Como sucede desde hace años en O Grove, de un tiempo a esta parte son cada vez más los artistas y productoras que eligen Catoira para grabar, tanto si se trata de películas como de series de televisión (“Vivir sin permiso” fue una de ellas) o videoclips.

El último en sumarse a la lista ha sido el rapero madrileño Aissa, quien eligió el municipio vikingo como escenario en el que ambientar el su próximo trabajo discográfico. 

Dicen los expertos, y el propio Aissa, que son múltiples las razones por las que visitar Catoira para realizar filmaciones. Entre ellas las facilidades que ofrece la localidad y el entorno natural en el que se enclava el municipio, así como la luz de que dispone y sus paisajes rurales y urbanos.

Un momento del rodaje del videoclip de Aissa, a orillas del Ulla y casi bajo el puente. FdV

El puente interprovincial del Tren de Alta Velocidad (TAV) que atraviesa el Ulla, a sesenta metros de altura, es uno de los elementos preferidos para, por ejemplo, los raperos. Otros prefieren ambientarse en viejas fábricas de aspecto siniestro, el polígono industrial de Abalo o el monte de Xiabre, mientras que algunos optan por las tomas cinematográficas a orillas del río, allí donde desemboca en la ría de Arousa. 

Las puestas de sol sobre el cauce fluvial, la niebla que a veces lo cubre por completo, la laguna de Pedras Miúdas, el sendero de madera que avanza entre juncales, los molinos de viento de San Miguel, el espacio natural de Fonte Gaiteira y las Torres de Oeste, en las que desembarcan los vikingos cada verano -salvo en caso de pandemia-, son otros alicientes para llevar a cabo este tipo de trabajos cinematográficos, tal y como confirman los especialistas en la materia. 

Un momento de la grabación en la vieja nave abandonada de Catoira.

Un momento de la grabación en la vieja nave abandonada de Catoira. FdV

“Y el boca a boca se encarga del resto, ya que cada vez se conoce más a Catoira como plató, lo cual también contribuye a su proyección a nivel nacional e internacional”, añaden los protagonistas de esta historia.

Lo hacen antes de recordar que hace apenas cinco meses estuvo grabando en la localidad vikinga el ibicenco Fernando Costa, para el trabajo titulado “Génesis”, como también lo hizo, a posteriori, el madrileño Miranda

Pero eso no es todo. Hace poco más de un año también eligió Catoira, con una nave abandonada como escenario principal de su videoclip, la joven rapera vilagarciana Wyygga, embarcada en plena presentación de su segundo trabajo en solitario, “Plomo y oro”. 

Primer tema del EP que se viene🔥🔥

Posted by wyygga on Tuesday, November 12, 2019

Y no hay que olvidarse de la artista local Arantxa Pérez, una compositora de música pop que no deja de triunfar y en cuyos videoclips también incluye diversos escenarios catoirenses, en algunos casos acompañada de personajes tan importantes como el portero del Celta y también vikingo Sergio Álvarez. 

Al igual que cabría citar a otros muchos artistas e incluso a la Escuela Municipal de Teatro, que hace unos meses lanzaba un espectacular trabajo, con formato de película, ambientado en buena parte de los espacios y atractivos de Catoira antes referidos.

 

Ahora, como queda dicho, ha sido el turno del rapero Aissa, que prepara un tema que quiere presentar con un videoclip a la altura de los más grandes, de ahí su elección de Catoira. 

"Los artistas urbanos apuestan cada vez más por nuestra tierra para realizar sus videoclips, sabedores de las enormes posibilidades que ofrece Galicia y, muy especialmente, nuestra comarca”

Su equipo de grabación desplegó el grueso de este proyecto en la tarde del domingo, y hasta bien entrada la madrugada del lunes. Lo hizo en el entorno de una vieja fábrica de cerámica ya abandonada que se sitúa a orillas del Ulla, casi a los pies del aludido puente interprovincial que une Pontevedra con A Coruña, o lo que es lo mismo, Catoira con Rianxo. 

“Está claro que los artistas urbanos apuestan cada vez más por nuestra tierra para realizar sus videoclips, sabedores de las enormes posibilidades que ofrece Galicia y, muy especialmente, nuestra comarca”, indica uno de los artífices de la grabación del videoclip de Aissa en Catoira.  

La llegada de la Guardia Civil y de una espesa niebla


El espectacular despliegue de medios para grabar el videoclip de Aissa incluso hizo que se personara en el lugar la Guardia Civil, pensando inicialmente que se trataba de una fiesta ilegal en plena pandemia.

La ubicación, es cierto, podía prestarse a ello, ya que todo sucedía en el entorno de una vieja fábrica abandonada, donde además hay una gran explanada pegada al río. Un lugar al que se accede desde la carretera PO-548 (Vilagarcía-Pontecesures) pero que queda alejado de ésta, lo cual le confiere una importante dosis de intimidad.

Pero pronto comprobaron los agentes que lo que se estaba haciendo, con participación de un caballo y numerosas tomas en el río y la derruida fábrica, era grabar un videoclip que dará mucho de qué hablar.  

Un trabajo, dicho sea de paso, al que incluso sonrió la fortuna, ya que a eso de las dos de la madrugada del lunes empezó a subir por el Ulla una cada vez más espesa niebla que añadió un toque atractivo e interesante a la película, permitiendo a los cámaras capturar unas tomas excepcionales. 


Otros raperos en el puente

En los últimos años han sido muchos los raperos que han querido grabar tanto a los pies del puente de la vía férrea que une Catoira con Rianxo como subidos al mismo, a pesar de situarse a sesenta metros de altura.

El rapero madrileño Denom en uno de los videoclips grabados en el puente.

En verano de 2018, por ejemplo, ya se explicó en FARO que los artistas estaban aprovechando la imponente imagen de ese viaducto para rodar atractivos vídeos. Y se citaba el titulado “Uno de esos días”; un tema del rapero madrileño Denom, cuyos inicios se remontan a principios del año 2000.

Te puede interesar:

Con imágenes captadas tanto dentro del esqueleto metálico del puente como desde un dron, en ese videoclip se ve a Denom haciendo equilibrios, cantando y disfrutando de las fabulosas vistas paisajísticas sobre la villa vikinga, el Ulla y el entorno de las Torres de Oeste.