Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición en bloque planta al gobierno para votar el Presupuesto más elevado de Vilagarcía

La oposición, salvo el BNG que no pudo acudir al pleno, abandonó el salón antes de la votación.

La oposición, salvo el BNG que no pudo acudir al pleno, abandonó el salón antes de la votación. Iñaki Abella

En un debate tan importante como el del Presupuesto, el alcalde de Vilagarcía decidió conceder a los grupos más tiempo del estipulado para sus alocuciones: cinco minutos para la primera exposición y otros tantos de réplica. Pero no hicieron falta al no haber segundo turno de intervenciones, ya que la oposición en bloque abandonó el salón de plenos en el momento de la votación, por lo que los socialistas se quedaron solos con las manos alzadas. Gracias a su mayoría absoluta, el ejecutivo de Alberto Varela pudo sacar adelante las Cuentas más elevadas de la historia de la ciudad, que ascienden a 31,3 millones de euros en plena crisis sanitaria e incluyen un préstamo de 3,5 millones para inversiones.

Esta operación de endeudamiento fue uno de los puntos más criticados por la oposición que, no obstante, ya llegaba al pleno muy molesta con las formas del gobierno al ignorarla para participar en el documento sobre el que orbita toda la gestión municipal.

La portavoz del gobierno, Tania García, y el alcalde, Alberto Varela, ayer en el pleno. | // IÑAKI ABELLA

Aunque el alcalde reiteró que “las aportaciones al Presupuesto se hacen durante todo el año” y que su puerta “va a estar abierta en cualquier momento”, sus palabras no convencieron ni a la izquierda ni a la derecha, que coincidieron en atribuir un carácter “absolutista” a “la línea de trabajo” del gobierno vilagarciano. “Cada vez se parece más a su antecesor en el cargo, Tomás Fole”, le espetó María de la O Fernández.

La polémica del cemento

La portavoz de Podemos-Marea da Vila fue de las más duras con los socialistas, recordándoles que en su programa electoral llevaban la ampliación de la actual biblioteca, no la construcción de una nueva en el edificio del Liceo, una de las principales inversiones del Presupuesto 2021. “La elección del hormigón no es una casualidad. El hormigón tiene una característica y es que seca pronto. Está claro que tienen prisa y que el cuidado de los servicios públicos no le interesan. Parece que a Alberto Varela Vilagarcía ya le queda pequeña y utiliza un trampolín de hormigón para dar el salto a otras administraciones, cueste lo que le cueste a esta Vilagarcía gris que quiere construir el Partido Socialista”, opinó la portavoz de la formación morada.

El gobierno vilagarciano aprobó en solitario los Presupuestos de 2021, dotados de 31,3 millones de euros. Iñaki Abella

Del rodillo a la apisonadora

En el debate de los Presupuestos del año pasado llegó a la sesión con un rodillo y así lo recordó ayer. “En aquel momento le dije que estaba a tiempo de volver a la senda del diálogo pero veo que no me hizo caso y esta vez, no fue un rodillo, ya que les gusta tanto el cemento, lo suyo fue una apisonadora”, dijo al regidor, al que acusó de forma irónica de reunirse únicamente con el presidente de la Fegamp.

El PP, por su parte, censuró “la dinámica de vender obras” del ejecutivo socialista, como el Vaibike! anunciado en 2018 “y seguimos sin nada”, el nuevo contrato de la basura, el carril bici de la playa o la Casa Jaureguízar, además de recalcar partidas de 2020 con un bajo porcentaje de ejecución como la de fomento del empleo: “De 531.000 euros hay 222.000 sin tocar”, reveló Ana Granja. “Nos han excluido en la participación y vamos a actuar en consecuencia”, advirtió. Y acto seguido toda la oposición (a excepción del BNG, cuya ausencia disculpó el alcalde en nombre de Lucía César) se levantó y se marchó del salón de plenos.

Los concejales de la oposición, abandonando el salón de plenos, ayer. Iñaki Abella

Los bonos Son da Casa!, dotados con 100.000 euros

Previamente, Ciudadanos había instado a Varela a retirar de la orden del día los Presupuestos para consensuarlos con los grupos y retomar el diálogo, pero su petición cayó en saco roto. “Entiendo la frustración de no tener más tiempo para analizar la documentación, pero en estas circunstancias no nos lo podemos permitir”, dijo el primer edil en alusión a la situación económica derivada de la pandemia. De hecho anunció que la próxima semana se aprobarán las bases de los bonos Son da Casa!, para los cuales hay reservados 100.000 euros para 2021, que se suman a los 200.000 euros en nuevas ayudas directas a comercio y hostelería.

“Díganles a los hosteleros con los que se manifestaron que votan en contra de 300.000 euros para su sector”, espetó la portavoz del gobierno a la oposición.

Díganles a los hosteleros con los que se manifestaron que votan en contra de 300.000 euros ayudas y bonos Son da Casa

Tania García - Portavoz del grupo de gobierno (PSOE)

decoration

Tania García instó a los partidos de la Corporación a proponer de dónde sacar el dinero para incrementar determinadas partidas que consideran insuficientes como Cultura, Xuventude, Maiores o Rural. “Yo también fui oposición y me tengo levantado de un pleno, pero hacíamos los deberes”, reprochó.

La portavoz del gobierno muestra documentación. Iñaki Abella

Alberto Varela, por su parte, aclaró que “si congelamos los impuestos y tenemos más gastos [derivados de la pandemia, como en limpieza o ayudas], hay que recurrir a financiación externa”. Enumeró distintas obras ya realizadas y defendió la necesidad de la nueva biblioteca, la reforma del pabellón de Fontecarmoa (“¿Vamos a dejar pasar la oportunidad de que la Xunta financie el 33%?”, lanzó la pregunta), las mejoras de accesibilidad o la remodelación de O Cavadelo, todas ellas actuaciones “que se hacen con hormigón”, concluyó Tania García, concejala de Servicios Sociales, un departamento que en cuatro años pasó de 1,5 a 2,5 millones de presupuesto.

Compartir el artículo

stats