Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente quiere estrenar la casa rectoral en la fiesta del 250 aniversario de su iglesia, el 2 de mayo

Imagen que permite comparar el estado ruinoso de la vieja casa rectoral y el aspecto actual de lo que será Centro Pastoral Traslatio .

Imagen que permite comparar el estado ruinoso de la vieja casa rectoral y el aspecto actual de lo que será Centro Pastoral Traslatio . FdV

Juan Ventura Martínez Reboeiras, el cura de San Vicente de O Grove, vuelve a pedir ayuda a los feligreses. Esta vez lo hace con la intención de terminar las obras iniciadas en 2018 para reconstruir la ruinosa casa rectoral.

Su inauguración está prevista para el 2 de mayo, cuando, si no hay cambio de planes, el arzobispo de Santiago visitará la parroquia para presidir los actos conmemorativos del 250 aniversario de la iglesia.

La vieja “casa do cura” es un inmueble que se encontraba en estado lamentable y ahora va camino de convertirse en un moderno albergue juvenil y punto de encuentro social para vecinos y visitantes.

Será bautizado con el nombre de Centro Pastoral Traslatio, en alusión a la moneda encontrada en el yacimiento de Adro Vello mediante la que se rememoraba la traslación de los restos del apóstol Santiago desde Palestina a Pontecesures.

Imagen que ilustra el llamamiento del sacerdote. FdV

Inicialmente, el presupuesto estimado de la reforma rondaba los 240.000 euros. “Pero era una estimación muy básica y referida exclusivamente a la reconstrucción del edificio, por lo que pronto surgieron imprevistos económicos dentro y fuera del mismo, como por ejemplo los causados inicialmente con los problemas de cimentación, que encarecieron el proyecto en unos 80.000 euros”, confiesa el cura.

Gastos imprevistos

Lo que quiere decir es que “se contemplaba la instalación eléctrica, pero no había luminarias; faltaba por incorporar una buena cocina, para dar servicio a los campamentos, y hay que colocar portales en la finca, hacer una fosa séptica, reparar un muro y habilitar una rampa para minusválidos, entre otras cuestiones con las que no se contaba en principio”.

“El Obispado ya hizo tres aportaciones extra, lo que también permitió acometer los falsos techos y la ventilación, pero siguen quedando cosas pendientes”, insiste Juan Ventura Martínez.

Aspecto del futuro albergue de la Horta do Cura. FdV

De ahí que los 240.000 euros iniciales se quedaran cortos, sobre todo teniendo en cuenta que los parroquianos aportaron unos 180.000 euros y el Obispado una cantidad similar.

Para conseguir ese dinero, hay que recordar, en su momento organizó excursiones e incluso vendió llaveros de cobre en los que se reproducía la citada moneda.

Los llaveros vendidos por el cura.

La venta de llaveros, a 7 euros

Fue hace justamente tres años cuando el cura de San Vicente dio a conocer una nueva propuesta mediante la cual ayudar a financiar las obras de rehabilitación de la casa rectoral.

Se trataba de la venta de llaveros a modo de réplica de la popular moneda de Adro Vello, que desde julio de 2017 también puede verse en el atrio de la iglesia de San Vicente, tallada en granito, con 1,2 metros de diámetro y un peso de 1.500 kilos.

Tales abalorios fueron comercializados por Juan Ventura Martínez Reboeiras a 7 euros la unidad, advirtiendo entonces el propio sacerdote de que no se trataba de recaudar fondos para adecentar la casa del cura, sino para habilitar locales sociales para uso y disfrute de los parroquianos, así como para dar cobijo a los jóvenes que con frecuencia acuden a los campamentos y jornadas de convivencia que se organizan en la parroquia, especialmente en la llamada Horta do Cura.


Pero dado que la provisión de fondos no es suficiente y la nueva casa rectoral, que está ya en su recta final, necesita de una inversión añadida, se ve obligado a pedir nuevamente la ayuda vecinal.

La visita del arzobispo a las obras de la casa rectoral, el pasado verano.

La visita del arzobispo a las obras de la casa rectoral, el pasado verano. FdV

Lo que hace, a través de las redes sociales, es contactar con los grovenses, y todos aquellos que quieran sumarse a la causa, para dejar constancia de que es necesario encontrar más dinero “para terminar este proyecto que es de toda la familia parroquial”, proclama.

Con la bendición del arzobispo


Las obras de la casa rectoral cuentan con el visto bueno de monseñor Julián Barrio, el arzobispo de Santiago, quien las supervisó el pasado verano, aprovechando su visita a O Grove para presidir los actos religiosos oficiados como homenaje a la Virgen del Carmen.

