El grupo de O Ramal a su llegada a la Plaza de Galicia. | // NOÉ PARGA

Con el objetivo de exigir una salida gallega justa a la crisis los delegados del sindicato CIG en la comarca de O Salnés celebraron ayer un movilización en Vilagarcía que acabó al mediodía en la céntrica Plaza de Galicia.

En este acto sindical participaron algo más de setenta personas dispuestas a demandar políticas que permitan lograr una auténtica recuperación económica y social y caminar hacia una situación de empleo, salarios, pensiones y condiciones de trabajo dignas para Galicia.

Los delegados se concentraron en dos puntos diferentes de la ciudad: la rotonda de O Ramal y la de Procoarsa, en Sobradelo, para iniciar sendas manifestaciones hacia la Plaza de Galicia, donde ambas columnas se encontraron y corearon consignas. En el centro de la plaza desplegaron una gran pancarta y el secretario de CIG en O Salnés, Xoán Xosé Bouzas, leyó un comunicado con las reivindicaciones de este sindicato.

La central nacionalista advierte que la recuperación no será posible sin la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012 y de las reformas de las pensiones de 2011 y 2013, y reitera al Gobierno su petición de que queden sin efecto cuanto antes.

Los dirigentes de este sindicato denuncian que las medidas que adoptan los Gobiernos español y gallego son insuficientes o inexistentes para dar una respuesta justa a la crisis derivada de la pandemia. “Nos llevan a una mayor precariedad, más desigualdad social y más pobreza porque el capitalismo apuesta por salvar la economía en lugar de proteger a las personas”, indican.

Entre otras medidas, CIG demanda un refuerzo de los servicios públicos, eliminando la tasa de reposición, recuperar la gestión directa en aquellos servicios privatizados, y fortalecer la enseñanza pública con el aumento de cuadros de personal. También apuesta por un plan de conciliación con derechos para las necesidades de cuidados generados por la pandemia y la creación de un sistema público de atención a las personas.