La Mesa de Contratación del concello de Meaño, designada para fallar la adjudicación de la obra de suministro, mantenimiento y alojamiento de un sistema integral de control horario del personal, ha determinado aparcar el fallo y, dada la complejidad de la documentación técnica, trasladarla al personal especializado de la Diputación de Pontevedra para que emita un informe sobre el particular.

Al concurso convocado al efecto a mediados de pasado mes enero concurrieran un total de siete empresas, aportando todas ellas ofertas que rebajaban -algunas de manera sustancial- los 16.998,24 euros de partida, por una vigencia de cuatro años de contrato. Eso sí, de las siete firmas, la Mesa de Contratación dictaminó la exclusión de tres de ellas, por un error de forma en su documentación al no presentar las características técnicas del sistema que se exigían, a fin de poder comprobar que la oferta se ajustaba al pliego de prescripciones técnicas de la convocatoria.

Las cuatro restantes, que sí son las admitidas a trámite, son la santiaguesa Eveld-Técnicas y Sistemas S.L., la lucense Computer-3 SLU, la coruñesa Sistemas Digitales de Informática S.L. y la viguesa MHP Servicios de Control S.L. Eso sí, la mesa advierte de que la oferta de la última, que rebaja en un 15,9 el presupuesto técnico de partida, podría incurrir en una baja temeraria, por lo que el concello le insta a acreditar con premura la justificación adecuada para permitirles ejecutar la oferta en las condiciones exigidas.

El sistema integral de control de horarios y gestión de personal se realizará a base a un sistema de reconocimiento facial de los trabajadores. El objetivo del mismo es supervisar entradas y salidas del personal a sus puestos de trabajo, la gestión de vacaciones, permisos, horas extras, control y saldo de las horas trabajadas, retrasos y diversas incidencias. El sistema permitirá también al trabajador grabar su solicitud por días de vacaciones, asuntos propios u otro tipo de permisos, y poder adjuntar a través del mismo los documentos de justificación para su ausencia.

Este sistema conllevará la instalación de un software de control horario y dos terminales biométricos faciales. La oferta salía a concurso en base a un presupuesto que ronda los 17.000 euros.