar una cuerda alrededor del cuerpo de la oveja y ponerla a salvo.

La búsqueda de los marranos

Unos efectivos que ya se estarán acostumbrando a esto de perseguir animales, pues también tuvieron que hacerlo hace un par de semanas, cuando dos cerdos bien entrados en carnes se escaparon del huerto en el que se encontraban para pasear por las carreteras de la parroquia catoirense de Dimo.

Los cerdos huidos hace unos días, en Dimo. PC Catoira

Al margen de la lectura más o menos simpática o anecdótica que pueda hacerse de este tipo de episodios, al menos cuando no hay animales ni personas heridos, no cabe duda de que la sola presencia de los primeros en las carreteras constituye un peligro evidente.

Últimamente se ha incidido en ello en FARO DE VIGO en diversas ocasiones, sobre todo a raíz de la sucesión de atropellos de jabalíes registrados tanto en O Salnés como en el Ullán y la comarca arousana de Barbanza.

Te puede interesar:

Un caballo atropellado en San Cibrán (Catoira).

Un caballo atropellado en San Cibrán (Catoira). FdV

Parece que esto pude estar relacionado con la pandemia, ya que hay conductores, efectivos de emergencias y policías que creen que los animales se han relajado en exceso, al ver menos coches en las carreteras, y esto los haría a intentar cruzarlas de forma más confiada o despreocupada.