Los residentes en la avenida de Portugal están cansados de soportar ruidos, malos olores y demás perjuicios derivados del continuo paso de vehículos pesados, dado que se trata de la vía de circulación utilizada por los camiones que trasladan mejillón, latas y todo tipo de materiales desde o hacia las zonas industriales de Porto Meloxo, Rons y Virxe das Mareas.

Entre esos perjuicios está, sobre todo desde hace meses, el evidente deterioro de la capa de rodadura. Se aprecia, especialmente, desde que se peatonalizaron o reformaron otras calles del centro urbano meco, como es el caso de Alexandre Bóveda.

“Lo que necesita la calle es un reasfaltado completo y preparado para soportar todo el tráfico pesado que circula por ella”

Más tráfico y mayor velocidad

Esos cambios hicieron, al parecer, que aumentara la densidad de tráfico por la Avenida de Portugal. Y eso, unido a la velocidad excesiva que podrían estar alcanzando algunos de los camiones, preocupa, y mucho, a los residentes en el entorno.

La gravilla sale despedida hasta los balcones. FdV

Lo cierto es que se aprecia a simple vista que el aglomerado asfáltico está estropeado. Y lo está tanto que, según denuncian los residentes, se levanta gravilla, que al ser pisada por los vehículos sale despedida y, en ocasiones, llega a impactar con las viviendas y los turismos estacionados en el arcén.

Los vecinos afectados aseguran que, “a pesar de tratarse de una de las calles más transitadas de O Grove, o quizás por ello, la avenida de Portugal se encuentra en un estado lamentable”.

“Las piedras que se desprenden salen proyectadas contra los coches que están aparcados y las ventanas y fachadas de las viviendas”

Vecinos residentes en la avenida de Portugal (O Grove)

Peatonalizaciones

La situación se antoja especialmente grave, sostienen los residentes, “desde la peatonalización y cambio de sentido de varias calles del centro, ya que a causa de ello la afluencia de tráfico por la Avenida de Portugal aumentó considerablemente, sobre todo en el caso de los camiones que se dirigen a las depuradoras y fábricas de Porto Meloxo, Siradella, Virxe das Mareas y Rons”.

El firme de la calzada está claramente deteriorado. FdV

Esto lleva a los ciudadanos a denunciar públicamente la situación, alertando de la “rotura y desgaste del asfalto”, lo cual “no solo provoca grandes socavones, sino que las piedras que se desprenden salen proyectadas contra los coches que están aparcados y las ventanas y fachadas de las viviendas”.

“Lo único que hicieron fue parchear algunos agujeros con gravilla, pero a los dos días se vuelve a desprender y provoca daños en coches y casas”

Por si no todo esto no fuera suficiente motivo de preocupación, parece que “a todo esto se suma la velocidad excesiva a la que pasan algunos vehículos, hasta tal punto que incluso provocan temblores y grietas en las casas”.

La presencia de badenes y un colegio cercano

En su día se informó de la instalación de badenes en la concurrida carretera de la avenida de Portugal, que avanza desde Luis A. Mestre hacia Porto Meloxo. Pues bien, parece ser, reconocen los vecinos, que tales “lombos” ayudaron a mejorar la situación. Pero solo levemente.

Además, destacan los denunciantes, el colegio Rosalía de Castro “está muy cerca, de ahí que esta avenida sea muy transitada por los niños”, lo cual aumenta tanto el riesgo como la preocupación de los vecinos.

Una de las viviendas afectadas.

Una de las viviendas afectadas. FdV

Un temor y unas quejas que, según aseguran, ya expresaron en varias ocasiones anteriores.

Pero hasta ahora “lo único que hicieron fue parchear algunos agujeros con gravilla, pero a los dos días se vuelve a desprender y provoca daños en coches y casas”, manifiestan.

En resumen, que “lo que necesita la calle es un reasfaltado completo y preparado para soportar todo el tráfico pesado que circula por ella”.