En aquella ocasión ya se destacó que la reconstrucción del inmueble se hacía posible gracias al esfuerzo del párroco y la colaboración de sus feligreses, anunciándose que este nuevo espacio social podría ser inaugurado a principios de este mismo año.

El pasado mes de diciembre abundaba en ello el propio cura, que empezó a hablar de este proyecto en 2016, cuando anunciaba su intención de convertirlo en “un centro de convivencia y campamento para que los jóvenes disfruten en verano”.

“Como párroco me veo en la obligación de pedir vuestra ayuda para poder terminar las obras de esta casa rectoral que será un centro de pastoral que servirá para diferentes actividades destinadas al disfrute de niños, jóvenes y mayores”

Juan Ventura Martínez Reboeiras - Cura de San Vicente de O Grove

decoration

“Ojalá cada casa o familia pudiese colaborar aportando su granito de arena”, espeta el párroco antes de indicar que los interesados pueden hacerlo “presencialmente o en la cuenta parroquial” abierta al efecto.

“Como párroco me veo en la obligación de pedir vuestra ayuda para poder terminar las obras de esta casa rectoral que será un centro de pastoral que servirá para diferentes actividades destinadas al disfrute de niños, jóvenes y mayores”, sentencia Juan Ventura Martínez Reboeiras para animar a los potenciales benefactores.

La construcción de 88 nichos avanza a buen ritmo

Además de referirse a la importancia de completar la construcción del Centro Pastoral Traslatio y conmemorar el 250 aniversario de la gestora, el cura de San Vicente destacaba ayer la transcendente transformación que se lleva a cabo en el camposanto.

Se trata de un viejo proyecto que permite la construcción de 22 nuevos panteones (88 nichos), de los cuales aproximadamente la mitad ya están vendidos o reservados, ya que hay que dar acceso a ellos a los propietarios de aquellos que está previsto derribar cuando se abra el pasillo que unirá el cementerio viejo con el nuevo.

Son panteones “con fachada de piedra que dispondrán de acera y se cubrirán con una placa de hormigón para evitar filtraciones de agua”, tal y como explicaba el cura hace un par de meses tras constatar que, después de las múltiples gestiones realizadas por una comisión vecinal dirigida por el propio párroco, por fin se han podido legalizar los dos cementerios de San Vicente.

Ya se dijo entonces que el siguiente paso sería esta construcción de 88 nichos más, repartidos en 22 panteones, para los que Patrimonio concedió autorización en noviembre de 2017. Ahora la obra “avanza a muy buen ritmo”, asegura el sacerdote.

El BIC y el 250 aniversario de la iglesia

La casa rectoral de San Vicente forma parte del conjunto arquitectónico de la parroquia que se quiere proteger y diferenciar mediante su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de Galicia.

Se encuentra en la Horta do Cura, al lado de la iglesia parroquial que este mismo año celebra el 250 aniversario de su construcción

La procesión del día de San Vicente ante el atrio de la iglesia, el año pasado. FdV

Por este motivo, y dado que Galicia se encuentra en plena celebración del Xacobeo 2021, se cree que es el momento ideal para dotar de actividad la citada rectoral, de ahí la importancia de conseguir el dinero para terminar las obras cuanto antes.

El sacerdote de San Vicente recurre nuevamente a las redes sociales y las plataformas de mensajería telefónica, que domina a la perfección, para pedir un nuevo esfuerzo a la ciudadanía, con el propósito de completar las obras del Centro Pastoral Traslatio. Y, al mismo tiempo, para resaltar la importancia del aniversario de la iglesia parroquial, considerada una de las joyas patrimoniales más importantes de la localidad y la comarca.

La inauguración de la escultura de la moneda de Adro Vello. FdV

Fue construida en 1771 para sustituir a la iglesia visigótica que había estado enclavada en Adro Vello (O Carreiro), donde aún quedan sus restos.

Un templo muy peculiar

La iglesia de San Vicente de O Grove es un templo con unas características realmente llamativas que lo enriquecen como elemento de interés patrimonial.

Se caracteriza por disponer de una planta rectangular que se divide en tres tramos de bóveda de cañón y coro alto, capilla mayor rectangular, con bóveda de crucería cuadripartita, con arco triunfal de medio punto sobre pilastras, y sacristía rectangular en la cabecera, cubierta con bóveda de cañón.

La fachada está enmarcada por pilastras, dispone de una portada con arco enmarcado con moldura y su torre-campanario central es de estilo barroco compostelano, de un solo cuerpo y terminado con decoración de placas.

Lo más curioso es que está ubicada al revés, con su entrada hacia el sol naciente, en lugar de hacia poniente.

Y no solo eso, sino que también su pila bautismal, que es la original, se ubica al lado contrario de lo que suele ser habitual.

Compartir el artículo

stats