Las reclamaciones de los vecinos de Guillán por las consecuencias sobre el camino que comunica con A Torre, el río, el lavadero y una fuente, que ha provocado una obra de desmonte de una finca privada ayudada por las fuertes lluvias de los últimos días, han sido acompañadas por dos informes emitidos por la Policía Local de Vilagarcía sobre la situación. La documentación ya está en el departamento de Urbanismo a la espera del informe de la asesoría jurídica.

Los vecinos expresan su malestar porque, a pesar de que el Concello envió un equipo a limpiar el camino para retirar el barro y otros materiales arrastrados por la escorrentía procedente de la finca donde se realizan los trabajos, el vial continúa prácticamente intransitable; el río está sucio y el lavadero está cubierto de lodo.

La preocupación vecinal radica en que continúa la previsión de lluvias y al talarse árboles y preparar la finca para una plantación (previsiblemente de albariño), las aguas discurren con más facilidad hacia el camino, arrastrando tierras y otros materiales. Los vecinos también hicieron llegar su reclamación a Augas de Galicia por el estado en que ha quedado el río a causa de este problema.